Fernando Simón Yarza

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Marzo de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Son muchas las actitudes posibles del Estado hacia lo religioso, que avanzan desde la hostilidad hasta la imposición, pasando por formas de religiosidad e irreligiosidad pública más o menos tolerantes. Ninguna de estas actitudes, sin embargo, resulta cualificada como hostil, impositiva o tolerante, ni como justa o injusta, por el mero hecho de llevarse a cabo a través de una «abstención neutral» hacia lo religioso. Trataré de explicarme con más detalle.

Una omisión de actuar no puede recibir un significado ético unívoco con independencia del contexto en que acontece. Dejar morir en paz a un anciano a quien ha llegado su hora, sin caer en el encarnizamiento terapéutico, constituye un acto de respeto.…  Seguir leyendo »

En los últimos días, he seguido con interés el llamado caso Gaztelueta, el cual me ha confirmado en hondas preocupaciones que, en correspondencia con lo mediático del asunto, quiero compartir. He de empezar diciendo que el abuso sexual constituye un delito execrable. Tan execrable que, en la hipótesis de que una acusación de abusos sea cierta, la víctima de los abusos merece todo el apoyo y compasión. Tan execrable -inexcusable es añadirlo- que, en la hipótesis de que no sea cierta, la víctima de la acusación merece todo el apoyo y compasión.

Al amparo de la Constitución (art. 20.1.a CE; y STC 65/2015, por todas), me permito formular una opinión sobre la sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Vizcaya.…  Seguir leyendo »

Entre las múltiples efemérides celebradas este año, ha pasado desapercibido un aniversario que bien habría merecido un congreso de historiadores: el profético discurso pronunciado en Harvard por Aleksandr Solzhenitsyn, el 8 de junio de 1978. Este sabio humanista ruso, testigo excepcional de los campos del Gulag, había sido invitado por la venerable institución académica a pronunciar su Commencement Address, tal vez creyendo que se limitaría a ofrecer unas bellas palabras poco comprometedoras. Pero no: Solzhenitsyn no se dejó intimidar por el poder de la institución que lo acogía y diagnosticó con lucidez cómo, en nombre de la libertad, Occidente estaba emprendiendo una senda peligrosa para la libertad.…  Seguir leyendo »

El concepto de nación es extraordinariamente ambiguo, como bien saben historiadores, teóricos de la política o constitucionalistas. En el ámbito jurídico-constitucional, desde la Revolución francesa al menos personifica al titular de la soberanía, lo cual no es óbice para emplear el término en otros sentidos. Culturalmente, nada impide describir a España como “nación de naciones”, y ello es así, entre otras cosas, porque pocos conceptos políticos hay más maleables que el de “nación cultural”. No existe ningún rasgo natural que necesariamente y por sí mismo determine qué es una nación. La nación puede vertebrarse por la lengua o la raza, la religión o la simple voluntad de convivir.…  Seguir leyendo »

Desde hace algunos años, la sociedad norteamericana discute sobre el significado del matrimonio. El pasado 5 de noviembre tuve la oportunidad de asistir a un debate académico entre dos personas que han reflexionado sobre el asunto. Los contendientes eran un joven investigador, Sherif Girgis, coautor del difundido estudio What is Marriage? (más de 70.000 descargas en la base de datos: Social Science Research Network); y su antiguo profesor Stephen Macedo, filósofo político y autor de numerosas publicaciones en defensa del matrimonio homosexual. Debatían ante un grupo de profesores y estudiantes congregados en el aula McCosh50, una de las más grandes de la Universidad de Princeton.…  Seguir leyendo »

Supongamos que, apelando al interés general que la Administración debe promover y a la relación especial de los servidores públicos con la Administración, un legislador compuesto mayoritariamente por fuerzas políticas comunistas obligase a los funcionarios a satisfacer los derechos de los desfavorecidos acomodando su conducta a los principios de la lucha de clases. Los funcionarios reaccionarían, indudablemente, alegando un atropello a su libertad ideológica. Supongamos, sin embargo, que el legislador crease un registro en el que, bajo ciertas condiciones, los funcionarios pudiesen inscribirse para, excepcionalmente, eximirse de acomodar su conducta a tales principios. A pocos convencería la solución. Supongamos, en fin, que un parlamento mayoritariamente democristiano hiciese lo propio con los principios del cristianismo.…  Seguir leyendo »

Como es sabido, el Gobierno catalán ha manifestado su intención de convocar un referéndum para 2014, con el fin de esclarecer si los catalanes desean independizarse del resto de España. Así las cosas, si un grupo cultural y territorialmente circunscrito manifiesta con claridad un deseo de independizarse, ¿por qué habría que negárselo?

Jurídicamente, Cataluña podría convertirse en un Estado independiente si se reformase la Constitución por la vía más ardua, que incluye un referéndum de ratificación en toda España. Por tanto, para llegar a la independencia, lo democrático es que participen todos los españoles —entre los cuales se encuentran los catalanes, que votaron muy mayoritariamente a favor de la Norma Fundamental—.…  Seguir leyendo »