Clara Eugenia Núñez

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Ley de Universidades: de mal en peor

El Ministro de Universidades justifica su nueva ley en que «la anterior tiene ya más de 21 años». Al parecer piensa, contra la opinión de los especialistas, que las Universidades requieren dosis periódicas de regulación estatal. No es así, pero menos aún necesitan regulación del tipo que nos propone. En realidad, las deficiencias de esta ley son tan numerosas y variadas que no tenemos aquí espacio ni tan siquiera para enumerarlas. Vamos a concentrarnos en las que nos parecen más graves.

Empecemos preguntando cuál debe ser el papel de la universidad en una sociedad moderna, abierta y competitiva internacionalmente. De ella se espera que sea capaz de formar individuos con una sólida base teórica y práctica, curiosidad intelectual, y espíritu innovador y emprendedor.…  Seguir leyendo »

El penúltimo decenio del siglo XX fue un periodo decisivo que marcó el inicio de una nueva era en las relaciones internacionales y en el diseño sociopolítico de los países. En concreto, puso fin al esquema dual que había dividido la escena internacional en dos bloques, el "capitalista" y el "comunista", con un "tercer mundo" residual que agrupaba a los países no pertenecientes a ninguno de los bloques. Este esquema quebró porque después de 40 años de confrontación ("guerra fría"), el éxito y el dinamismo de los países "capitalistas" resultaron tan evidentes frente al estancamiento de los "comunistas" que los líderes de estos últimos -Unión Soviética y China- decidieron llevar a cabo reformas radicales.…  Seguir leyendo »

Hacía falta mucha ceguera ideológica para haber pensado, hace dos años, que algo bueno podía resultar del entonces recién formado Gobierno Frankenstein, monstruo macrocéfalo compuesto por dos partidos previamente declarados incompatibles y apoyado por un abigarrado mosaico de partidillos cuyo principal punto en común era, y es, su intención de despiezar España. A mitad de legislatura podemos comprobar que, efectivamente, la ejecutoria de monstruo ha sido catastrófica. Y la prueba más simple de ello (hay muchas otras, a algunas de las cuales luego nos referiremos) es precisamente aquello de lo que alardeó hace poco el presidente: su aparente estabilidad y previsible duración.…  Seguir leyendo »

Con este título ya sabrá el lector que nos estamos refiriendo a la llamada Ley Celaá; porque, aunque su soporífero texto comience con un lema esperanzador, afirmando que «las sociedades actuales conceden gran importancia a la educación que reciben sus jóvenes, en la convicción de que de ella dependen tanto el bienestar individual como el colectivo», pronto queda claro que este documento oscuro concibe la educación como algo subordinado a las conveniencias políticas, incluso a las de más corto plazo, como, por ejemplo, recabar votos en las Cortes para lograr la aprobación del Presupuesto.

La Ley Celaá, también llamada LOMLOE, porque adopta la forma de reforma de la anterior ley de educación del PSOE, la muy criticada LOE de 2006 está, acaba de ser aprobada definitivamente por el Senado.…  Seguir leyendo »

Problemas de la Universidad española

La polémica suscitada por el máster de Cristina Cifuentes ha puesto de relieve los serios problemas que aquejan a las universidades españolas. Independientemente del desenlace de este embrollo, cuyas consecuencias políticas pueden ser importantes, sus orígenes estructurales tienen, en mi opinión, mayor importancia a largo plazo y bien merecen una reflexión.

Muchos nos preguntamos si tiene sentido que las universidades españolas ofrezcan un elevado número de titulaciones. En principio, la diversidad y la competencia son buenas: cuantos más grados y másteres, más opciones de elegir tendrán los alumnos. Pero para elegir bien deben tener unos elementos de juicio mínimos: ¿cuánto se tarda realmente en lograr un título?,…  Seguir leyendo »

Hace unos días, EL PAÍS proponía 10 reformas en defensa de la democracia y el progreso económico, entre otras un pacto educativo que garantice la formación de capital humano y la investigación, basado en un sistema de criterios, incentivos y controles ajeno a los vaivenes políticos. Unos días más tarde, el Ministerio de Educación hacía públicas las propuestas para la mejora y eficiencia del sistema universitario español de la comisión de expertos nombrada hace unos meses por el propio ministro. El problema que se pretende resolver, según se deduce del texto, es el exceso de uniformidad y la escasa diversidad del sistema universitario español que ni atiende debidamente las necesidades sociales de formación e investigación ni tiene instituciones de prestigio entre las primeras 200 del mundo.…  Seguir leyendo »