Fernando Schwartz

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Septiembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Hace exactamente 40 años, ardió la Embajada de España en Guatemala, incendiada por unidades del Ejército y de la policía local. Murieron 37 personas y se salvaron dos: el embajador de España, Máximo Cajal, y un indígena que estaba entre la treintena de oriundos del Quiché que habían ocupado pacíficamente la cancillería para reclamar la intercesión de España contra la persecución de que eran objeto por parte del Ejército guatemalteco. El pobre indígena fue luego sacado a la fuerza por la policía de la habitación de hospital, ejecutado y tirado a la cuneta. A Cajal lo salvaron los amigos. La intención del Gobierno guatemalteco bien clara estaba: eliminar testigos y principalmente al embajador de España, tachado en Guatemala (y en algunos pasillos del poder en Madrid) de peligroso revolucionario.…  Seguir leyendo »

El brutal asesinato de Jamal Khashoggi, el periodista saudí que desapareció en el consulado de su país en Estambul hace dos semanas, ilustra, no ya la barbarie de Arabia Saudí (de sobra conocida), sino la desintegración moral de la Casa Blanca.

Desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, los baremos éticos de la acción política en este país se han ido desplomando en la impunidad. Las acciones de Trump, fiel reflejo de su misoginia, racismo, desprecio y brutal ignorancia, se sustentan en el apoyo de su base de voto (ni siquiera mayoritaria, puesto que perdió las elecciones de 2016 por casi tres millones de votos y se impuso a su adversaria por la peculiar naturaleza del sistema norteamericano), blanca, de clase media-baja, patriotera, de ideología ultraderechista bastante primaria y afincada en el centro del país.…  Seguir leyendo »

Cuando un ser querido desaparece sin dejar rastro, el conflicto resultante se llama “pérdida ambigua”: ¿estará muerto o acabará regresando? Cada uno cree con absoluta firmeza una cosa u otra. Nadie lo sabe, no hay certeza, pero los que quedan acaban dándole un sentido ambiguo al misterio. “Para mí está muerto” o “sé que algún día volverá”. La superación no consiste en cerrar el episodio, sino en encontrarle sentido.

Este es el eje sobre el que se sustenta una maravillosa obra de teatro, The Ferryman (El barquero). Escrita por Jez Butterworth y dirigida por Sam Mendes, se representa en el West End de Londres.…  Seguir leyendo »

El 24 de agosto de 1944, a las 21.24, la Nueve desembocó en la plaza del Ayuntamiento de París. Dos minutos después las campanas de Nôtre Dame empezaron a sonar y, poco a poco, se les fueron uniendo las restantes campanas de París en un concierto atronador y entusiasmado. Los parisinos, incluidos 4.000 españoles de la Resistencia, alzados en armas contra los ocupantes desde días antes, celebraban la liberación.

Hasta llegar allí, al centro mismo de la capital, la Nueve, una compañía de 150 curtidos soldados republicanos españoles montados en 22 semiorugas americanas y tres tanques Sherman, sin apoyo de ningún tipo había atravesado medio París, el París aún ocupado por 20.000…  Seguir leyendo »

El cuestionamiento de la Monarquía parlamentaria en España no es cosa nueva. Desde el mismo momento de su reinstauración en 1975 y a lo largo del reinado de Juan Carlos fue objeto de descalificación como heredera del franquismo (en este país en el que tantos males se achacan puerilmente a la herencia de tiempos y errores pasados). Carecía por ende de legitimidad, afirmaban los antimonárquicos, lo que en poco tiempo traería por fuerza un cambio de sistema.

El sentimiento republicano firmemente instalado en España era, con su fuerte apoyo racional e ideológico en la clase política e intelectual y una opinión muy sincera de gran parte de la sociedad, una idea sustentada sobre todo en la intuición de que una república sería a la fuerza más democrática, más libre, menos infestada de privilegios.…  Seguir leyendo »