Daniel Capó

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hay una luz sedimentada por la memoria que hace posible la belleza. Los griegos se referían a las nueve musas que formaban el séquito de Apolo, dios del equilibrio y el arte, de la música y el orden clásico. Las musas, cuyo canto inspiraba a los artistas, eran hijas de Zeus, un dios olímpico, y de Mnemósine, una titánide que representaba el poder fundacional de la memoria. La creación artística tenía, por tanto, algo a la vez de divino y de humano, de original y de heredado. Siglos más tarde, ya en el Renacimiento, un ilustre florentino, Nicolás Maquiavelo, cifró en la lectura de los libros antiguos y la experiencia de las cosas modernas la clave que ilumina los resortes de la educación política.…  Seguir leyendo »

El hombre de los tres Papas

En agosto del año 2010, al poco de ser nombrado secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el arzobispo Luis Francisco Ladaria hacía cola justo en la entrada de la comisaría de la Policía Nacional de Manacor para renovar su DNI. Eran poco más de las ocho de la mañana y se anunciaba un calor húmedo y asfixiante, no muy distinto al que padecemos este verano. Desde mi coche, al pasar, pude ver a una madre que bostezaba con su bebé en brazos, a unos niños correteando en la alameda de enfrente y a un magrebí vestido con chilaba.…  Seguir leyendo »

Se podía esperar. Muchas nuevas candidaturas que han concurrido a comicios en nuestro país optaron por incluir en su denominación la fórmula “en común”, adherida al nombre de ciudad o comunidad correspondiente. Así, tuvimos Barcelona en comú, Cádiz en común o Bilbao en común. Hubo más acuñaciones y ninguna dejó de incluir en su lema el topónimo adecuado. Tal regla conoció una conspicua excepción. Cuando hubo que plantear una plataforma de ámbito estatal nunca estuvo en la mente de sus promotores denominarla España en común (la fórmula acabó siendo Unidad Popular en Común). Ciertamente, nada sorprendente. El nombre de España es impronunciable para un sector de la izquierda, que prefiere expresiones como “Estado español” o “este país”.…  Seguir leyendo »