David Thunder

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En este momento delicado de la crisis de Cataluña, más bien que asumir una u otra bandera del conflicto, quizá merezca la pena dar un paso atrás para plantear la cuestión: ¿cómo hemos llegado a estas alturas y cómo podremos, eventualmente, curar las heridas y divisiones sociales, políticas y económicas que se han producido?  No voy a recorrer la historia intricada del conflicto – eso lo dejo a los historiadores y a los que lo han vivido a primera mano. Pero sí quisiera vislumbrar un aspecto del conflicto que no siempre atrae la atención, precisamente porque se ha normalizado tanto en la política moderna.…  Seguir leyendo »

La crisis constitucional y política que está padeciendo España tanto como Cataluña no es lo que a primeras parece. En la superficie, parece simplemente un enfrentamiento entre dos colectivos: por un lado el pueblo de España, cuya soberanía está explícitamente reconocida en la Constitución, y por otro el pueblo de Cataluña, con su presunto derecho soberano a decidir su propio destino.

No corresponde aquí recorrer la larga historia y el extendido debate jurídico y político acerca del proceso que nos llevó a un estado dividido en regiones autónomas. Simplemente, notar que el debate sobre la cuestión de Cataluña tal como se presenta en la crisis actual supone aplicar una visión soberanista, monista, y mayoritarista del orden social.…  Seguir leyendo »

El nuevo PSOE, bajo el liderazgo de Pedro Sánchez, aboga por un federalismo “plurinacional” y “asimétrico”. Lógicamente, esta apuesta le podría hacer ganar el apoyo de votantes y partidos nacionalistas, sobre todo en Cataluña y el País Vasco. Pero más allá de la política interna del PSOE, ¿qué implicaría este planteamiento federalista,  a nivel práctico, para la organización y distribución de poder político en España? A fin de cuentas, ¿es una mera reafirmación del statu quo, revestida con palabras que suenan bien al oído catalán y vasco, o es un programa ambicioso de reforma constitucional y política?

No es fácil interpretar el sentido práctico de las declaraciones federalistas del PSOE, porque en realidad el lenguaje del federalismo e incluso de la “plurinacionalidad” es notoriamente ambiguo, compatible con una enorme gama de soluciones políticas.…  Seguir leyendo »

La reivindicación de la independencia de Cataluña, al convertirse en una declaración de derechos “soberanos” y rivales a la soberanía de España, ha provocado una crisis constitucional de primer orden. Solo hay una soberanía explícitamente reconocida en el artículo 1 de la Constitución Española, a saber, “la soberanía nacional”, que “reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”.

La soberanía es un invento de la Edad Moderna para justificar el hecho de que un grupo muy selecto de personas ejerza poder político sobre la mayoría de sus conciudadanos en un territorio extendido. Según esto, el pueblo como tal es “soberano” y tiene derecho, supuestamente, a transferir su propia soberanía a un gobierno popular.…  Seguir leyendo »

Hoy somos testigos de la exitosa ascensión de movimientos políticos de corte populista, que prometen cambios radicales al statu quo en nombre del pueblo y sus derechos, y que utilizan una retórica nacionalista para sumar adeptos.

En España, Francia, Grecia, Italia e Inglaterra, países a los cuales se sumó recientemente Estados Unidos, hemos visto el crecimiento de variados movimientos con características similares: se erigen como defensores de los derechos del pueblo frente a una élite que ignora sus auténticos intereses; recurren en sus campañas a valores éticos como la justicia social, la grandeza de un pasado perdido y la idea de un pueblo honrado y justo, denunciando, de paso, la decadencia moral, la corrupción y la injusticia.…  Seguir leyendo »

La corrupción moral, el amiguismo, la mentira, el robo y la malversación son tan antiguos como la historia de la Humanidad. Sin embargo, hay ocasiones en que se convierten en algo tan común entre los líderes políticos, económicos y/o espirituales de una sociedad que apuntan a una profunda crisis de la integridad en la vida pública. Cicerón fue testigo de tal crisis en la tardía República romana, que, en su opinión, estaba cayendo presa de unos peligrosos niveles de comportamiento manipulador y egoísta en la élite política. La Iglesia católica experimentó una crisis similar en los siglos XV y XVI, en la medida en que muchos de sus gobernantes se desviaron de su misión original de amar y servir con generosidad y humildad al pueblo de Dios.…  Seguir leyendo »