Danny Leipziger

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Marzo de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En la reunión del Foro Económico Mundial de este año en Davos, Suiza, los participantes no cuestionaron los componentes fundamentales del crecimiento de la economía global de hoy: mercados libres, buena gobernancia e inversión en capital humano e infraestructura. Pero sí criticaron la manera injusta en que se están distribuyendo los beneficios del crecimiento. Y con razón: sin una respuesta política fuerte destinada a edificar un modelo de crecimiento más inclusivo, el creciente populismo y nacionalismo económico perjudicarán el funcionamiento de los mercados y la estabilidad macroeconómica general -interrumpiendo posiblemente la actual recuperación global.

Prácticamente todas las políticas económicas tienen un impacto tanto en la renta global como en su distribución.…  Seguir leyendo »

Dados los desafíos abrumadores que enfrenta Japón, no queda más que admirar la determinación del primer ministro, Shinzo Abe, para poner fin al largo periodo de dos décadas de estancamiento económico del país. Su estrategia de las –“tres flechas”: una enorme expansión monetaria, mayor gasto público y reformas estructurales– es teoréticamente sólida. Sin embargo, solo se ha lanzado hasta ahora una flecha y media.

El paquete de estímulo se contrarresta mediante aumentos de los impuestos al consumo destinados a reducir la enorme carga de deuda –proceso que conducirá a muchos consumidores japoneses a ajustar su gasto a la baja. Falta aún introducir las reformas estructurales prometidas en el sector energético, el mercado laboral y en las políticas de competencia, y parece improbable que surtan efecto pronto.…  Seguir leyendo »

Brasil ha perdido su arrogancia. De acuerdo con las previsiones de crecimiento para este año, la economía más grande de América Latina apenas crecerá más que Venezuela y El Salvador en esa región, y las perspectivas para el próximo año no son mejores. La divisa brasileña, el real, ha caído a su nivel más bajo frente al dólar en más de cuatro años, lo que obliga al gobierno a inyectar miles de millones de dólares en los mercados de futuros cambiarios y aumentar las tasas de interés para detener las fugas de capital –pocos años después de que se estableciera un nuevo impuesto para frenar las entradas.…  Seguir leyendo »