David Leonhardt

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Septiembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La sede de la Corte Suprema de Estados Unidos, en Washington D. C. Credit T. J. Kirkpatrick para The New York Times

La Corte Suprema de Estados Unidos es una institución inusual: de algún modo logra ser majestuosa e íntima a la vez.

El tribunal se encuentra en un templo de mármol con columnas altísimas y ha tomado algunas de las decisiones más trascendentales en la historia estadounidense. Sin embargo, para muchos se percibe como una institución más simple que la presidencia o el Congreso. Sus debates no son televisados, aunque sí son públicos. Con frecuencia, los espectadores se sorprenden por el modesto tamaño de la sala de audiencias. Afuera de la corte, los nueve magistrados tratan de llevar vidas cotidianas más normales que los senadores, los gobernadores y otros funcionarios de altos cargos.…  Seguir leyendo »

En mi cuarto día en un vehículo semiautónomo, por fin tuve la confianza suficiente para que se detuviera solo. Antes de eso, dejé que el auto —un sedán Volvo S90— diera vueltas suaves, aunque mantuve las manos sobre el volante, y que ajustara la velocidad en el tráfico. Para el cuarto día, ya estaba listo para dar el salto al futuro.

Mientras transitaba a una velocidad de unos 60 kilómetros por hora en una transitada calle de los suburbios de Washington, presioné el botón que activa el modo autónomo y alejé mi pie del freno y el acelerador. El auto mantuvo su velocidad.…  Seguir leyendo »

Los teléfonos inteligentes y los dispositivos móviles nos han dado a cada uno un «segundo cerebro», lo que nos permite navegar por nuevas ciudades sin perdernos y hablar diez idiomas distintos con fluidez.

Estos dispositivos, los cuales han hecho nuestras vidas cada vez más convenientes, pronto van a pasar de nuestros bolsillos a nuestros cuerpos internos… piensa en recubrimientos para el iris e implantes cerebrales. Esto hará de nosotros personas más interconectadas y conectadas que nunca.

Evidentemente, las irresistibles alegrías y comodidades de la conectividad móvil son demasiadas como para enumerarlas, y evitarlas es, sin duda, un ejercicio inútil.

Sin embargo, en un futuro próximo, pronostico que una cadena de consecuencias perturbadoras e imprevistas comenzará a dejar salir el aire de esta burbuja inflada e hiperconectada.…  Seguir leyendo »

The German immigrants of the 19th century were so devoted to their native language that Americans wondered if the new arrivals would ever assimilate. The Irish who followed were said to be too devoted to a foreign pope to embrace American democracy.

Many Italians not only were Roman Catholic but also returned home for the winter, when construction work here slowed. The Chinese and Jews, skeptics argued, were of an entirely different race than many successful immigrants who came before them.

With the arrival of millions of Latinos in recent decades, there have been multiple reasons to wonder if they would assimilate and thrive — including legitimate economic issues that go well beyond ethnic stereotypes.…  Seguir leyendo »