Felipe-José de Vicente Algueró

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Julio de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La señora ministra de Educación y Formación Profesional ha declarado que este curso académico no habrá aprobado general. Y tiene razón por los motivos que ha expuesto: hacerlo sería despreciar el esfuerzo de los alumnos que han trabajado bien durante los dos trimestres presenciales y el último a distancia. Pero la señora Celaá ha matizado esta afirmación con unas palabras que pueden llevar a cierta confusión: ha dicho que la norma general ha de ser la promoción de curso y la repetición, una situación excepcional que debe justificarse debidamente. En algunas CCAA se ha llegado, incluso, más lejos. En la Comunidad Valenciana, por ejemplo, en una circular enviada por la Consejería de Educación a los centros se dicta normativamente que «el criterio general en todos los niveles y etapas educativas debe ser la promoción al curso siguiente de todo el alumnado».…  Seguir leyendo »

Utilizando la muletilla de Rajoy en sus discursos, podríamos decir que un pacto educativo en España es oportuno y conveniente. Es más, es necesario. Las razones son obvias y derivan de la realidad interna (de los vaivenes del sistema educativo porque cada partido ha querido elaborar su propia ley) y externa (porque lo habitual en casi toda Europa es fundamentar la educación en un pacto de Estado, al menos en sus principios básicos).

¿Es posible un pacto educativo en España? Empezaré diciendo que ya existe uno que, por ser básico, no es menos importante: el artículo 27 de la Constitución. Su redacción comportó no pocas complicaciones hasta conseguir expresar el consenso que los legisladores y la sociedad española quisieron para la educación al votar la Constitución.…  Seguir leyendo »

El retorno del clericalismo… en Cataluña

El clericalismo es llevar la influencia de la Iglesia y del clero más allá de su misión pastoral, de pretender que los laicos católicos, en cuestiones temporales, sigan las directrices políticas de los clérigos. El anticlericalismo español, una constante de nuestra historia, no se entiende sin el previo clericalismo que convertía al clero en dirigente de las opciones políticas que debían seguir los católicos. «El anticlericalismo», ha escrito Paul Aubert, «mucho más que el rechazo de la doctrina o del magisterio de la Iglesia, es una reacción contra el clericalismo (…) De manera inversa el clericalismo no es la práctica de la religión, sino la desviación de ésta con fines políticos».…  Seguir leyendo »

Hace unos días el presidente del Gobierno dijo que el ministro Wert había cumplido el programa electoral del PP con la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). Basta revisar el citado programa para observar que estas declaraciones no se ajustan a la realidad. El programa sobre Educación no universitaria es escueto (14 medidas, más bien genéricas) y pocas concreciones, pero sí contiene una: «El Bachillerato constará de tres cursos, de los cuales el primero tendrá carácter de iniciación». Esta propuesta fue reiterada por el presidente en su investidura: «Promoveremos un Bachillerato de tres años, con el objetivo de mejorar la preparación de los futuros universitarios y elevar el nivel cultural medio de España».…  Seguir leyendo »

El día 30 de octubre, el Consejo Escolar del Estado liquidó en una mañana el dictamen sobre anteproyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Tras el abandono del plenario de una parte importante de consejeros, se aprobó un dictamen con recomendaciones de poco calado. Observaciones razonables fueron laminadas. Incluso enmiendas que pretendían recuperar el texto de la LOCE (la anterior ley educativa del PP) fueron rechazadas. El anteproyecto sigue produciendo desencanto en unos, rechazo en otros.

El programa educativo del Partido Popular contenía una gran reforma: hacer que España tuviera un Bachillerato de duración similar al de la mayoría de países europeos.…  Seguir leyendo »

En la página 84 del programa electoral con el que el Partido Popular concurrió a las pasadas elecciones puede leerse: “El Bachillerato constará de tres cursos, de los cuales el primero tendrá carácter de iniciación”. Mariano Rajoy, en el discurso de investidura y con una frase muy similar, volvió a prometer un Bachillerato de tres cursos. Durante los ocho años de oposición, los responsables de temas educativos del partido han repetido en diversos foros la necesidad de acomodar nuestro Bachillerato a los estándares europeos (de tres o más años en casi todos los países). Un Bachillerato de tres años era, por lo tanto, no sólo una promesa electoral, sino una reforma necesaria de nuestro sistema educativo.…  Seguir leyendo »