Eileen Truax

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Una protesta en apoyo a los "dreamers" el 5 de octubre de 2017 Credit Jewel Samad/Agence France-Presse — Getty Images

Donald Trump cumplió su primer año en la Casa Blanca con el gobierno colapsado y el motivo fue la inmigración. El presidente Trump propuso un trueque: que el Congreso le permita destinar mayores recursos a las medidas de seguridad en la frontera entre México y Estados Unidos como condición para mantener la protección contra la deportación para 800.000 personas que llegaron al país siendo niños. Millones de dólares en control fronterizo a cambio de los dreamers.

La inmigración ha estado en el centro del discurso político de Trump; en buena medida lo ayudó a llegar a la presidencia. Su campaña electoral fue un atado de promesas aislacionistas y xenófobas: construir un muro, renegociar el TLCAN, expulsar a ciertos migrantes.…  Seguir leyendo »

La última semana de octubre un segmento de la avenida Pennsylvania, en Washington, fue cubierto con botas de construcción, utensilios de cocina y macetas con plantas. La acción buscaba representar el aporte que hacen a la fuerza laboral estadounidense 320.000 inmigrantes indocumentados y que en las próximas semanas podían quedar en riesgo de ser deportados.

La previsión empezó a cumplirse. El 6 de noviembre el gobierno de Trump anunció los primeros ajustes para rescindir el programa de Estatus de Protección Temporal (o TPS por su sigla en inglés), a los ciudadanos de Nicaragua y Honduras. Para Nicaragua, el programa ha quedado cancelado y sus 2550 beneficiarios contarán con una residencia provisional hasta el 5 de enero de 2019.…  Seguir leyendo »

Yunuen Bonaparte tiene 27 años y no puede planear su futuro. Me lo dice con mirada resignada mientras mueve una cucharita en su taza de té. Si obtiene un empleo, si recibe financiamiento para ir a la escuela, si alquila un lugar donde vivir, no sabe cuánto le durará el gusto: el presidente de Estados Unidos puede hacer de un plumazo que todo eso sea ilegal. Y, después de eso, con un golpe en la puerta, un agente de inmigración podría detenerla e iniciar un proceso de deportación en su contra. “Cada día tengo que pensar dónde voy a estar en los próximos meses.…  Seguir leyendo »