Diego Moñux

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La profesión del nuevo ministro de Ciencia ha dado lugar, en los primeros días de su mandato, a simpáticas referencias espaciales. Yo usaré una cinematográfica que, más que humor, encierra uno de los mayores retos a los que se enfrenta el ministro. En la primera película de la saga Star Wars, al comienzo de su duelo definitivo, Obi-Wan Kenobi le dice Darth Vader: “Si me eliminas, me volveré más poderoso de lo que puedas imaginar”. Algo parecido le ocurre al Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades: su verdadero poder vendría, paradójicamente, de su paso a un segundo plano; su desafío es ser tan poderoso como para dejar de ser protagonista.…  Seguir leyendo »

El reciente debate sobre la idoneidad de lanzar una misión tripulada a la Luna conecta, de alguna manera, con otros debates muy de actualidad en política científica y de innovación. Con reflexiones que recorren estos meses los pasillos de Bruselas y que, muy pronto, llegarán a nuestro país.

Aunque parezca un juego de palabras, es posible ser innovador en política de innovación: es posible —y necesario— ensayar nuevas aproximaciones al diseño de los programas públicos de apoyo a la I+D+i. Todos los profesionales del sistema —sean profesores, clínicos o gestores empresariales— saben a lo que me refiero: líneas prioritarias, gastos elegibles e intensidades de ayuda son, junto con una lista interminable de acrónimos europeos, su lenguaje cotidiano.…  Seguir leyendo »

Año 1567. El Rey Felipe II lanza un concurso internacional para la determinación de la longitud geográfica, estableciendo un premio para quien desarrolle una forma de medir la distancia angular con el meridiano cero. Los barcos españoles llevan casi un siglo recorriendo el Atlántico entre Sevilla y Veracruz y, desde hace una década, surcan también el Pacífico entre Manila y Acapulco. Utilizan métodos rudimentarios para medir la distancia recorrida de este a oeste, lo que genera numerosos problemas y obliga, en ocasiones, a desplazarse en zigzag. El problema es antiguo y conocido: mientras que la latitud es fácil de determinar con un astrolabio mediante la posición relativa de la estrella Polar, el cálculo de la longitud se resiste.…  Seguir leyendo »