Consuelo Madrigal Martínez-Pereda

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de julio de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Poder y la responsabilidad en la Fiscalía

El blindaje estatutario de la autonomía y la imparcialidad del Ministerio Fiscal es un prius de cualquier propuesta seria sobre el proceso penal español. Las presentadas hasta ahora postergan la cuestión, asumiendo resignadamente la dependencia política de la Fiscalía. Una vez más, la atribución al fiscal de la dirección de la investigación penal se aleja del horizonte. Sin embargo, cuando el MF atraviesa la peor crisis reputacional de su historia democrática, la renovación de su diseño estatutario resulta una urgencia inapelable para el funcionamiento diario de una institución permanentemente cuestionada. Un apremio para la mayoría de los fiscales que trabajan anónimamente con toda la dignidad posible y para los ciudadanos a quienes sirven.…  Seguir leyendo »

Cómplices o ciudadanos

Greenblatt disecciona en El tirano los dramas políticos de Shakespeare para mostrar cómo todo un país puede caer bajo la tiranía, en qué circunstancias revelan su fragilidad las instituciones más sólidas o por qué quienes se respetan a sí mismos se someten a líderes indecentes que creen poder decir y hacer lo que quieran. La trilogía de Enrique VI apunta a la complicidad generalizada y al silencio de los que esperan algún provecho. En Macbeth, el poder absoluto se impone porque por un tiempo subsiste la impresión de que el viejo ordenamiento permanece en pie, de que aún rige el imperio de la ley.…  Seguir leyendo »

El control de la acumulación de poder es el gran problema de la política. La democracia, único medio para alcanzar ese control, es la forma de gobierno de las sociedades abiertas que trajo la modernidad, en las que los individuos adoptan decisiones propias y participan en el ejercicio del poder, en contraposición a las sociedades arcaicas, tribales o colectivistas. Karl Popper jugó con la hipótesis inconcebible de una sociedad abstracta en la que los hombres no se encontrasen nunca cara a cara, donde los negocios fuesen concertados telemáticamente por individuos aislados. En esa sociedad despersonalizada, la vida transcurriría en el anonimato, el aislamiento y el infortunio.…  Seguir leyendo »