Federico Ysart

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hoy, la cultura dominante en la política española es socialdemócrata, y de ella se nutren programas, propuestas y discursos de las dos grandes organizaciones que han venido protagonizando el bipartidismo imperfecto que ha gobernado nuestra democracia con el auxilio ocasional de nacionalistas o extremismos utópicos. En ninguna de aquellas alianzas coyunturales estuvo presente el liberalismo. La realidad es que desaparecido don Salvador de Madariaga, precisamente en el año en que estrenamos Constitución, la agenda liberal apenas cuenta hoy con un par de nombres propios, y ambos importados; uno llegado de Perú y el otro de Argentina.

El liberal no es un espacio natural en nuestro panorama político.…  Seguir leyendo »

Cuestión de principios

Esto va más allá de celos y ambiciones personales. El aquelarre montado en el partido que encabeza la oposición al sanchismo ha de tener razones más profundas que un día, cuando quizá sea ya demasiado tarde, llegaremos a conocer. Hasta ahora las ideológicas formalmente no han entrado en escena. Como en una pintura negra goyesca, personajes de pelaje diverso, azuzan a los encarados en su cruce de invectivas.

La crisis larvada durante meses explosionó a raíz de la pírrica victoria popular en los recientes comicios castellanoleoneses. Las urnas pusieron a los ganadores ante un dilema; cuestión de hondo calado, pues la respuesta en uno u otro sentido condicionaría la manera de hacer oposición desde el centro derecha.…  Seguir leyendo »

Tal vez distraídos por las sucesivas crisis económicas sufridas durante el último decenio, las élites, los responsables sociales, los políticos y desde el primero hasta el último contribuyente, no han prestado la atención debida a la progresiva depauperación de las reglas y principios democráticos que han abocado a la situación actual. Las cosas han llegado a tal punto que ya no cabe ignorar que el elefante está blandiendo su trompa en medio de la cacharrería.

Las valoraciones de nuestros responsables políticos que reflejan todas las encuestas revelan que los ciudadanos echan en falta ese tipo de figuras que a lo largo de la Historia han servido de catalizadores de las esperanzas de un pueblo para superar dificultades.…  Seguir leyendo »

La nueva embestida contra los muros de nuestra historia, proyecto de ley incluido, asalto al cementerio de Cuelgamuros y otras ocurrencias para tapar las vergüenzas del sanchismo, me ha traído a la memoria lo que hace algún mes oí a un sayón de la cofradía de la hemipléjica memoria histórica: hay que transmutar la actual sede de gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid en un museo de los horrores de la dictadura franquista. Así, argüía el chiquilicuatre, la luz entrará en los oscuros calabozos soterrados donde la Dirección General de Seguridad se instaló al término de la última guerra civil.…  Seguir leyendo »

«No que me hayas mentido, lo que me aterra es que ya no pueda creerte», dejó escrito Nietzsche en un breve ensayo sobre la verdad y la mentira. Más allá de su valoración ética, la acción de mentir arruina la confianza, base fundamental de la convivencia en cualquier comunidad, desde las más simples, como la familia, hasta las complejas sociedades políticas. Cuando los ciudadanos pierden la confianza en sus instituciones y dirigentes, la democracia se corrompe.

Acabamos de vivir un ejemplo clamoroso en el aquelarre con que Trump puso punto final a su presidencia, con el asalto al templo de la soberanía del pueblo norteamericano.…  Seguir leyendo »

El primer problema político de España no son los Presupuestos Generales del Estado; es el estado de la convivencia nacional. En los nueve meses de la legislatura en curso la política se ha envilecido como nunca lo había hecho en cuarenta y cinco años. La democracia está hoy sujeta al interés espurio de un sujeto político que ha desnaturalizado un partido para acomodarlo a sus personales ensoñaciones.

Esto no ha sucedido en un partido minoritario, sin relevancia social; ésta es la situación en que se encuentra el PSOE, uno de los dos partidos que han venido turnándose en el Gobierno, con mayor o menor fortuna, durante los últimos años.…  Seguir leyendo »

En el destrozo de la figura de Don Juan Carlos lo grave no es la condena mediática a que ha sido sometido sino el borrón con que se pretende anular el esfuerzo pacificador que por vez primera en nuestra historia acometieron con éxito tres generaciones de españoles: la que protagonizó una guerra civil y las dos inmediatas de la posguerra. La construcción de una plataforma de convivencia para todos sobre los principios de libertad, justicia, igualdad y pluralismo político no fue un milagro llovido del cielo. Se fraguó y consolidó gracias al amplio consenso social que promovió el Rey Juan Carlos I.…  Seguir leyendo »

Desde un organismo público de la Administración General del Estado se produjo en la noche del sábado 21 de marzo un súbito golpe al sistema constitucional. Tras el título «Monarquía en estado de alarma», la primera cadena de TVE dedicó trece minutos al impacto producido por el chantaje que han lanzado al Estado un policía corrupto y una empresaria de dudosa trayectoria que hace algunos años sirvió a Don Juan Carlos.

Emitido precisamente antes de su informativo de mayor audiencia, el contenido del espacio estuvo en las antípodas de lo que cabe esperar de una televisión estatal. El guión y las intervenciones de los invitados a emitir juicios sobre el asunto parecían programados para socavar la piedra angular de nuestra democracia, de la monarquía parlamentaria.…  Seguir leyendo »

Este 6 de diciembre, ¿tendrán los españoles algo más importante que manifestar públicamente su homenaje a la Constitución? La cuestión trasciende de ideologías y partidos; es la hora de la gente, del pueblo que lleva viviendo cuarenta largos años en paz gracias a la concordia que la alumbró.

El país es mucho más ancho y profundo que lo que manifiestan sus instituciones representativas; en gran medida está viviendo al margen del juego que en ellas se practica. Es lo propio de las sociedades de ciudadanos libres y capaces de expresar sus sentimientos.

Celebrar la Constitución no va de enfrentar banderas por las calles, ni de increpar a nadie; ni siquiera a los que trabajan denodadamente para desmontar sus anclajes.…  Seguir leyendo »

¿ Por qué no gritar ¡Viva el Rey! cuando desde una institución pública se promueve la guerra contra el Estado español? Que la amenaza parta del ridículo personaje que preside la Generalitat catalana no disminuye la afrenta. Y demuestra cuán bajo ha llegado a caer una sociedad que mantiene al frente de su autogobierno a un golpista xenófobo teledirigido por un forajido.

Resulta estupefaciente el estruendoso silencio de tantos demócratas frente a agresiones como esta a nuestro sistema de libertades. Tal vez esa apatía forme parte de una cultura cívica, la de nuestra sociedad actual, que hunde sus raíces en el régimen instaurado por los vencedores de una lejana Guerra Civil.…  Seguir leyendo »

Hasta aquí llegó la Transición. Cuatro décadas no son poco; más de una generación ha durado el ejercicio de la democracia levantada sobre los escombros del franquismo. Los españoles hemos vivido los mayores niveles de libertad y progreso de nuestra historia. Pero el proceso está llegando a su término. La sociedad se muestra apática, carente de respuestas frente a nuevos problemas. Por vez primera en mucho tiempo la convivencia civil está amenazada; los consensos básicos sobre la que se asienta se han resquebrajado.

Los partidos que protagonizaron este largo período de normalidad democrática están cayendo víctimas de una incapacidad progresiva para acoplarse a la realidad, y una gran mayoría de ciudadanos no se siente por ellos representada.…  Seguir leyendo »

Claro que la oposición no debe lealtad al gobierno de turno, sólo a los intereses generales del país y su sistema constitucional. Oponerse al poder ejecutivo significa vigilar el uso de su ejercicio, juzgar sus iniciativas y abrir otras alternativas. Es una de las claves del sistema parlamentario, piedra angular de la democracia representativa.

Pero no es lo que aquí se usa. Hoy la presunta alternativa de gobierno dedica sus mejores esfuerzos a obstaculizar la salida de los problemas que realmente preocupan al común. Condena más que critica, que sería lo propio; trata de arrasar cualquier iniciativa gubernamental, desde las meramente instrumentales hasta las fundamentales para la salvaguardia del sistema.…  Seguir leyendo »

Tras un año perdido inútilmente se han acumulado los deberes; demasiados problemas pendientes de resolver, y tan perentoriamente, que pocos parecen ocuparse de sus causas. Y las cosas no suelen suceder por casualidad.

La diferencia entre causalidad y casualidad va más allá de la alteración de un par de letras; es poco menos que la que separa el ser de la nada, el orden del caos. Yendo a las entrañas de nuestro idioma, causalidad es ley en virtud de la cual se producen efectos, mientras que la RAE define casualidad como la combinación de circunstancias que no se pueden prever ni evitar.…  Seguir leyendo »

«Las reformas que se requieren precisan de grandes consensos. Así se construyen los países, lo contrario es sembrar el camino al populismo fácil, al líder que emerge con un par de frases bien hilvanadas y que es capaz de capturar la imaginación». El juicio es de un socialista con probado sentido de Estado. Uno de los líderes de la oposición a la dictadura que en la transición a la democracia supo transar en aras de los intereses generales o del bien común, que viene a ser lo mismo. Comenzada la campaña electoral, resulta desolador escuchar los primeros pronunciamientos de los partidos que aspiran a meter mano en el gobierno de la Nación sin tener las fuerzas necesarias para alcanzar el podio.…  Seguir leyendo »

Recién cumplidos treinta y seis años de vida, nuestra democracia está pidiendo una puesta a punto para servir de marco de convivencia a la sociedad de nuestros días. Demasiadas cosas han cambiado en este tiempo, demasiadas rigideces colapsan nuestro sistema representativo, demasiadas improvisaciones sin poso ni reposo amenazan el buen sentido de las reformas pendientes.

Nuestro régimen de libertades se asienta sobre fundamentos sólidos; fue diseñado para soportar holgadamente el peso del conjunto de los nacionales con todas sus ambiciones, incluidas las tensiones más probables en las sociedades de nuestro tiempo y entorno cultural.

Sus vigas y muros maestros han resistido durante decenios tracciones provocadas por crisis económicas, importadas o ganadas a pulso cuando nos creímos lo que no somos; crisis sociales, en buena medida consecuencia de los efectos que las económicas provocan en una población culturalmente depauperada; la crisis de valores engendrada por planes educativos funestos y nutrida de la basura que destilan a diario algunos medios y cadenas televisivas.…  Seguir leyendo »

Pujol y los filisteos

Siete millones y medio de habitantes, cuarenta y una comarcas, novecientos cuarenta y seis ayuntamientos; no es tan grande Cataluña como para que el hombre que todo lo controló durante veintitrés años… y después también, no conozca dónde cada cual esconde sus trapos sucios. ¿Resistirá Jordi Pujol la tentación de desvelar lo que sabe, de romper el círculo de confianza, la complicidad que ha hecho posible los desmanes de su clan ahora descubiertos?

La clase política catalana no resistiría el cataclismo que el pequeño gran hombre, hoy defraudador confeso, puede provocar sacudiendo las entretelas de sus rivales. Comenzando por el partido de los socialistas catalanes que se acalló tras aquella denuncia que hace nueve años lanzó en el Parlament Maragall, presidente de la Generalitat a la sazón.…  Seguir leyendo »

Ypor si algo faltara, ahora el cambio climático. Pocas certezas subsisten hoy capaces de afianzar la confianza de los españoles en su futuro, en un futuro mejor. El cúmulo de circunstancias en que diariamente se ven enredados ha disuelto gran parte de los anclajes que los mantenían enraizados en una determinada cultura; principios diversos que, entrelazados, han venido definiendo los rasgos de nuestra sociedad.

La necesidad de un golpe de timón comienza a abrirse paso en los sectores más sensibles de la opinión pública nacional. Golpe de timón no tanto para cortar de raíz algunos bochornosos episodios nacionales de nuestros días como para infundir la convicción de que alguien está al timón, alguien concreto, conocido, que sabe adónde ir y cómo llegar.…  Seguir leyendo »

Haber avivado el fuego secesionista aprovechando una crisis económica que mantiene en la calle a la cuarta parte de la población activa del país tiene un nombre: felonía. Y a la felonía de los gestores de la Generalitat se une su torpeza por haber mezclado en el hervidero románticos ideales del nacionalismo utópico cultivado por una parte de la burguesía catalana con los intereses políticos de la minoría radical que solo en su pequeña república soñada podría alcanzar cotas de poder inaccesibles en el conjunto español.

No tiene explicación razonable que la estructura de un sistema democrático amenace ruina por los desatinos de sus autoridades en una parte del territorio nacional.…  Seguir leyendo »

Haber avivado el fuego secesionista aprovechando una crisis económica que mantiene en la calle a la cuarta parte de la población activa del país tiene un nombre: felonía. Y a la felonía de los gestores de la Generalitat se une su torpeza por haber mezclado en el hervidero románticos ideales del nacionalismo utópico cultivado por una parte de la burguesía catalana con los intereses políticos de la minoría radical que sólo en su pequeña república soñada podría alcanzar cotas de poder inaccesibles en el conjunto español.

No tiene explicación razonable que la estructura de un sistema democrático amenace ruina por los desatinos de sus autoridades en una parte del territorio nacional.…  Seguir leyendo »

El partido de Rajoy sobrevive bajo la mayor crisis de su historia. Para muchos ha perdido su propio instinto de conservación. Antes de replicar al chantajista que lo tiene acosado desde hace meses parece estar aguardando a conocer la última pieza de escándalo. La entrada en liza de un diario nacional y de la oposición política ahonda la dimensión de la crisis. Al menos, formalmente. Un debate global sobre las malas prácticas de los partidos y la corrupción que parece inherente al acceso al poder, imprescindible bajo cualquier modalidad parlamentaria, podría reponer a la política en su sitio natural, que no es el de los sucesos.…  Seguir leyendo »