Enrique Fernández de Córdoba y Calleja

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Yo soy un acérrimo nacionalista de mi pueblo, Gondomar, cuyo aguerrido escudo llevo orgullosamente en una pegatina en mi coche. Gondomar es mucho mejor que la vecina Bayona. Ellos presumen mucho de su bahía, sus playas y su precioso castillo (tan ligado a mi familia), pero nosotros tenemos un pazo, también precioso, y nuestro clima es mucho más sano con tanto bosque. Así es que: ¡VIVA GONDOMAR! Sin embargo, ambos pueblos están hermanados en el valle Miñor. Es a los de Vigo a los que no hay quien aguante, engreídos con su puerto, su industria y sus miles de habitantes, que dicen que los del valle somos «de aldea» y que hacen chistes a nuestra costa.…  Seguir leyendo »

La obsesión por cambiar nombres de calles que recuerdan al franquismo, que se describe como un estado policial en el que se vivía bajo una angustiosa opresión, y sobre el que se dicen una increíble cantidad de mentiras y al que se echan cada día paletadas de estiércol en la televisión, los periódicos, el cine, etcétera, me animan, siendo casi octogenario, a tener la osadía de dar algunos datos sobre lo que supuso para España la larga etapa del franquismo.

Alguien, refiriéndose a la Leyenda Negra, escribió: «Lanzamos salivazos al aire, en la vertical, que acaban cayendo sobre nosotros mismos», pues las barbaridades que se decía que hicieron los españoles las hicieron (al tiempo que una obra magnífica) sus propios antepasados criollos.…  Seguir leyendo »