Diego Carcedo

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Durante años los españoles ignoramos que un compatriota, Ángel Sanz Briz, enfrentó de manera heroica la barbarie nazi para salvar de las cámaras de gas a millares de judíos predestinados a sumarse a las víctimas del Holocausto. La escasa relevancia que él concedió a su hazaña humanitaria, el antisemitismo verbal del viejo Régimen y la ausencia de relaciones entre Hungría, Israel y España mantuvieron en el olvido este nombre que ahora figura entre los de Raoul Wallenberg y Oskar Schindler, los dos mitos de la salvación de judíos durante la Shoa cuyas hazañas solidarias el cine tanto ha popularizado.

Sanz Briz, diplomático aragonés, joven y con brillante futuro, estaba al frente de la Legación española en Budapest cuando, en marzo de 1944, las tropas alemanas movilizadas en la operación Margarette entraron en Hungría, desterraron al regente, Miklós Horthy, e impusieron un Gobierno de los Nylaskeresztez (partido de la Cruz Flechada), los nazis locales, que inmediatamente acometieron la «solución final», la liquidación del pueblo judío, que se venía aplicando en todos los países del Tercer Reich.…  Seguir leyendo »