Cristina Casabón

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Julio de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Detrás de la obra de Kafka se encuentra el paisaje de su Praga natal y un imperio austrohúngaro en decadencia. Hay que recordar que Kafka no sólo era escritor, también era funcionario, y esto explica su aguda percepción de las realidades económicas y burocráticas de su época. El proceso y El castillo son una sátira a los procedimientos burocráticos de las élites decadentes; la jerga burocrática y deshumanizada de ambas obras es una crítica a un sistema excesivamente rígido y abre a la imaginación algunas nuevas formas de percepción para calificar situaciones absurdas o angustiosas, innecesariamente complicadas; como la alienación y la frustración de los intentos de un hombre por huir o por incorporarse al sistema.…  Seguir leyendo »

Cuando el Muro de la vergüenza, tras décadas de dominio comunista sobre la mitad del continente europeo, se derrumbó, su caída simbolizó no solo la reunificación de Alemania, sino también el inicio de las libertades y la democracia para millones de ciudadanos. Pero si en 1989 creímos estar listos para abrazar los valores de la democracia liberal en Europa, en 2019 nos encontramos con un panorama inhóspito de democracias iliberales y un retroceso de los valores progresistas. 30 años tras la caída del Muro, hay menos triunfalismo, menos conversaciones sobre la unidad de Alemania, y bastante preocupación al ver que políticos en toda Europa están adoptando el nacionalismo excluyente y el discurso iliberal.…  Seguir leyendo »

«El siglo XX comenzó con una utopía y terminó con nostalgia. El siglo XXI no se caracteriza por la búsqueda de novedad, sino por la proliferación de nostalgias», escribió la filóloga ruso-estadounidense Svetlana Boym en el ensayo Nostalgia and its Discontents. La nostalgia moderna no es solamente una rebelión contra la idea del tiempo, la historia y el progreso, o una idealización del pasado; muchas veces la nostalgia crea una suerte de utopía del pasado, alejada de los hechos. Hablamos poco de aquellos políticos que reescriben la historia y crean nostalgia de un pasado ficticio para vender políticas e ideologías.

La nostalgia, síntoma de nuestra época vertiginosa, es un arma que los mesías seculares administran en grandes dosis, ya que puede reconstruir las patrias perdidas con determinación paranoica, obsesionar con grandes símbolos y facilitar la renuncia al pensamiento crítico, que sustituye con la vinculación emocional.…  Seguir leyendo »