Daniel García-Pita Pemán

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

El caso de los ERE, en lo hasta ahora sentenciado, multiplica por infinito las cantidades malversadas en la Gürtel, divide por infinito los años de cárcel impuestos y eleva considerablemente el nivel de representación política de los culpables. El choriceo repetido al por menor resulta más grave que el asalto al expreso de Andalucía. Cada caso es una pena. Así es la Ley. La sentencia no se ha filtrado antes de las elecciones ni hace imputaciones al PSOE en base a conjeturas no probadas. Como tiene que ser. No culpemos por tanto a la Ley ni a la Justicia del desbarajuste político al que nos enfrentamos, que es consecuencia de la desmembración del centro-derecha y, en Cataluña, de su condescendencia creciente con el separatismo.…  Seguir leyendo »

A juzgar no se aprende en un «taller» de fin de semana de esos que hoy en día convierten al mas ignorante en experto de las materias mas complejas. Juzgar no es oficio fácil. Requiere conocimiento de las leyes, discernimiento entre lo esencial y lo accesorio, capacidad de averiguación de los hechos, criterio para separar los probados de las simples conjeturas, independencia para mantener la objetividad superando simpatías y antipatías personales, carácter firme para resistir las presiones de la sociedad de la sobre-información en la que vivimos, y un profundo sentido del Estado cuando se trata de cuestiones que afectan a su esencia.…  Seguir leyendo »

A la vuelta del verano nada ha variado en cuanto a la incertidumbre sobre el nuevo gobierno; incertidumbre que abruma a unos más que a otros, y en este último grupo da la sensación que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tiene el propósito de militar todo el tiempo que pueda.

Estamos en presencia de un síndrome postelectoral de características muy similares al síndrome postvacacional al que, en el momento menos pensado, las televisiones le dedicarán, como de costumbre, el honor de primera noticia en los telediarios. A la izquierda, la incertidumbre le produce desazón; alegan que la afinidad ideológica les hace acreedores de una atención preferente que el presidente no les presta con la intensidad debida.…  Seguir leyendo »

Si olvidamos la desilusión causada por las derrotas de Bautista y de Nadal, Wimbledon nos ha devuelto por unos días el inmenso placer de la urbanidad, del civismo, del respeto a las formas: tenistas de blanco, recogepelotas perfectamente uniformados, jueces de silla, de red y de línea con camisa y corbata. Wimbledon no ha necesitado rendirse a la vulgarización de las modas para seguir siendo el torneo de tenis por antonomasia. En materia de formas Wimbledon sigue siendo un fenomenal valladar frente al populismo.

La urbanidad no es cuestión de autonomía. La urbanidad es heterónoma. Las normas de urbanidad vienen impuestas por la sociedad y en algunos casos, los menos, por la ley.…  Seguir leyendo »

EL dilema se plantea como argumento en el terreno de la discusión. El clásico del prisionero no es más que un juego lógico, por más que se le quiera atribuir una connotación ética, que sería caprichosa y accidental. Por el contrario, en la literatura, la historia y la leyenda, el dilema aboca al protagonista a la acción, en general como tragedia.

Es inolvidable para los niños de mi generación el dilema de la leyenda de Guzmán el Bueno. En Tarifa, que participa de la gracia gaditana, lo desmitifican y aseguran que Don Guzmán no arrojó voluntariamente el puñal que mataría a su hijo a cambio de preservar la plaza; fue el viento, en una terrible tarde de levantera, la que se lo arrebató de las manos.…  Seguir leyendo »

El paso del antiguo al nuevo régimen supuso la centralización estatal de poderes difuminados en señoríos y jurisdicciones medievales múltiples. Para Tocqueville las bases para la desaparición del Antiguo Régimen se habían sentado ya antes de la Revolución. Su aportación al estudio de las revoluciones fue, según sus comentaristas, intuir la diferencia entre el papel que realmente juegan los revolucionarios en los cambios políticos y sociales y el que ellos mismos se atribuyen, generando una injustificada fascinación en las generaciones siguientes. Esa impostura revolucionaria es un fenómeno que se repite en la historia.

Cuando nosotros transitamos a la democracia desde la dictadura, nuestro reciente ancien regime, desandamos el camino y diluimos el poder estatal entre nacionalidades y autonomías varias.…  Seguir leyendo »

Votan Salomón y Ulises

La naturaleza humana es por lo general incompatible con la perfección en cualquiera de sus manifestaciones. La actividad política no es una excepción. Nos movemos en un terreno incómodo de errores, males e imperfecciones. Como guía para el camino, Aristóteles formuló en su Ética la doctrina del mal menor. Sin duda habría contrariado a su maestro Platón, que dejó bien claro que actuar con injusticia no es admisible ni siquiera para evitar un mal mayor. Desde entonces el principio del mal menor lo han defendido mayoritariamente moralistas de todas las tendencias. Los juristas han elaborado a partir del mismo el concepto de fuerza mayor y los penalistas, el de legítima defensa y otros similares.…  Seguir leyendo »

Las ideologías pasan a veces del éter del concepto al terreno de la práctica y se convierten en movimientos. Incurren entonces, por lo general, en comportamientos sectarios, si no en actitudes rotundamente fanáticas. El primitivo socialismo es un buen ejemplo. No son muchos los políticos capaces de transitar el recorrido entre ideología y práctica preservando un equilibrio razonable entre lo deseable y lo posible. Los «ismos» y vanguardias de comienzos del siglo XX son la manifestación de este mismo fenómeno en el mundo del arte, aunque para justificar la extremosidad los artistas tienen la coartada de la belleza.

El ejercicio del poder requiere astucia y capacidad de embaucamiento.…  Seguir leyendo »

La huelga de taxis que seguimos padeciendo en Madrid ha sido violenta y sin las mínimas limitaciones y condicionamientos que se exigen generalmente en otros supuestos de huelga. Esta singularidad ha abrumado a los ciudadanos con una mezcla de angustia y de perplejidad y solo es explicable, al menos en parte, por el control del movimiento que ha tomado un grupo de exaltados.

La primera cuestión que se plantea es si el transporte público urbano no colectivo constituye un servicio público esencial, que la Administración -sea estatal, autonómica o municipal, o una combinación de ellas- deba de asegurar de la misma forma que la existencia y funcionamiento de un razonable transporte público colectivo; y si la importancia de la actividad, por su naturaleza o por los riesgos que lleva aparejada su prestación, justifican un control total de la misma por parte de la Administración, es decir, no solo sobre las normas de calidad a las que debe ajustarse el servicio y el nivel de capacidad de los prestadores, sino incluso sobre las condiciones económicas de la actividad, impuestas al margen del mercado.…  Seguir leyendo »

El libro más peligroso

Según los estudiosos de Cornelio Tácito (de prenombre Cayo, según algunos, o Publio, según otros), en su obra «Sobre el origen y territorio de los germanos», también conocida como «Germania», se expresa una premonición de la decadencia del Imperio romano.

Concretamente, en el capítulo XXXIII del libro se felicita Tácito de las discordancias y luchas entre las tribus germanas que «por favor particular nos han querido hacer los dioses» y hace votos para que «haya entre (los germanos) siempre grandes aborrecimientos» ya que «estas discordancias entre los enemigos» son un regalo de la fortuna en un momento en que «están declinando los hados del imperio».…  Seguir leyendo »

Las percepciones y Andalucía

La sociedad española está convirtiendo la vida política en una experiencia virtual, en un conjunto de percepciones superficiales y al mismo tiempo distorsionadas de la realidad. Según proclaman los más sesudos politólogos, las percepciones que tiene la ciudadanía de lo que sucede, corresponda o no a la verdad, es lo único que importa. Muchos ciudadanos huyen del esfuerzo que suponen la reflexión y el análisis riguroso de los hechos y, sin más cavilación, hacen suyas las conclusiones y los juicios que, como dogma de fe, se proclaman por los «opinión makers» en las redes sociales y en las tertulias políticas, supuestamente serias, de radio y televisión.…  Seguir leyendo »

Solo los hombres sabios buscan la verdad. Pero todos, incluidos los necios, huyen de la incertidumbre. La seguridad jurídica ofrece el remedio de la certidumbre en el ámbito de las relaciones de las personas con su familia, sus conciudadanos y las instituciones con las que conviven. Resuelve, así, una parte importante de la incomodidad, incluso de la angustia, asociada a la incertidumbre con la que la naturaleza rodea a los seres racionales desde su nacimiento. Permite que los ciudadanos sepan cuales serán las consecuencias jurídicas –civiles o penales– de sus acciones.

El mecanismo de la previsibilidad jurídica se articula por el conjunto de las leyes; por los jueces y tribunales que las aplican, y por las autoridades públicas que hacen que las sentencias se cumplan.…  Seguir leyendo »

De las nimiedades no se ocupa el pretor

Nos inunda la poderosa marea de la regeneración moral como evangelio laico varias veces predicado a lo largo de nuestra historia, aunque nunca con el ímpetu y la amplitud que le otorgan esta vez las llamadas redes sociales y las abundantes y variadas tertulias políticas en radio y televisión. Una nueva moral pública se impone en España. El tránsito al nuevo código ético ha seguido un ritmo tempestuoso, con la violencia ciega de un ciclón. Cada día se acentúa el fervor inquisitorial en el examen del presente y del pasado de los hombres públicos de todas las ideologías.

Sorprende que el nuevo rigor moral solo se aplique a los políticos y no se lo exijan a sí mismos los ciudadanos que lo imponen.…  Seguir leyendo »

La perversión de la Democracia

A lo largo de la historia la vocación de todo legislador ha sido crear un sistema de derecho capaz de asumir con eficacia las evoluciones y cambios a los que están sometidas las sociedades; lograr en el ordenamiento un máximo de certidumbre como base de la seguridad jurídica a la que todo ciudadano aspira. No lo consiguió el babilonio Hammurabi, ni el legislador, Solón, ni Justiniano en la plenitud de su gloria, ni nuestro polifacético Alfonso el Sabio, ni el victorioso Napoleón con su ejercito de codificadores racionalistas. Si excluimos las Tablas de la Ley por su carácter divino, quizás sería Benito el santo patrón de Europa con su Santa Regla monacal, quien más se aproximó a una normativa a prueba de cambios en las conductas reguladas, pero claro, contaba con la previsibilidad que garantizan los votos perpetuos.…  Seguir leyendo »

El fantasma de UCD

Mi paso por el mundo de la política fue amateur, liviano y a tiempo parcial aunque, todo hay que decirlo, en una posición que me permitió asistir con proximidad a muchos acontecimientos importantes. Participé activamente en la campaña electoral de 1982 en mi condición de jefe del gabinete del candidato de UCD a la presidencia del gobierno. Bajamos –batiendo records históricos– de 157 escaños a 11. Algo parecido solo lo habían logrado los lerrouxistas en 1936. Poco tiempo después de esa clamorosa derrota electoral UCD desapareció como partido. Traigo esto a colación porque me parece un antecedente de lo que algunos temen que pueda suceder con el PP después de los últimos acontecimientos.…  Seguir leyendo »

La perversión de la mayoría

La moción de censura presentada por el PSOE constituye una gravísima amenaza para la estabilidad de España que ya ha producido sus primeros efectos negativos en los mercados. Pedro Sánchez quiere reeditar la maniobra de octubre de 2016 cuando pretendió concitar una mayoría que le respaldara como presidente de Gobierno, a pesar de haber sido derrotado ampliamente en las elecciones. Desbarataron la maniobra los barones del PSOE con sensatez, Ciudadanos revelando astucia y Podemos en una manifestación de inexperiencia. Afortunadamente, sensatez, astucia e inexperiencia se unieron en beneficio del país. No es lo frecuente. Sánchez actuó después con aparente inteligencia y gallardía cuando se sobrepuso a su derrota y fue capaz de ganar de nuevo las elecciones primarias a secretario general del partido.…  Seguir leyendo »

Lo permanente

Hace pocas semanas, aprovechando un corto entreacto en la cuestión catalana, se ha debatido la propuesta de derogación de la denominada prisión permanente revisable y ha salido a colación el principio de reinserción de los presos. Vivimos en una sociedad politizada hasta extremos increíbles y todo se debate con tanta pasión como ausencia de profundidad. Son remolinos que difuminan los problemas entre el polvo que levantan e impiden abordarlos con el necesario rigor.

La humanización de las penas privativas de libertad forma parte del código progresista de la Ilustración, como también la orientación de la pena a la reinserción social de los condenados.…  Seguir leyendo »

De la corrupción como metonimia

Todas las épocas históricas han conocido naciones que han ejercido primacía sobre otros pueblos y les han impuesto sus costumbres por la fuerza o como consecuencia de la irrefrenable tendencia humana a imitar al superior, y al mismo tiempo a odiarle.

Dicen algunos estudiosos del tema que la corrupción forma parte de nuestro legado romano, aunque pienso yo que con menor o mayor intensidad ha sido vicio presente en las demás culturas que han contribuido a configurar nuestro ser nacional. Es de hecho un mal que revela el acertado juicio del Eclesiastés sobre la constante repetición de las conductas humanas a lo largo de la historia: «Lo que fue, eso será.…  Seguir leyendo »

En 1822, en medio del aquelarre liberal, que diría Rodríguez Braun, de doceañistas y exaltados, se sancionó por el escasamente liberal Fernando VII el primer Código Penal de nuestra historia siguiendo los postulados ilustrados de la época. El Código suponía un corte radical con el sistema medieval de castigos y penas entonces vigente. Daba un paso importante en orden a la protección de la mujer introduciendo en el artículo 106 como agravante «la tierna edad, el sexo femenino, la dignidad, la debilidad, indefensión, desamparo o conflicto de la persona ofendida».

El nuevo Código nunca llegó a tener una plena aplicación efectiva, porque poco después de su sanción tenía lugar la entrada de los cien mil hijos de San Luis y el comienzo de la década ominosa con la restauración absolutista y la vuelta a la aplicación de Partidas y viejas disposiciones penales.…  Seguir leyendo »

Carlos Marx ironiza sobre los que quieren emular a personajes o revivir grandes epopeyas del pasado sin valorar sus propias capacidades ni las nuevas circunstancias históricas en las que se mueven. Toma prestado un pensamiento de Hegel, que apostilla, acuñando una frase que se ha citado hasta la saciedad aunque generalmente no de forma completa: «Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y otra vez, como farsa… Se conjuran los espíritus del pasado… se toman prestadas sus consignas… Así Lutero se disfrazó de apóstol Pablo…».…  Seguir leyendo »