Fernando Hernández Barral

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

“Le dije: Mr. X, creí que usted era productor, ahora veo que es exhibidor”.

1940, plató de la MGM. Arthur Freed es conocido por su toque mágico para el cine musical, ha producido alguna obra importante pero lo mejor está por venir, de sus manos saldrá la pieza maestra del género: Cantando bajo la lluvia (1952). En su despacho, a solas, Freed recibe a la estrella infantil Shirley Temple -doce años- la niña prodigio del musical. En un momento de la entrevista Freed se desabotona los pantalones y le enseña a la actriz su miembro viril.

Shirley Temple es un caramelo para los depredadores como Freed, cabeza visible de la manada de pedófilos hollywoodiense.…  Seguir leyendo »

Las secuencia inicial no podía ser más desconcertante: un tipo de mediana edad superaba una crisis de ansiedad contemplando a los patos que abrevaban en su piscina. El episodio piloto se emitió a finales de 1999. No llamó mucho la atención. Ni siquiera hoy en día está considerado entre los mejores episodios de apertura aunque la serie que inició está en todas las antologías. Terminaba con un final demasiado abierto, el ritmo era lento, parecía poco televisivo. Pero fue el principio de todo.

Ciertamente el episodio número uno de Los Soprano marcó el advenimiento de una nueva era en la ficción televisiva.…  Seguir leyendo »

Poco importa que The Revenant no haya ganado el Oscar. La 88ª edición de los premios más importantes de la industria cinematográfica siempre será recordada por la sonrisa del chico de Titanic. Leonardo DiCaprio subió al escenario y sin titubear, contento pero no engallado, agradeció a sus compañeros el trabajo bien hecho. Y reivindicó la lucha contra el cambio climático.

Con su Oscar, DiCaprio se confirma como el nuevo Brando, heredero de Paul Newman para una generación que hoy tiene veinte años. Sorprendente. Parecía que nunca lo conseguiría, llevaba tatuado en la frente “yo fui un niño prodigio”. De sus comienzos le ha redimido una filmografía asombrosa en la última década, a lo largo de la cual ha encarnado a una serie de personajes (Hoover, Gatsby, Howard Hughes) claves para la historia de EEUU.…  Seguir leyendo »

La crítica ha vapuleado al último hito del cine español, una secuela cuya taquilla final puede alcanzar los cuarenta millones de euros.

Hace tres años, cuando se rodó la primera parte del film, nadie sospechaba la euforia venidera. Se trataba de una película más, simpática y honrada. Quizás el único sabedor de las auténticas posibilidades de su retoño era el magnate italiano que había colocado las piezas del proyecto: un argumento similar al de una reciente comedia francesa, dos guionistas televisivos, un actor viral, un productor de confianza…

Y la película obró el milagro: salas llenas en plena crisis, espectadores que la vieron hasta dos y tres veces.…  Seguir leyendo »