Daniel Berzosa López

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Julio de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La actividad de Su Majestad el Rey, el Jefe del Estado, está pasando incomprensiblemente inadvertida para la inmensa mayoría del pueblo, desde que comenzó la vida excepcional en España por la pandemia del coronavirus.

Este hecho, además de insólito, dada su condición de máxima autoridad nacional, es inaceptable, al menos, por tres motivos. Primero; porque esta devastación del coronavirus nos afecta a todos los españoles, sin distinción de nuestro «nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social», por constatar lo evidente con las palabras del artículo 14 de la Constitución.

Segundo; porque el Rey, como Jefe del Estado, es el único que integra a todos y cada uno de nosotros de forma solidaria, «uti soci» (Lucas Verdú), y, por ello, personifica a la nación; así como la «unidad y permanencia» del Estado que hemos constituido y regulado en la Constitución.…  Seguir leyendo »

Por un lado, ya, desde la penúltima comparecencia del presidente del Gobierno y los anuncios que manifestó en ella, el estado de alarma no tiene base constitucional, ni legal, ni, por tanto, política para mantenerse.

La Constitución (artículo 116) solo establece el procedimiento para declarar y, en su caso, alargar la duración de los estados excepcionales; pero el alcance concreto de su contenido y su justificación respectiva se recogen en la Ley Orgánica 4/1981, de 1 de junio, de los estados de alarma, excepción y sitio. Y, para que cualquiera de ellos (por tanto, también el estado de alarma) pueda decretarse -con más motivo, prorrogarse-, según su artículo primero, apartado uno, es imprescindible lo siguiente: «Procederá la declaración de los  estados de alarma, excepción o sitio cuando circunstancias extraordinarias hiciesen imposible el mantenimiento de la normalidad mediante los poderes ordinarios de las Autoridades competentes».…  Seguir leyendo »

a gente, la buena gente de España, de cualquier ideología -y es la inmensa mayoría-, comparte esta evidencia de forma consciente o subconsciente. La razón nos conduce a ello aun por encima de las inclinaciones sentimentales y, sobre todo, al ver la alternativa. Y debemos proclamarlo con insistencia, a destiempo y a tiempo, como ahora, y convencer a los que, por carencias formativas o informativas, no lo han advertido. Lamentablemente, ha quedado archidemostrado que no cabe razonar con los que están movidos por oscuros intereses e ideologías chavistas y racistas. Algunos ya lo sabíamos; el pueblo español en su conjunto lo está comprobando con dolor estos días.…  Seguir leyendo »

La Junta Electoral Central, en aplicación de la ley, acordó retirar el acta de diputado al señor Torra el día 3 de enero. Ese mismo día, expuse que la condición de presidente del Consejo de Gobierno de una comunidad autónoma está vinculada de forma inseparable a la de ser diputado de su asamblea legislativa, en virtud del artículo 152.1 de la Constitución, y que la pérdida de la condición de diputado autonómico lleva aparejada ipso iure, es decir, «por ministerio de la ley», de forma automática, objetiva, sin necesidad de interpretación jurídica y en ningún caso política, la pérdida de la cualidad objetiva para ser presidente del ejecutivo autonómico.…  Seguir leyendo »

Pedro Sánchez ha sido investido presidente del Gobierno, entre otras defecciones, por el acuerdo entre el PSOE y el PNV, cuyo punto 4 propone el cambio de la «estructura del Estado» para atender a las «identidades territoriales» y los «sentimientos nacionales de pertenencia» que hay en Cataluña y el País Vasco. En la misma línea, hemos escuchado a sus otros socios de investidura. Unas semanas antes, el primer secretario del PSC afirmó que había contado nueve naciones en España (las dos citadas, más Galicia, Aragón, Valencia, Baleares, Canarias, Andalucía y Navarra); porque sus estatutos de autonomía «dicen que son nacionalidades, o nacionalidades históricas.…  Seguir leyendo »

El pasado 18 de octubre, en el transcurso de los premios que llevan su nombre, la Princesa de Asturias, una niña a punto de cumplir 14 años, pronunciaba su primer discurso oficial. Cualquiera, y más si tiene hijos de esa edad, comprende sin dificultad los nervios y la emoción de los Reyes, es decir, de sus padres; cuando vieron levantarse a su hija (a la que hace nada veían gateando), volando sola en público, para dirigirse a un teatro Campoamor abarrotado y a todos los españoles, como Heredera de la Corona.

Como es obvio, disimularon hasta donde les fue posible. Recuérdese el gesto del Rey, cuando se toca la nariz y mira fugazmente a la Reina; que nos recordó de inmediato al de su abuelo, el Rey Don Juan Carlos, llevándose la mano a la boca y al mentón en 1981, al inicio del discurso del entonces Príncipe de Asturias, Don Felipe.…  Seguir leyendo »

La seguridad nacional merece la atención obligada y cuidadosa de los especialistas del Derecho Constitucional. Pero no solo de ellos. Desde la publicación de la primera Estrategia de Seguridad Nacional de 2013 a la actual de 2017 y en la propia Ley 36/2015, de 28 de septiembre, de Seguridad Nacional, el concepto oficial ha permanecido en lo esencial en sus amplios y ambiciosos términos.

Estamos ante una política de Estado y, como tal, un servicio público, cuyos pilares fundamentales son la defensa nacional, la seguridad pública, la acción exterior y los servicios de inteligencia y de información. Opera en dos vertientes complementarias.…  Seguir leyendo »

El procés, según las recientes sentencias del Tribunal Constitucional sobre la aplicación del artículo 155 de la Constitución, es «el resultado de un comportamiento flagrante, manifiesto, contumaz y deliberado de los máximos poderes de la comunidad autónoma de Cataluña» que transgredió el «imperio de la Constitución como norma suprema, declarado expresamente por su art. 9.1, [que] trae causa de que la Constitución misma es fruto de la determinación de la nación soberana por medio de un sujeto unitario, el pueblo español, en el que reside aquella soberanía y del que emanan, por ello, los poderes de un Estado» (art. 1.2 CE).…  Seguir leyendo »

La dimensión simbólica del Rey es una cuestión nunca suficientemente explicada y que debería recibir más atención en España; máxime cuando ese simbolismo integra y conforma la estructura constitucional del Estado, al establecer la Constitución que «la forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria».

En este quinquenio de reinado de Don Felipe, zarandeado por múltiples tensiones, es sin duda cierto que el Rey nos ha ofrecido a los ciudadanos una capacidad inigualable para afrontarlas con éxito. Es también sin duda cierto que ha potenciado la transparencia como uno de los principios rectores de su acción al frente de la Jefatura del Estado.…  Seguir leyendo »

Desde mañana, Madrid se convierte en la capital mundial del Derecho con ocasión de la celebración del Congreso Mundial del Derecho, o World Law Congress. En este singular marco se va a reconocer y homenajear a la España libre y democrática, retomada con la Constitución de 1978, en la persona del primero de los españoles, Su Majestad el Rey.

El Congreso Mundial del Derecho, un acto bienal promovido por la Asociación Mundial de Juristas, reunirá en el Teatro Real a delegaciones de juristas de más de setenta países -bajo el lema «Constitución, democracia y libertad. El Estado de Derecho, como garante de la Libertad»- para ofrecer una perspectiva esclarecedora sobre los grandes asuntos que preocupan a la humanidad y sobre los que el mundo del Derecho y la Justicia deben responder, capaces de anticipar y liderar con rigor y seriedad las transformaciones, retos y oportunidades de nuestra sociedad, a través de la defensa del Estado constitucional o democracia constitucional como el único modelo político comprobado, que, pese a sus disfunciones y ocasionales crisis, garantiza la libertad y los derechos fundamentales de los ciudadanos.…  Seguir leyendo »