Fernando Luengo Escalonilla

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La muerte del temporero de Murcia Eleazar Benjamín Blandón nos sobrecoge, especialmente por las condiciones en que se ha producido: unas jornadas de trabajo extenuantes, en unas condiciones terribles. ¿Habrá una investigación exhaustiva que depure responsabilidades e imponga un castigo ejemplar a los culpables? Veremos.

Pero nos equivocaríamos si pensáramos que estamos ante un empresario o un pequeño grupo de empresarios sin escrúpulos, una “manzana podrida” en un cesto sano. Lo cierto es que las condiciones en que trabajan en el campo muchas personas migrantes, a los que no dudamos en calificar como “trabajadores indispensables”, son indecentes. Es su manera de ser competitivos, de estar en el mercado, de ganar dinero.…  Seguir leyendo »

Se dice, y es verdad, que la crisis económica y social provocada por la pandemia lo cambia todo. Cabe preguntarse, en este sentido, si también supone el punto final de lo que conocemos como “neoliberalismo”. Entendido como el entramado de políticas, dinámicas económicas e intereses que han impregnado en las últimas décadas las agendas de los Gobiernos y de las instituciones internacionales —y, por supuesto, también de las comunitarias—, en torno a la bandera de “más mercado”.

Es cierto, la crisis actual ha revelado dramáticamente la fragilidad e inconsistencia de los postulados básicos neoliberales. Esto es lo que ha acontecido con la división internacional del trabajo articulada en torno a las cadenas transnacionales de creación de valor.…  Seguir leyendo »

Una manera de desvirtuar y finalmente desactivar el debate, imprescindible, sobre la Europa que queremos y necesitamos es encerrarlo entre las cuatro paredes que levanta el pensamiento dominante y el establishment, o situarlo alrededor de dilemas, predeterminados también desde el poder.

Frente a la no Europa, representada por los populismos y los extremismos de uno u otro signo, se trataría de reivindicar más Europa, las esencias de un proyecto europeo que la crisis económica habría desdibujado y debilitado, un proyecto que habría permitido avanzar en la construcción europea, superando o esquivando las evidentes divergencias entre los países que lo integraban.

Urge desembarazarse de estas y otras camisas de fuerza.…  Seguir leyendo »

Desde que Podemos irrumpió en el panorama político, buena parte de los medios de comunicación y de los partidos tradicionales se han puesto manos a la obra para desacreditar esta nueva y prometedora formación. Uno de los argumentos esgrimidos consiste en afirmar que carecemos de un programa económico digno de tal nombre y que, de aplicarse, éste llevaría a nuestra economía a una situación crítica.

No es nuestra intención proceder a una defensa numantina del programa de Podemos en el ámbito de la economía. No tendría sentido, entre otras razones porque dicho programa, así como los principios políticos y la estructura organizativa, están siendo objeto de un amplio debate que culminará en la asamblea constituyente que se celebrará a lo largo de las próximas semanas.…  Seguir leyendo »

Es necesario que la evolución de los salarios se ajuste a la de la productividad. Afirmación, en apariencia, cargada de sentido común y de lógica económica. Más ahora, en tiempos de zozobra, cuando las empresas necesitan adaptar su estructura de costes a las adversas y variables condiciones impuestas por una crisis que no acaba de remontar. Sin embargo, en esa afirmación hay más confusión de lo que parece, adivinándose planteamientos e intereses que, como es habitual en los debates económicos y políticos, están convenientemente camuflados.

¿Debemos suponer acaso que los salarios han crecido en España y en la Unión Europea más que la productividad y que ha llegado el momento de corregir esa anomalía?…  Seguir leyendo »

La crisis económica está provocando un continuo y preocupante aumento de la desigualdad. Asunto de la máxima relevancia que acaso esté ocultando otro, no menos trascedente: la polarización social ha avanzado en la Unión Europea a lo largo de las últimas décadas. Sin pretender ser exhaustivos ni excluyentes, a continuación presentamos algunas de las causas que explican esta deriva.

Una de las razones de peso se encuentra en el triunfo en los foros académicos, en las plataformas mediáticas y en las esferas de poder de un planteamiento de política económica que, quizás de manera un tanto genérica, se ha denominado “neoliberalismo”.…  Seguir leyendo »

Una mirada con perspectiva a las decisiones que se han ido adoptando en Europa para abordar la crisis -desde las reformas de su gobernanza hasta los planes nacionales de ajuste o las políticas estructurales para impulsar el crecimiento- nos muestra que lo que cada vez se presenta como una novedad, como un paso decisivo para resolver los problemas, no es más que la persistencia en los mismos errores que nos han conducido a la situación actual.

El primero de estos errores fue el propio diseño institucional de la unión monetaria, basado en las recetas del fundamentalismo del mercado: un Banco Central Europeo (BCE) consagrado a la lucha contra la inflación; exigencias de disciplina fiscal y salarial para el control de las divergencias, y una fe ilimitada en la desregulación y la liberalización como motores del crecimiento económico.…  Seguir leyendo »