Estefanía Molina

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de diciembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hasta Carles Puigdemont vive ya en la era del posprocés. Desde Vox hasta la CUP, la campaña para las elecciones catalanas ha ido más de temas socioeconómicos que de independencia. Aún no se ha aplicado la amnistía, pero sus efectos ya se hacen notar: eliminar el secuestro emocional de la cárcel o de Waterloo, con tal de devolver la política a la realidad. Tanto es así, que a medida que va quedando atrás el sueño frustrado de 2017, renace una curiosa nostalgia transversal por aquellos tiempos de esplendor de la vieja Convergència que una vez fue.

El PSC fue hábil leyendo las coordenadas de estos comicios: “pasar página” tras diez años de gobiernos favorables a la secesión, una década perdida, a la vista de los malos resultados del informe PISA o la sequía.…  Seguir leyendo »

Feijóo, Ayuso y Aznar, el 28 de enero en una manifestación convocada por el PP en Madrid contra la amnistía.Claudio Álvarez

Alberto Núñez Feijóo se ha vuelto un misterio como líder nacional. Tan pronto lanza guiños a Junts, o se filtra la idea de que daría un indulto condicionado a Carles Puigdemont, como se pone a la cabeza contra la ley de amnistía. Y quizás la clave esté ahí: pudo haber sido un cadáver político la noche del 23-J, pero sobrevivió abrazando el favor de Isabel Díaz Ayuso, así como el todavía predicamento del aznarismo en la derecha actual. Ambos tótems atenazan ahora el discurso y la permanencia del presidente del Partido Popular.

Basta su historial como barón regional para ver que algo chirría.…  Seguir leyendo »

No todos los partidos independentistas amenazan por igual la unidad de España. Y es que no es verdad eso de que este país se rompecomo dice la derecha— por el peso que tienen Bildu, Junts, ERC o incluso los nacionalistas del PNV y el BNG para la gobernabilidad de Pedro Sánchez. La realidad quizás sea otra: nunca tuvieron más influencia en el Congreso todas esas formaciones juntas, o en sus comunidades autónomas, pero su afán de autodeterminación nunca fue tan inviable como ahora. Una especie de independentismo folclórico se abre paso.

El mayor ejemplo está en Euskadi. Según el barómetro de 40dB.…  Seguir leyendo »

Yolanda Díaz, este martes en la sesión de control al Gobierno en el Senado.Kiko Huesca (EFE)

El partido de Yolanda Díaz no existe, nunca ha existido: solo fue una plataforma para sostener a la izquierda alternativa ante el ciclo electoral de 2023. Y esa realidad cruda aflora ya con el batacazo en Galicia —que probablemente se repita en el País Vasco— e incluso con la falta de autoridad de Díaz frente a los comunes ante la caída de los presupuestos de Cataluña, o la ruptura con Podemos en el Congreso. Hete ahí la verdad incómoda: la vicepresidenta segunda no resulta tan buena líder como prometía en su papel de ministra de Trabajo.

Aunque no todo es culpa suya.…  Seguir leyendo »

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto al secretario de organización del PSOE, Santos Cerdán, en una reunión en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas.PSOE/EFE

Carles Puigdemont se ha amarrado a Pedro Sánchez. Con la luz verde a la ley de amnistía, lo siguiente pueden ser los Presupuestos Generales del Estado. Y es que Junts responde ya a una hipótesis clave: que haber enterrado la independencia para obtener la medida de gracia quizás no le esté provocando el mismo descalabro electoral que sufrió ERC en 2023, eso que tanto pánico le generaba. Una nueva pantalla se abre en Cataluña y hasta Puigdemont sabe que su relación con España —y con la derecha— también está cambiando.

Hete ahí la principal diferencia respecto a hace seis meses: muchos de los miedos de Junts sobre volver a la gobernabilidad se han ido disipando.…  Seguir leyendo »

Dicen que Pedro Sánchez se ha cargado a sus barones. Mientras el presidente continúa en La Moncloa, el PSOE perdió varias autonomías el pasado 28-M, cosechando una caída de más de 400.000 votos en toda España, y retrocediendo frente al nacionalismo ahora en plazas como Galicia. Y es que el PSOE federal es historia. Sánchez ha cambiado a sus baronías por los socios plurinacionales que le apoyan en el Congreso, pero ese giro no responde simplemente a un factor de egoísmo personal.

De un lado, porque es cierto que Sánchez ha edificado un partido presidencialista. Al ganar las primarias en 2017, laminó el contrapeso interno que suponía el Comité Federal.…  Seguir leyendo »

El PP de Feijóo ha destapado la caja de Pandora: la derecha no ocupa hoy La Moncloa porque sigue abierta la herida del 1 de octubre de 2017. De ahí bebe Vox, y también la maltrecha relación con Junts. Y es que el procés soberanista tiene muchas lecturas, pero la más importante ahora es que supuso una ruptura entre élites: entre la vieja CiU y el partido alfa de la derecha española. Quién sabe: quizás hasta Génova 13 haya llegado la tesis de que solo reconciliándose con Carles Puigdemont volverán al poder alguna vez.

Basta una anécdota para ilustrar la ruptura entre el PP y CiU.…  Seguir leyendo »

Carles Puigdemont y ERC pueden perder el monopolio de la Generalitat. Se ha instalado un clima de opinión en Cataluña de que las elecciones autonómicas, previstas para 2025, podrían dar sorpresas en el tablero político, con el salto al Parlament de otras formaciones independentistas, como la ultraderechista Aliança Catalana, o incluso, la pérdida del poder a manos de un tripartito o del PSC. Y ello es síntoma de cómo se empiezan a sepultar las lógicas que durante años vertebraron el procés.

Basta observar el volumen deliberado de críticas en el seno del movimiento hacia sus partidos, algo inaudito desde tiempos de Artur Mas en 2012.…  Seguir leyendo »

Un amigo de 34 años quiere irse de Madrid porque sobrevive “con 1.500 euros al mes”. Se ha vuelto un sueldo que se queda muy corto para una persona sola en una gran ciudad, véase Barcelona, donde el alquiler medio se disparó recientemente a 1.200 euros mensuales. Sin embargo, su salario está por encima de lo común en España, y si vuelve al pueblo no encontrará trabajo de lo suyo. Es el estado de nuestro ascensor social: no solo ha reventado para una mayoría, sino que muchos chavales con estudios superiores tampoco lograrán ya nunca ser aquella clase media, hoy tan depauperada.…  Seguir leyendo »

Isabel Díaz Ayuso y Alberto Núñez Feijóo, en la cena de Navidad del PP, el pasado 18 de diciembre en Madrid.SERGIO PEREZ (EFE)

Alberto Núñez Feijóo no da una desde que aterrizó en Madrid. Pareció que sería laureado como nuevo presidente del Gobierno, y fracasó. La derecha creyó que Pedro Sánchez no alcanzaría un acuerdo para seguir en La Moncloa, y erró. El Partido Popular lo viene fiando todo a las manifestaciones en las calles para mantener vivo el malestar por la ley de amnistía y desgastar al PSOE. Pero cuatro años de oposición se hacen demasiado largos para mantener el tono de tanta actividad. Por eso, Feijóo ha desarrollado la técnica silbato para perros para prolongar esa tensión.

No es casual que el líder del PP quisiera reunirse con Sánchez en el Congreso.…  Seguir leyendo »

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (a la izquierda), y el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, firman el acuerdo para la investidura el pasado 10 de noviembre en Madrid.Eduardo Parra (Europa Press)

El PNV aparece estos días como otra víctima de Pedro Sánchez. A cada acercamiento del PSOE a EH Bildu es imposible no pensar en el pánico de los peneuvistas a perder la lehendakaritza en las elecciones vascas de 2024. Sin embargo, el poderío del partido de Aitor Esteban no está en la actualidad en jaque solo por el auge la izquierda abertzale. Aquel PNV intocable, que en 2018 fue capaz de derribar siete años de Mariano Rajoy de un plumazo, se arroja a un fin de ciclo en la política española.

Basta una foto del dominio peneuvista. Julio de 2020.…  Seguir leyendo »

El 'expresident' catalán Carles Puigdemont interviene en la sesión del Parlamento Europeo con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el plenario, este miércoles en Estrasburgo.RONALD WITTEK (EFE)

Carles Puigdemont no puede cumplir su amenaza de dejar caer a Pedro Sánchez cuando quiera. El líder de Waterloo tendrá que sostener a este Gobierno, al menos, hasta que la amnistía se haya aplicado del todo y se hayan superado los obstáculos judiciales consiguientes. Así que partir peras con el PSOE nada tendrá que ver en adelante con el incumplimiento de los acuerdos, como Junts afirma, sino que dependerá de lo que a Puigdemont le convenga en cada momento. Y esa ruptura con Sánchez podría ocurrir a las puertas de las elecciones catalanas de 2025 para intentar derrotar a ERC.

Es la moraleja que deja la pretensión hasta ahora fallida de reconocer la oficialidad del catalán en la Unión Europea.…  Seguir leyendo »

Arnaldo Otegi, el 27 de noviembre en San Sebastián cuando hizo pública su renuncia a ser candidato a lehendakari en 2024.Javier Hernández

Bildu podría ganar las elecciones vascas de 2024 y, al día siguiente, habría voces afirmando que la sociedad vasca es filoetarra. Algunos no han entendido aún la evolución de las actuales Cataluña o Euskadi. La realidad es que la renuncia de Arnaldo Otegi como candidato a lehendakari  demuestra que Bildu está dispuesta a soltar símbolos del pasado en aras de su normalización política. Y ello no solo tendrá implicaciones autonómicas a corto plazo; también lanza un aviso a Pedro Sánchez y a la derecha en España.

La coalición abertzale vivía hasta la fecha entre dos aguas, fruto de la brecha generacional que atraviesa ese espacio.…  Seguir leyendo »

Pedro Sánchez, durante el primer día del debate de investidura que le permitió revalidar su permanencia en La Moncloa.Kiko Huesca (EFE)

A Felipe González no le gusta la amnistía, ni se haría fotos con Carles Puigdemont en Waterloo: al PSOE no lo reconoce ni la madre que lo parió. Aunque quizás nos preguntamos demasiado si González o Alfonso Guerra se identifican con su partido actual, en vez de preguntarnos si la generación de jóvenes de izquierdas de hoy votaría a los líderes del PSOE de 1982. Cabe pensar que no. Pedro Sánchez sólo es el síntoma de cómo España y la izquierda han cambiado en 40 años, pese al recelo de la vieja guardia hacia el Frankenstein.

Y es que la supervivencia del PSOE ha sido la gran preocupación de sus exdirigentes en estos años: temían que el partido se hundiera por pactar con Podemos o el independentismo vasco y catalán.…  Seguir leyendo »

Captura de vídeo del encuentro entre Iratxe García, Santos Cerdán, Carles Puigdemont y Jordi Turull, el pasado lunes en Bruselas.

Habrá investidura, si nada se tuerce, porque Carles Puigdemont ya tiene lo que quería: parecer distinto al partido de Oriol Junqueras. La foto del socialista Santos Cerdán en Bruselas bajo un cuadro del referéndum ilegal del 1-O era el broche que Puigdemont necesitaba para vender a sus bases que ellos no son unos vendidos como Esquerra, sino los garantes de las esencias independentistas. “Menudo gol” o “Que ERC aprenda” festejaban algunos afines a la ruptura en las redes. Pero la realidad es que el líder de Waterloo también se ha rendido, y por eso, Pedro Sánchez será investido.

Basta revisar la hemeroteca.…  Seguir leyendo »

La princesa de Asturias, Leonor de Borbón, el pasado 20 de octubre en Oviedo.Samuel de Roman (Getty Images)

La princesa Leonor es una incógnita para el independentismo. Junts, ERC, Bildu, e incluso los nacionalistas BNG y PNV, no acudirán hoy a la jura de la heredera al trono ante las Cortes, aun sin saber nada de su eventual reinado. Sin embargo, nada más desconcertante para los independentistas que el que la futura reina sea capaz de hablarles en catalán como si fuera nativa. Otra relación con los símbolos de España puede abrirse paso, en un contexto en el que la independencia ya no moviliza en Cataluña como hace 10 años.

Lo ilustró uno de los últimos estudios del CEO, el CIS catalán: las generaciones más jóvenes de catalanes muestran menos interés en la ruptura.…  Seguir leyendo »

Ione Belarra y Yolanda Díaz, en el mitin con el que Sumar cerró en Madrid la campaña del 23-J.ALVARO GARCÍA

Podemos se huele que Yolanda Díaz podría dejarles sin ministerio, de prosperar otro Gobierno de coalición. Los mismos que tras el 15-M decían que la política no va de sillones proclaman ahora que las caras importan para materializar los acuerdos. Y la verdad es que Díaz se enfrentará pronto a la rabieta de su socio para no caer en la irrelevancia en el Congreso. Aunque sería un error subestimar a la vicepresidenta en su capacidad de torear a Podemos.

Basta analizar la hemeroteca. Ione Belarra copaba portadas la semana pasada por su choque con la Embajada de Israel en España. El partido volvía a la palestra en una causa tan significativa para la izquierda, noqueando el protagonismo de Sumar.…  Seguir leyendo »

A Alberto Núñez Feijóo le conviene que haya amnistía a largo plazo. Quién sabe si el líder del Partido Popular no es ya consciente de que las heridas en Cataluña, cuyo máximo exponente es Vox, son el motivo de su investidura fracasada. No es casual que Feijóo se deshiciera en guiños al PNV o a Junts, asumiendo que son los votos que le faltaban para llegar a La Moncloa. Algo se mueve en la cosmovisión de la derecha, vista la vehemencia con que Feijóo espetó a EH Bildu eso de “ustedes no son ni Junts, ni ERC, ni el BNG. Ustedes son otra cosa”.…  Seguir leyendo »

Feijóo fracasará por la herida del 1-O

La derecha ha creado un monstruo, el de la intransigencia territorial, que devorará a Alberto Núñez Feijóo en su previsible investidura fallida. Ni el PNV puede entrar ya en la ecuación con un partido como Vox. Si bien, la ultraderecha solo es la consecuencia del giro excluyente y cainita que algunos altavoces del Partido Popular llevan alimentando desde hace años. La manifestación contra la amnistía solo supone un símbolo más de por qué Feijóo no puede llegar a la Moncloa mientras el PP no cure sus aún profundas heridas alrededor del 1 de octubre de 2017.

Basta una imagen en el Congreso para entender la magnitud del giro intransigente a la derecha: los diputados de Vox dejando el pinganillo en el escaño de Pedro Sánchez durante el primer pleno en que se podían hablar lenguas cooficiales.…  Seguir leyendo »

Alberto Núñez Feijóo fantasea con el partido de Carles Puigdemont. Feijóo sabe que el Partido Popular está muy solo y que tiene muy pocas opciones de pactar con ningún socio nacionalista si está Vox en la ecuación. Los intentos del PP con Junts son, por tanto, una mera escenificación para dar a entender que la derecha aún puede dialogar con alguien, y diluir el chasco de un no del PNV en la investidura. El problema es que Junts y el PP jamás retomarán la relación que había con CiU mientras siga vivo el espíritu del 1-O.

Es la realidad política del partido de Puigdemont: su único eje fundacional se remonta al referéndum ilegal, cuyas heridas todavía siguen abiertas en Cataluña.…  Seguir leyendo »