Fernando Lara

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de enero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Los problemas del cine en España se enfocan como si sólo fueran importantes porque afectan a un sector de gran relevancia en los medios. Pero lo verdaderamente significativo es plantear lo que sucede con los espectadores. Son sus posibilidades de disfrute ante una oferta cinematográfica atractiva, plural y variada lo que realmente está en juego. Esa oferta se halla cada vez más amenazada por los problemas que afronta la distribución independiente en nuestro país y que, de no resolverse, pueden traducirse en un rápido empobrecimiento cultural y social del público, limitados a conocer las producciones de Hollywood y, en todo caso, las españolas cuyos títulos más taquilleros los suelen comercializar, para más inri, compañías multinacionales de propiedad norteamericana.…  Seguir leyendo »

Dicen las crónicas que, una vez enseñoreados de los mares y sin capacidad para combatirlos, diversos Estados decidieron integrar a los piratas en sus flotas armadas. Con diversos precedentes en la antigüedad, fue Inglaterra la que destacó en esta iniciativa: tras no dudar en concederle en 1580 el título de Sir a su máximo icono, Francis Drake, por haber aportado a la Corona un tesoro de 326.580 libras, le otorgó todo el apoyo real durante el siglo XVII. Actitud a la que se sumaron otros países como Francia y Holanda con sus patentes de corso y que España sufrió devastadoramente en carne propia.…  Seguir leyendo »

Se puede conseguir fuera lo que no se consigue dentro? ¿Es un espejismo o una simple huída hacia delante pensar que en el exterior se encuentran los caminos que no se vislumbran en el interior? Cabe plantearse estos interrogantes por cuanto se dijo, mucho e importante, en el Encuentro de Productores Audiovisuales Españoles que, organizado por la patronal del sector (FAPAE), se celebró en Madrid hace pocas fechas. Porque la mayoría de quienes intervinieron veían fuera de nuestras fronteras las soluciones que no hallaban dentro para mejorar la situación del cine español.

Y ello en un doble sentido. Primero, buscando financiación en las coproducciones con otros países para poder hacer frente a los costes crecientes que necesita una película si quiere llegar a ser competitiva.…  Seguir leyendo »

El viejo adagio de que la carencia de noticias implica la mejor posible de ellas –no news, good news-, no se está cumpliendo en los últimos tiempos del cine español. Salvo el tema del doblaje al catalán, diversos premios y algunas entrevistas sobre estrenos puntuales, nuestro cine apenas ha generado titulares ni reportajes a lo largo de estos meses. Parece que vivimos en una especie de calma chicha, de ese clima un tanto indeciso que no acaba de definirse. Cualquiera diría que nos estamos aproximando a un nirvana, a una tranquilidad aceptada y asumida plenamente después de tantos episodios aireados a los cuatro vientos.…  Seguir leyendo »

Son adorados, venerados, imitados; pero también, tantas veces, odiados, insultados, vejados. Son apasionados, reivindicativos, divertidos; pero también, en muchas ocasiones, vanidosos, exigentes, caprichosos… Son los actores y las actrices, unos profesionales siempre expuestos a la mirada del público, a los vaivenes de la popularidad, unos seres especialmente vulnerables y frágiles situados en el ojo del huracán de la opinión de los demás, tan vinculada a los criterios dominantes o a los caprichos de moda. Nadie como ellos para sentirse triunfadores o desamparados, los reyes del mundo o los más desgraciados del planeta, los conductores de masas o los más débiles, incesantemente sometidos a una llamada redentora.…  Seguir leyendo »

Existen en España museos de todo tipo, orden y condición, algunos bastante pintorescos como los que se dan en ciertas autonomías y municipios. Pero, paradójicamente, no existe un Museo de nuestro cine. Tanta afición al séptimo arte, tantas figuras aportadas a la cinematografía mundial, tantas películas que son ya referencias ineludibles, y no contamos con un centro que recoja 115 años de historia y la acerque a los ciudadanos. Todo un contrasentido.

Hay, sí, en Girona, el importante Museo Tomàs Mallol, al igual que el interactivo Centro Buñuel de Calanda y colecciones destacadas como la de Basilio Martín Patino que se exhibe permanentemente en la Filmoteca de Castilla y León o la de Josep María Queraltó que itinera por diversos festivales y salas.…  Seguir leyendo »

Hace ahora poco más de dos años, el 20 de diciembre de 2007, se aprobaba la Ley del Cine en el Congreso de los Diputados. Una Ley que venía a reforzar el tejido industrial y el impacto cultural del cine español, pionera en el ámbito europeo al diferenciar y respaldar decididamente a los sectores independientes de la producción, la distribución y la exhibición. Una Ley que, además de otros muchos aspectos, aseguraba el carácter estatal del Fondo de Protección a la Cinematografía y planteaba nuevas ayudas, además de salvaguardar la cuota de pantalla destinada a las obras comunitarias. Medidas todas ellas articuladas para la mejora de nuestro cine, como así lo entendieron todos los Grupos Parlamentarios, cuya votación sobre la Ley fue unánime.…  Seguir leyendo »

Siempre ha habido ricos y pobres, dicen. Quizá sea una muestra de fatalismo histórico, pero las diferencias sociales en el mundo están lejos de desaparecer. Al contrario, y pese a importantes iniciativas en la ayuda al desarrollo, se percibe día a día una mayor separación entre las clases privilegiadas y las clases desfavorecidas, llevadas tantas veces al terreno de la marginalidad. Algo muy similar está sucediendo hoy en el cine español.

No es un fenómeno nuevo, pero se viene agudizando en el conjunto de nuestra cinematografía: las películas ricas cada vez lo son más (aunque tampoco sean demasiadas) y las pobres casi están llegando a la indigencia o, simple y llanamente, a no hacerse.…  Seguir leyendo »

Era la mañana del Jueves Santo cuando la actual ministra de Cultura me comunicaba telefónicamente mi destitución al frente del Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA). Nada que objetar: un ministro tiene todo el derecho a formar su propio equipo, y Ángeles González-Sinde a elegir a Ignasi Guardans en mi lugar. Por mi parte, seguí trabajando en el Instituto las semanas que mediaron entre que la noticia se filtrase a los medios y la toma de posesión de mi sucesor. Ni los ciudadanos ni las empresas tienen la culpa de los cambios gubernamentales y estimé que no se debía parar el funcionamiento de un organismo público, sino lograr una transición lo más fluida y rápida posible.…  Seguir leyendo »