Fernando Navarro

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Estaba claro que lo harían los nacionalistas. Para ellos, aunque invoquen virtuosamente la cultura, las lenguas son herramientas. ¿Para expresar? ¿Para comunicarse? No: para separar. Utilizan las lenguas como criterio de diferenciación -como antes se hacía con la raza- para distinguir la Tribu y señalar a los de fuera. Por eso el español, la lengua común, les estorba. Nosotros frente a Ellos: estamos evolutivamente predispuestos para aceptar esta dicotomía destructiva. Nos permite la satisfacción moral de ser parte de los buenos y la evacuación emocional contra los otros, convertidos en perpetuos chivos expiatorios de nuestra ira y frustración. Debemos estar permanentemente alerta contra esta tentación tribal, contra la que el único antídoto conocido es la democracia liberal.…  Seguir leyendo »

«Podemos es una fuerza política patriótica que apuesta por la unidad de España». Esto afirma en El Diario, con total tranquilidad, Ramón Espinar, portavoz del partido en el Senado. Es una afirmación sorprendente: Podemos ha apoyado sin ambages el golpe de los separatistas catalanes contra la democracia, y cualquiera ha podido escuchar a Pablo Iglesias gritando a voz en cuello “Visca Catalunya lliure y sobirana”.

En realidad, el apoyo de los populistas ideológicos a los nacional-populistas es normal: ambos coinciden en su deseo de acabar con la democracia nacida en el 78. Y también es comprensible que, ante la evidencia de un previsible descalabro electoral, los líderes de Podemos pretendan ahora dar un brusco cambio de rumbo.…  Seguir leyendo »

Imagine que un camión invade el carril de un coche en el que viajan tres personas, si se produce el choque, será mortal para todos sus ocupantes. Puede ser evitado mediante un volantazo, pero en este caso el vehículo atropellará fatalmente a un ciclista que circula por el arcén. Ahora imagine que usted, a distancia, tiene el control de ese vehículo. Si no hace nada morirán los tres ocupantes; si desvía su trayectoria, el coche matará al ciclista. ¿Qué haría? De repente está usted metido en un debate filosófico: si inmediatamente ha hecho un cálculo mental y ha decidido que mejor que muera uno para salvar a tres, sepa que es usted un utilitarista innato; si ha sentido una aversión irresistible a matar al ciclista se inclina más bien al deontologismo.…  Seguir leyendo »