David Lizoain

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Antes de que Syriza desplazara al PASOK en Grecia, hubo un sorpasso en Canadá. En 2011, los socialdemócratas del Partido Nuevo Democrático (NDP) sustituyeron al Partido Liberal como la oposición oficial a los conservadores. El electorado castigó a los liberales por su arrogancia, su desconexión con la realidad y la falta de sensibilidad social. Pero tras esta primera sorpresa, hubo otra. Los liberales se recuperaron y ganaron las elecciones cuatro años después. Cómo lograron esta recuperación es digno de estudio, sobre todo en un PSOE que se acerca al abismo.

En primer lugar restauraron su unidad. Las luchas internas dentro del partido habían durado décadas, consumiendo varias generaciones.…  Seguir leyendo »

En 1995 se celebró un referéndum sobre el futuro político de Quebec. El Gobierno canadiense menospreció su legitimidad, y por tanto renunció a debatir sobre las reglas del juego de la votación. Otorgó innecesariamente al soberanismo un monopolio dialéctico. El resultado fue una pregunta confusa y tramposa, donde el “sí” sacó un 49,42% de los votos.

La doctrina de la claridad nació en Canadá a raíz de la ambigüedad de la pregunta y del resultado ajustado del 1995. Pero también sirvió para corregir el error del Gobierno de no entrar en el debate. En España, la historia se repite. El Gobierno une la negligencia a la prepotencia.…  Seguir leyendo »

La España que queremos

En las últimas semanas, gran parte del debate dentro del PSOE se ha centrando en cómo debe elegirse al futuro líder y quién debe ser, como si se tratara de un casting.En cambio, las diferencias programáticas entre los candidatos han sido relegadas al segundo plano. Y esto es grave, porque la función de los partidos es presentar una idea de país que pueda ganarse la confianza de una mayoría.

El PSOE tiene poco margen. Si no resuelve correctamente esta encrucijada, puede perder no sólo su liderazgo dentro del progresismo, sino también su relevancia dentro de la sociedad. Esto requiere una lectura honesta de la situación del país y sus instituciones ante la nueva situación política.…  Seguir leyendo »