Flemming Rose

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de febrero de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

A primera vista, la libertad de prensa vive una edad dorada. La tecnología digital permite que cualquiera con un smartphone pueda comunicarse con miles de millones de personas, decir o escribir lo que quiera y hacerlo público de inmediato sin pedir permiso a nadie. Pensábamos que la llegada de Internet representaba el fin de la censura. En 2011, un líder de la revolución egipcia afirmó: “Si queremos liberar a un pueblo, démosle Internet”.

Hoy, sin embargo, podríamos decir: si queremos que un Gobierno tenga más poder, nos vigile y reprima más nuestras libertades, démosle Internet y la tecnología digital.

En todo el mundo se consolidan nuevos sistemas de control.…  Seguir leyendo »

Al líder del Partido de la Libertad holandés, Geert Wilders, le gusta manifestar su admiración por la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos. No es ninguna coincidencia. La Primera Enmienda es la norma que mejor protege la libertad de expresión en el mundo, incluidos discursos como el que le costó a Wilders, en diciembre de 2016, una condena por insultar hace años a los holandeses de origen marroquí e incitar a la discriminación.

Supongo que ese es el motivo de que algunos consideren a Wilders un defensor de la libertad de expresión, alguien dispuesto a decir lo que piensa sobre temas incómodos que otros no quieren abordar.…  Seguir leyendo »

A finales de mayo de 2016 me invitaron a una tertulia en una residencia privada de Nueva York. La anfitriona, como tantos otros, estaba preocupada por la influencia creciente del islam en Europa y quería conocerme porque, en 2005 y 2006, yo había estado en el centro de la polémica de las caricaturas en Dinamarca, uno de los numerosos enfrentamientos entre el islam y los valores laicos de la libertad de expresión y el derecho a criticar y ridiculizar la religión.

De pronto entró un hombre desconocido que se sentó al otro lado de la mesa. Tenía más o menos mi edad, quizá un poco más, era corpulento, pero no obeso, y ligeramente rubicundo.…  Seguir leyendo »

Philippe Val, entonces redactor jefe de Charlie Hebdo, no podía ocultar su irritación cuando, en 2007, con motivo del juicio celebrado contra la revista satírica de izquierdas por publicar unas viñetas de Mahoma, se le preguntaba si realmente había sido necesario, si no se trataba de una provocación innecesaria y un ataque a una minoría débil y oprimida. Charlie Hebdo había reproducido unos dibujos del diario Jyllands-Posten, junto con otras viñetas del profeta hechas por sus caricaturistas, como reacción a los ataques contra las Embajadas danesas y las amenazas al diario. “¿Qué civilización seríamos si no nos pudiésemos burlar, mofar y reír de los que vuelan trenes y aviones y asesinan en masa a inocentes?”, se preguntaba indignado Philippe Val.…  Seguir leyendo »

Sony’s decision to pull “The Interview” — an enormous act of self-censorship under threat of violence — somehow comes as no great surprise to me. It is the culmination of an insidious trend of self-censorship in the face of intimidation that has plagued Western culture for more than a decade.

Nine years ago, as culture editor of the Danish newspaper Jyllands-Posten, I commissioned cartoons of the Prophet Muhammad to start a debate about how we talk about Islam. In commissioning the cartoons, my newspaper was reacting to a pattern of self-censorship among publishers, writers, museums, theaters and performers. Institutions like the Tate museum in London and the Museum of World Culture in Gothenburg, Sweden, had called off shows or removed artwork from exhibits.…  Seguir leyendo »