Christophe Guilluy

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Marzo de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La batalla de los chalecos amarillos

Hace un año, las clases populares y medias de la Francia periférica se reunieron en las glorietas de esa periferia —ciudades pequeñas, ciudades medianas, territorios rurales— para emprender el movimiento social más prolongado de la historia. La revuelta de los chalecos amarillos, producto de la globalización y la desafiliación política y cultural, hizo visibles a los perdedores de la globalización. Obreros, empleados, autónomos, campesinos, jóvenes, trabajadores en activo y en paro y jubilados participaron en el renacimiento de una Francia popular que creíamos desaparecida. La mayoría de los franceses se reconoció en este movimiento social, cultural y existencial. Tratar de aplicar a estas protestas un modelo de interpretación clásico, utilizando las viejas oposiciones de los siglos anteriores, no sirve de nada.…  Seguir leyendo »

An effigy of Emmanuel Macron is thrown into a sheet during a gilets jaunes protest in Nice. Photograph: Yann Coatsaliou/AFP/Getty Images

“Progressive politics is doomed if it exists only to promote the interests of the middle classes,” French president Emmanuel Macron recently warned a large group of parliamentarians and ministers from his centrist La République En Marche (LREM) party and the Mouvement Démocrate (Modem). In particular, he cited the issue of immigration. He said the subject “had to be faced” and explained that he saw an essential difference between the middle and working classes: the latter are in contact with immigration, the former are not. “We have no right to dodge this issue. The question is whether or not we want to be a middle-class party.…  Seguir leyendo »

Los chalecos amarillos, efecto de la globalización

Desde hace un mes, mujeres, hombres, trabajadores, jóvenes y jubilados salen a las calles. La mayoría de ellos nunca se habían manifestado ni mostrado compromiso político. Al contrario que los movimientos sociales tradicionales, estos chalecos amarillos no están representados por ningún partido, sindicato ni dirigente. Las manifestaciones no son una repetición de la Revolución Francesa, ni de los conflictos sociales de los siglos XIX y XX, ni mucho menos de Mayo del 68, todos los cuales se apoyaron en una alianza de la burguesía y las clases populares. Lo que caracteriza a este movimiento no es la repetición de la historia, sino, por el contrario, su modernidad.…  Seguir leyendo »