Diego Fonseca

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Marzo de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Angela Weiss/Agence France-Presse — Getty Images

Una semana atrás, la humanidad tenía un futuro oscuro. O más, y peor: nadie veía futuro. Solo una mancha ominosa. ¿Han visto esas tormentas tropicales donde el cielo se llena de nubes gordas, omnipotentes? La sombra de Donald Trump era peor.

Pero llegó Joe Biden —y la inteligente y carismática Kamala Harris— y en un día, el 7 de noviembre de 2020, descubrimos que podía haber una promesa esperando por nosotros: Biden fue declarado presidente electo. Tan potente fue que aunque el presidente en funciones de Estados Unidos no reconoce su derrota, el mundo parece sentir que el ahogo se ha acabado al menos un instante.…  Seguir leyendo »

Un partidario de Joe Biden en Las Vegas, el 9 de octubre. Credit Brendan Smialowski/Agence France-Presse — Getty Images

Quince días antes del 3 de noviembre, llevé mi voto anticipado al correo en Scottsdale, una de las principales ciudades de Arizona. Elegí darlo en mano. El señor que me recibió —un cincuentón delgado como Iggy Pop con el bigote de Tom Selleck joven y el humor de Jon Stewart— tomó mi sobre, vio mi nombre, y sonrió: “¿Familia mexicana?”.

Vaya, suena como tal, pero no. Le expliqué al caballero de qué hueco del sur del continente procedía y volví a casa, donde me asaltó un leve descorazonamiento: para muchos estrategas políticos de Estados Unidos, Diego Fonseca es mexicano. Me bastaba abrir la casilla de correo: la propaganda política de ambos partidos, el Demócrata y el Republicano, le habla a una persona abstracta que no soy yo.…  Seguir leyendo »

Joe Biden dio un discurso en Atlanta este mes. Credit Brian Snyder/Reuters

Hay algo parecido al pensamiento mágico detrás de una elección presidencial: encaramos la idea de un nuevo presidente como si el proceso histórico se detuviera y todos los problemas del pasado se resolvieran. La elección de Joe Biden, en Estados Unidos, se parece a un festejo de 31 de diciembre: año nuevo, vida nueva.

Y ese, en general, es un deseo de desesperados. No mire a otros países: mire el suyo. En los últimos años, del norte al sur, la médula de la ciudadanía se ha partido en dos. Numerosas naciones están cortadas por grietas políticas y crispación identitaria. Estados Unidos está fragmentado.…  Seguir leyendo »

El campamento de Frena en el centro de la capital mexicana, en septiembre de 2020. Credit Alfredo Estrella/Agence France-Presse — Getty Images

Hace tiempo que las discusiones políticas han perdido argumento para convertirse en un vodevil exaltado donde hay que descalificar al otro y conseguir la gran frase que dé un titular o un tuit: el destino del debate parece ser la provocación actoral, no la confrontación de ideas.

Frena, el autodenominado Frente Nacional Anti-AMLO, en México, es el último ejemplo. Su líder, Gilberto Lozano, es un sorpresivo histrión de derechas con una notoria inclinación por el drama, afecto a la perorata, la sobreactuación articulada y el golpe de efecto. México, sugiere Lozano a menudo, camina a una dictadura comunista, así que él decidió que la solución era denunciar al presidente Andrés Manuel López Obrador por traición a la patria.…  Seguir leyendo »

Los contendientes del Partido Republicano y el Partido Demócrata en el primer debate presidencial. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la izquierda; el exvicepresidente Joe Biden, a la derecha. Credit Jim Watson/Agence France-Presse — Getty Images.

Doloroso, indecente, degradante. Más de 200.000 personas han muerto por el coronavirus en Estados Unidos y millones están desempleadas durante una crisis brutal, pero Donald Trump, presidente en ejercicio, solo puede pensar en sí mismo. En el primer debate presidencial no vimos a un jefe de Estado: vimos a un peleador callejero incapaz de presentar mejores ideas que no sean arruinar a quien, como Joe Biden, se le oponga.

Siempre nos quedará la duda sobre qué eligen las sociedades cuando se sientan ante la democracia televisiva: ¿votamos propuestas o impresiones? ¿Puede la realidad alternativa de Trump trepanar cerebros hasta instalar la mentira de que sus gritos representan alguna verdad?…  Seguir leyendo »

En dos semanas, Estados Unidos presenciará el primero de tres debates entre el presidente Donald Trump y Joe Biden, el candidato del Partido Demócrata. La campaña llega hirviente. Trump la ha convertido en un lodazal de insultos, mentiras y amoralidad. Biden intenta mostrar que puede ofrecer una alternativa razonable a quienes quieren un mandatario serio al frente de la (todavía) mayor potencia de la Tierra.

En todo caso, ninguno de los dos puede cambiar el hecho de fondo: vivimos en un mundo peor. Estamos tan mal que es preciso que la nación más famosa por promover su institucionalidad en todo el planeta deba empezar a reconstruirla.…  Seguir leyendo »

La explicación fue excusa. Un medio publicó unos videos de Pío López Obrador, hermano del presidente de México, recibiendo dinero en efectivo de un operador político. Todos esperamos los pasos siguientes: escándalo, mea culpa, renuncias, investigaciones. Por ahora, no pasó nada.

Pío no se excusó ni pío y Andrés Manuel López Obrador puso paños fríos con velocidad de apagaincendios entrenado: que el dinero era menos que en sonados casos de corrupción —como si los principios se midieran por cantidad de billetes— y que las bolsas de papel con dinero en efectivo no eran lo que todos creían que eran sino contribuciones populares para financiar a su movimiento.…  Seguir leyendo »

De izquierda a derecha: Los presidentes Andrés Manuel López Obrador de México, Nayib Bukele de El Salvador y Jair Bolsonaro de Brasil. Credit Agence France-Presse vía Presidencia de México — Getty Images; José Cabezas/Reuters; Eraldo Peres/Associated Press

Es extraño. La violencia criminal aumenta, los femicidios continúan y la respuesta contra el coronavirus ha hecho de México el tercer país con más muertes en el mundo, pero el presidente Andrés Manuel López Obrador mantiene un firme apoyo entre la población. Brasil ve a Jair Bolsonaro en pleno pico de popularidad mientras se encamina a ser la nación con más víctimas por el virus. Y a Nayib Bukele, que dirige El Salvador desde Twitter, avanza contra la institucionalidad y la prensa libre del país, lo adoran en masa.

¿Qué sucede aquí? Si me lo permiten, diré que es infantilización.

Las crisis recurrentes y sistemáticas en que vivimos han plagado nuestra época de tales incertidumbres que no vemos un futuro claro ni esperanzador.…  Seguir leyendo »

Las máscaras que más me gustan son simples bandanas que la gente usa como si fueran salteadores de diligencias. Más allá de las N-95 blancas y las quirúrgicas celestes —tengo ambas—, me atrapan las hogareñas hechas con varias capas de paño y un filtro de polipropileno. Tienen mariquitas impresas, tiburones, flores, monos, los dientes de un perro: gente torciéndole la mano a la tragedia.

Algo ha cambiado. En el pasado, alguien con cubrebocas estaba enfermo, daba miedo. La crisis modificó el sentido: lo que era malo ahora es bueno. La pandemia incorporó las máscaras a la cultura. Las marcas de ropa las promocionan junto a vestidos de temporada —una St.…  Seguir leyendo »

Hugo López-Gatell, subsecretario de de Prevención y Promoción de la Salud y portavoz de la respuesta al coronavirus en México, en mayo. Credit Carlos Jasso/Reuters

En marzo, Hugo López-Gatell era el galán de la telenovela de la tarde. Protagonista de conferencias diarias sobre el progreso de la pandemia en México, educado y elegante, presentaba cifras y traducía conceptos complejos. Era el mejor vocero para un gobierno habituado a tropezar con las palabras. Tres meses después, el mismo López-Gatell luce agotado, a veces huraño, en no pocas ocasiones condescendiente, como una estrella en horas bajas.

Ni una cosa ni la otra. La fractura del aura alrededor del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México no es solo producto de sus errores como zar del coronavirus.…  Seguir leyendo »

El presidente de México ante el monumento de Abraham Lincoln. Credit Presidencia de México/Vía Reuters

El panteón de los héroes de México debe estar sacudido. Si las imágenes hablan, la fotografía de la visita de Andrés Manuel López Obrador al mausoleo de Abraham Lincoln muestra una sola cosa: un hombre empequeñecido por las circunstancias políticas y en soledad ante la Historia.

La imagen desoladora de López Obrador frente a Lincoln no fue el único símbolo del viaje del presidente de México a Washington para reunirse con Donald Trump. En la presentación conjunta, Trump le dijo a AMLO que, como él, piensa primero en su país y en su pueblo. Trump vio lo que muchos no quieren ver: ambos comparten demagogia populista y aislacionismo.…  Seguir leyendo »

Cuando México esperaba un plan, tuvo un púlpito. Cuando necesitaba un estadista, llegó un mesías con un decálogo.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, parece cada vez más empeñado en crearse un mundo a medida sin relación dialéctica con los dramas nacionales. El país no deja de sumar enfermos y muertos mientras el presidente publica como mensaje oficial de salida del coronavirus diez puntos de generalidades, moralina, pseudoecologismo banal y desopilante cantinela new age. O en el gobierno de México no hay estrategias claras o el cinismo es rampante. Ninguna de las dos opciones es buena.

¿Qué está mal con el decálogo presidencial?…  Seguir leyendo »

Está en boca de todos: varios de los países que mejor manejaron la crisis del coronavirus tienen mujeres al frente. Taiwán, Nueva Zelanda, Alemania, Finlandia, Noruega, Dinamarca, Hong Kong. No sé si hay correlación de género, pero sí sé que en todos estos casos la estrategia ha sido más ciencia y menos intuición.

Ahora miren a gobiernos donde pavonea la pose de gran jefazo. Mientras en Corea del Sur y Nueva Zelanda se impusieron confinamientos inmediatos e instrumentaron decenas de miles de pruebas, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, (aun) menosprecia la crisis, pierde a dos ministros de Salud y convierte al país en una fosa abierta.…  Seguir leyendo »

La protesta en Madrid organizada por Vox contra el manejo del gobierno de España a la pandemia del coronavirus. Credit Manu Fernandez/Associated Press

En los últimos días España se zambulló, otra vez, en otro episodio de nacionalismo rabioso y torpe.

Este mes, decenas de vecinos salieron a las calles de Salamanca, un barrio acomodado de Madrid, a golpear cacerolas al grito de “libertad, libertad, libertad”. Otro grupo estacionó sus autos en una avenida obedeciendo a una convocatoria del partido de extrema derecha español, Vox, para reclamar la renuncia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por su manejo de la pandemia. Casi en simultáneo, una piña de jóvenes recorrió la ciudad vistiendo camisetas pardas y con banderas de España reclamando que la patria es de quienes pelean por ella.…  Seguir leyendo »

La escultura de bronce de Kristen Visbal con mascarilla, frente a la Bolsa de Nueva York. Credit Johannes Eisele/Agence France-Presse — Getty Images

Lo que muchos experimentamos en nuestras visitas a los hospitales —infraestructuras antiguas y derruidas, recursos insuficientes, trabajadores mal pagados— fue expuesto por la COVID-19 en horario estelar: el estado de bienestar, ese modelo de gestión que pretendía promover y proteger la calidad de vida de la población, vive con un respirador.

En las últimas décadas muchos países redujeron los presupuestos sociales y privatizaron servicios, incluidos seguros y prestaciones de salud, una decisión que no puede producir más que un desastre cuando una pandemia llega con las manos llenas de muerte. Pues bien, ahora no resolveremos esta crisis profundizando el desmantelamiento sino rebobinando la película: el estado de bienestar debe volver.…  Seguir leyendo »

París desierta el 25 de abril. Credit Dmitry Kostyukov para The New York Times

En Tiembla, un libro colectivo sobre el bestial terremoto de Ciudad de México de 2017, Juan Villoro cita la correspondencia que Rousseau mantuvo con Voltaire donde habla de los riesgos de elegir vivir donde el mundo entraña peligro. “No era la naturaleza la que había juntado allí veinte mil casas de seis o siete pisos y que, si los habitantes de esa ciudad hubiesen estado más dispersos y más ligeramente alojados, los daños hubiesen sido menores”, escribía a propósito del sismo de Lisboa de 1755.

Como con los terremotos, no es la naturaleza culpable del coronavirus. Las epidemias son hijas de la humanidad.…  Seguir leyendo »

Vecinos en un edificio en España aplauden en honor a los profesionales de la salud. Credit Toni Albir/EPA vía Shutterstock

A la vuelta de casa, en Igualada —la primera ciudad de España enviada a cuarentena, hacen ya 19 días—, hay un moderno edificio de departamentos. Terminaciones rectas, nórdicas, gris cemento en las paredes, vidrios en los balcones. Cuando pasas frente a él sorprende su aspecto ministerial: parece que nadie viviera allí ni en fin de semana. Si algo denuncia que hay gente son las senyeras desteñidas en los balcones.

Ese palomar fantasmal ha cambiado con el confinamiento obligatorio: los vecinos se asoman por las ventanas y, por fuerza de la cercanía, vaya, hablan. De un piso a otro, con la voz normal o a los gritos.…  Seguir leyendo »

Es difícil superar a Donald Trump como el peor líder manejando la crisis del coronavirus, pero —hombre— Andrés Manuel López Obrador sí que hace el esfuerzo.

Sigan estos hechos. El 4 de marzo, después de que expertos sanitarios de su gobierno recomendaran mantener la distancia social por el coronavirus, el presidente de México dijo que no había nada malo en abrazarse, y lo encomió. Una semana después, la Organización Mundial de la Salud calificaba de pandemia la crisis del COVID-19, e igual no importó: López Obrador siguió repartiendo amor a cientos de personas en sus mítines propagandísticos. El momento cenital de su Virus de los Abrazos llegó cuando alzó en brazos a una niña y la besó ocho veces antes de encajarle tres mordiscos en la mejilla.…  Seguir leyendo »

Mossos d’Esquadra vigilan controles de entrada y salida de Igualada, una localidad catalana en confinamiento por el coronavirus.Credit...Joan Mateu/Associated Press

Veinte a cuarenta segundos de jabón y agua. Restregar las manos. Toser y estornudar, como enseñan a los niños, en el brazo de Drácula. No menos de dos metros de distancia. ¿Ir al Vive Latino, a un partido de algo, al último acto de Andrés Manuel López Obrador? Olvídenlo: eso, como sudar en un gimnasio, son pistolas en la sien.

Podría seguir, pero creo que el punto está claro: las guías de protección y cuidado para el coronavirus son simples, fáciles de entender, sencillas de explicar y están por todas partes. Pero somos humanos: las cumplimos cuando podemos, cuando queremos y no siempre que debemos.…  Seguir leyendo »

Un seguidor del presidente de México, Andres Manuel López Obrador, usa su máscara en una celebración del primer año de su gobierno.Credit...Ronaldo Schemidt/Agence France-Presse — Getty Images

Miles, millones de personas han abrazado la fe y se golpean el pecho de amor y orgullo cuando ven a Donald Trump, Jair Bolsonaro, Nayib Bukele, Evo Morales o Cristina Fernández.

Son las masas: los creyentes. Votan gobiernos abiertamente autócratas o autoritarios y en ocasiones de vocación totalitaria que recortan derechos y flamean soluciones milagrosas (e imposibles). Y lo hacen porque, por fin, los han escuchado. No importa si son candidatos misóginos, xenófobos y racistas; mentirosos y corruptos; sectarios y violentos. El enojo y frustración de esas masas de votantes creyentes al fin encontró justificación: alguien les dice lo que querían oír.…  Seguir leyendo »