David Brooks

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Søren Kierkegaard le pidió a Dios que le otorgara el poder de hacer que sucediera una sola cosa. En medio de todas las distracciones de la vida cotidiana, pidió tener el poder de vivir una vida enfocada —sin reservas— en un solo objetivo.

Todos hemos conocido a genios y a otros que han practicado una versión no religiosa de lo anterior. Han descubierto su talento y su especialidad. Se enfocan en ello de forma monomaniaca. Trabajan las diez mil horas (y más) que la verdadera excelencia requiere.

Acabo de leer You Must Change Your Life (Debes cambiar tu vida), la biografía conjunta sobre el escultor Auguste Rodin y su protegido, el poeta Rainer Maria Rilke, escrita por Rachel Corbett, y en efecto ambos fueron modelos de ese estereotipo.…  Seguir leyendo »

La era de los troles y los acosadores llorones

A lo largo de los últimos años, las tasas de suicidios entre adolescentes han aumentado terriblemente. Los índices de depresión están incrementando y la salud mental en general en Estados Unidos se está deteriorando. ¿Qué está pasando?

Mi respuesta comienza con la tecnología, pero en realidad se trata del tipo de conciencia que induce la vida en línea.

Cuando los estilos de comunicación cambian, también lo hace la gente. En 1982, el académico Walter Ong describió la manera en que, hace siglos, un cambio de la cultura oral a la impresa transformó la conciencia humana. Alguna vez, la narrativa era una experiencia compartida, con énfasis en los proverbios, las parábolas y los mitos.…  Seguir leyendo »

La mejor manera de aprender es con cariño

Hace unos años, cuando era profesor en la Universidad de Yale, les di un anuncio a mis estudiantes: dije que iba a tener que cancelar mis horas de tutoría ese día porque estaba lidiando con algunos problemas personales y un amigo vendría a ayudarme a solucionarlos.

No di más detalles, pero, esa misma tarde, diez o quince estudiantes me enviaron correos electrónicos para decirme que me llevaban en sus pensamientos o en sus oraciones. A partir de ese momento, cambió el tono del seminario para el resto del semestre. Nos habíamos acercado. Esa mínima muestra de vulnerabilidad significó que ya no era el reservado profesor Brooks, ahora era solo un tipo más que intentaba sortear las dificultades de la vida.…  Seguir leyendo »

El evangelio de San Yo Yo Yo

Es probable que quieras ser una buena persona y también, quizá, que estés muy centrado en ti mismo. Así que puede que te haya pasado por la cabeza un pensamiento como: “No hay manera de ser bueno si también soy narcisista. ¿Ser bueno no se trata de preocuparse por los demás?”.

Si eso crees, ¡estás muy equivocado!

Vivimos en una cultura del “yoísmo” que hace mucho énfasis en el autocuidado y la autoimagen. Y una de las cosas que hemos descubierto es que sí, ¡sí puedes ser muy buena persona cuando solo piensas en ti mismo!

En el pasado la gente creía que la moralidad se trataba de cumplir con algún estándar externo de excelencia moral.…  Seguir leyendo »

Gonzalo Azumendi/Getty Images

En 1945, el médico austriaco René Spitz estudió un orfanato que le ofrecía cuidados adicionales a los niños para asegurarse de que no contrajeran enfermedades. Los niños recibían alimentación y atención médica de primera calidad pero, con el fin de reducir su contacto con microbios, prácticamente no los tocaban. El enfoque fue un desastre. El 37 por ciento de los bebés murió antes de los 2 años.

Resulta que el contacto físico empático es esencial para la vida. El contacto físico cercano involucra emociones y contribuye a que se produzcan las conexiones del cerebro.

El poder de este tipo de contacto físico amoroso es perdurable.…  Seguir leyendo »

El papa Francisco dio clases de manejo en el Vaticano en la víspera de Año Nuevo. Credit Vincenzo Pinto/Agence France-Presse — Getty Images

A lo largo de los últimos años hemos hecho un trabajo excelente a la hora de poner a personas despreciables a la cabeza de la sociedad estadounidense: Trump, Bannon, Ailes, Weinstein, Cosby, etcétera. Así que fue bueno que el papa Francisco nos recordara que en realidad quienes más influencia tienen en la sociedad son las personas comunes a través de sus gestos cotidianos, como cuando son amables en lugares públicos y considerados con los ancianos. Con una hermosa frase, el papa dijo que esas personas eran “los artesanos del bien común”.

Las pequeñas acciones, dijo, “expresan concretamente amor por la ciudad, sin dar discursos, sin publicidad, pero con una educación cívica práctica para la vida diaria”.…  Seguir leyendo »

Acabo de leer que el gobierno de Trump solo ha cubierto 22 de las 553 posiciones clave que requieren confirmación del senado. Esto hace que me preocupe que la administración no tenga personal suficiente para producir el mismo volumen y nivel de incompetencia que hubiésemos esperado hasta ahora.

Hemos de conceder que, en estos primeros meses, el gobierno ha producido un impresionante cúmulo de ineptitud con muy poca gente.

En sus peores días, Sean Spicer puede producir más errores que diez hombres normales en sus mejores días. Kellyanne Conway puede fracasar en sus confrontaciones televisivas las 24 horas del día, los siete días de la semana y todavía tener la resistencia para perder contra los Teletubbies la mañana del domingo.…  Seguir leyendo »

The point of town hall debates is that regular voters get to ask questions. In every town hall I’ve seen, the candidate turns to the voter, listens attentively and directs the answer at least partially back to that person.

The candidates do that because it’s polite, because it looks good to be seen taking others seriously and because most of us instinctively want to make some connection with the people we are talking to.

Hillary Clinton, not exactly a paragon of intimacy, behaved in the normal manner on Sunday night. But Donald Trump did not. Trump treated his questioners as unrelatable automatons and delivered his answers to the void, even when he had the chance to seem sympathetic to an appealing young Islamic woman.…  Seguir leyendo »

El propósito de realizar debates en un auditorio público es que los electores comunes y corrientes tengan la oportunidad de hacer preguntas. En todos los debates que he visto, el candidato voltea a ver al elector, escucha con atención y dirige su respuesta, por lo menos en parte, a esa persona.

Los candidatos se comportan así porque es una muestra de cortesía, porque se ve bien que aparenten tomar en serio a otras personas y porque la mayoría de nosotros instintivamente buscamos alguna conexión con las personas a las que nos dirigimos.

Hillary Clinton, que no se destaca precisamente por su emotividad, se comportó de esa manera el domingo por la noche.…  Seguir leyendo »

La nueva cruzada universitaria

Cada generación tiene su oportunidad de cambiar el mundo. Hoy, en los campus universitarios de todo Estados Unidos está extendiéndose un movimiento ético que trata de poner remedio a siglos de errores históricos.

A la cabeza de ese movimiento se encuentran muchas estudiantes que se han visto obligadas a vivir con el legado del sexismo, con la amenaza —y a veces la experiencia— de la agresión sexual, junto a muchos otros estudiantes cuyas vidas están coartadas por culpa del racismo y la intolerancia y personas que desean garantizar la igualdad de derechos para gais, lesbianas y otros grupos históricamente marginados.

Lo que mueve a estos jóvenes es el noble impulso de querer hacer justicia y sacar a la luz la opresión existente.…  Seguir leyendo »

Cerca de una vez al mes me encuentro con personas que, sin importar su condición económica o clase social, irradian luz interior y parecen estar muy bien. Son buenos escuchas que te hacen sentir divertido y valorado. Con frecuencia se les ve cuidando de los demás y, mientras lo hacen, su risa es melodiosa. Están llenos de gratitud y su pensamiento no está centrado en la maravillosa labor que desempeñan. No se la pasan pensando en sí mismos.

Cuando me encuentro con este tipo de gente, mi día se anima. Sin embargo he de confesar que, a menudo, me sobreviene un pensamiento triste: he alcanzado un buen nivel de éxito profesional, pero no he logrado eso.…  Seguir leyendo »

A los periodistas de Charlie Hebdo se les aclama ahora justamente como mártires de la libertad de expresión, pero seamos francos: si hubiesen intentado publicar su periódico satírico en cualquier campus universitario estadounidense durante las dos últimas décadas, no habría durado ni treinta segundos. Los grupos de estudiantes y docentes los habrían acusado de incitación al odio. La Administración les habría retirado toda financiación y habría ordenado su cierre.

La reacción pública al atentado en París ha puesto de manifiesto que hay mucha gente que se apresura a idolatrar a quienes arremeten contra las opiniones de los terroristas islámicos en Francia, pero que es mucho menos tolerante con quienes arremeten contra sus propias opiniones en su país.…  Seguir leyendo »