Daniel Fernández

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Marzo de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La indignación se ha hecho grito, y el grito reclama ayuda, ayuda de la Unión Europea, de la comunidad internacional, de los cascos azules, de alguien que venga y nos saque del callejón sin salida en el que estamos. Reconozcámoslo, ya no podemos solos. Necesitamos ayuda. Help!! Please,please, help me!! Que me ayude alguien con autoridad por encima del Estado español, alguien capaz de cuadrar a Rajoy, alguien que debería rescatarnos, auxiliarnos, atendernos. Pero no parece que vaya a venir nadie. Es más, da la impresión de que más de un observador cree que, pase lo que pase, los catalanes nos lo tenemos bien merecido…

Una de las mejores frases sobre estos últimos días del proceso la ha escrito en estas mismas páginas el esforzado compañero Joaquín Luna tras la pseudodeclaración de independencia, el president Puigdemont: «Ya no es un beatle; es un rolling stone».…  Seguir leyendo »

Hace ya unos cuantos años que, en este magma o sopa espesa de alguna idea y mucho sentimiento en el que vivimos, el término unilateral ha venido para quedarse. De hecho, ha pasado a formar parte de dos acrónimos que han tenido buena parte de protagonismo en distintos momentos del llamado proceso. Primero fue la discusión sobre la DUI, por declaración unilateral de independencia y luego, es decir, ahora, es la RUI, por referéndum unilateral de independencia, con su variante RUV, por referéndum unilateral vinculante para evitar mentar la bicha de la independencia. Y a mí, pues qué quieren que les diga, lo que me choca desde hace meses es el empeño en ser unilaterales en un tema que no hace falta decir lo complejo y difícil que es, pero que desde luego no es unilateral.…  Seguir leyendo »

Los testimonios directos sobre la vida íntima de Adolf Hitler han sido muy escasos y, por razones obvias, a menudo carentes de fiabilidad. Todavía hoy se discute si fue realmente vegetariano o si no fue más que una invención propagandística para potenciar su carisma y ascetismo de líder. Aunque sí parece bastante claro que sus problemas digestivos, que le provocaban flatulencias y sudores, le llevaron progresivamente a una dieta casi vegetariana. Pero de nuevo está ahí la propaganda al acecho. El bueno de Adolf no soportaba que se hiciera sufrir a los animales y quedó traumatizado por una visita a un matadero.…  Seguir leyendo »

Una de las características, por no decir desgracias, de la historia contemporánea de España es la de no haber sido nunca capaces sus ciudadanos, por no decir sus élites, de reformar pacífica y acordadamente alguna de nuestras variopintas constituciones. Porque aunque exista la visión de que España ha vivido largos periodos bajo la tiranía y fuera del orden constitucional, la verdad es que no hemos sido parcos en leyes fundamentales, más bien al contrario, y entre otras causas, tal vez por esa propensión a no reformar y a empezar siempre ex novo, arrasando con lo anterior. Desde la Constitución de Cádiz de 1812 hasta la vigente de 1978, prácticamente siempre se ha preferido la ruptura a la reforma o, para decirlo una vez más de otro modo, la crisis política ha acabado derivando en enfrentamiento civil más o menos explícito, porque el resolver a tiros nuestras diferencias ha sido, desde luego, marca destacada de nuestro devenir histórico.…  Seguir leyendo »

Este jueves pasado, TV-3 nos obsequió con un programa especial de casi una hora y media, titulado Adéu, Espanya?, que constituye a nuestros ojos un sofisticado ejercicio televisivo al servicio de una tesis política predeterminada: la viabilidad económica y jurídica de la secesión. En definitiva, vimos un alegato a favor de la independencia que, aunque pretendía simular ser un trabajo periodístico neutral, ofrecía un relato construido con la clara intención de que el telespectador respondiera afirmativamente al título del programa. Así pues, Adéu, Espanya? no pasaba de ser una pregunta puramente retórica. Y el esfuerzo comparativo de Catalunya con Quebec, Escocia y Groenlandia no pasaba de ser una coartada siempre favorable a la tesis que defendía el programa.…  Seguir leyendo »

Hace unos días, el presidente catalán, José Montilla, volvió a advertir en el Senado que una sentencia contraria dictada por el actual Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatuto, particularmente negativa en sus aspectos nucleares, generaría una gran frustración en la sociedad catalana. El presidente de la Generalitat insistía en algo que salta a la vista, por lo menos desde la óptica catalana: aquí no se está resolviendo una cuestión meramente jurídica en la que se enfrentan miradas y sensibilidades políticas diferentes, sino un auténtico problema de Estado.

En términos históricos, el recurso de inconstitucionalidad del PP y la manifiesta falta de autoridad para dictar sentencia del actual TC, por razones de sobra conocidas, puede acabar abriendo un boquete en el proyecto común español.…  Seguir leyendo »

Escribe el filósofo Josep Ferrater Mora en la obra Formes de vida catalana, publicada en el exilio, en Chile, en 1944, que los catalanes podemos exagerar nuestras virtudes (la mesura, la sensatez, la ironía, la continuidad) hasta convertirlas en vicios menos agradables. Por ejemplo, la virtud de la mesura llevada hasta el extremo nos conduce a la manía del formalismo. En cualquier caso, añade, seguiría siendo verdad que la raíz de esos vicios son virtudes y que, por tanto, «podríamos siempre, con un poco de esfuerzo, volver a nuestra fuente originaria». Pero existen dos corrientes que, una vez desatadas, puntualiza el filósofo, son mucho más difíciles de vencer.…  Seguir leyendo »

A lo largo de este mes de diciembre, que parece haber recobrado su condición invernal -y coincidiendo con la conmemoración del trigésimo aniversario de nuestra Constitución-, se cumple un año de la aprobación por el Congreso de los Diputados de la conocida como Ley de la Memoria Histórica. ¿Podíamos celebrar el recorrido por los 30 años más afortunados de nuestra historia sin comenzar a dar respuesta a unas causas justas y legítimas nacidas en la Guerra Civil y la dictadura? Rotundamente, no.

La generación de la Transición dio respuesta a aquello que podía tenerla en aquella coyuntura histórica. Acertaron plenamente al empeñarse en comenzar a compartir un futuro común, sin detenerse a pretender compartir un pasado todavía demasiado presente.…  Seguir leyendo »