Francesc Sanuy

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Como consecuencia de la crisis actual se ha hablado mucho de la incapacidad de los economistas para prever, prevenir y avisar de la gran recesión que se avecinaba. Primero fue la reina de Inglaterra la que, en una visita a la London School of Economics, preguntó, con aquella actitud displicente de las señoras de la alta sociedad, cómo era posible que los economistas no nos hubiesen hecho la predicción del desastre que se nos venía encima, como hacen los meteorólogos. Era exactamente el mismo tono del día en que las damas estaban tomando el té y una dijo que ya no era tan bueno como antes de perder la India -lo que, naturalmente, había pasado hacía ya muchos años- y provocó que a una de las presentes se le cayeran la taza y la cucharilla mientras exclamaba con consternación: «¿Pero es que hemos perdido la India?»

No obstante, la cuestión se la habían planteado también personas más serias.…  Seguir leyendo »

Cara al debate de política general, ZP se las prometía muy felices. La victoria de los futbolistas en el campeonato del mundo le permitía la foto con los jugadores. Sus ministros más incompetentes ya anunciaban el porcentaje de incremento del PIB que representaría el consumo de cerveza y la euforia de las masas enfervorizadas a la hora de tomar decisiones económicas después del gol de Iniesta. Recordemos ahora que la mayor parte de los bancos comerciales han puesto a la venta sus reservas de oro, que incluso un técnico bien preparado como Solbes cometió el error de precipitarse a hacer lo mismo dos años antes de lo necesario y a un precio ridículamente inferior.…  Seguir leyendo »

La táctica de José Luis Rodríguez Zapatero para ganar tiempo y distraer al personal, con el habitual opio del pueblo en forma de fútbol, parece que no acaba de prosperar. Primero, porque aquí la garantía de unos mínimos de subsistencia, de momento y por lo que respecta a los indigentes, solo la han asumido Cáritas, parroquias como Santa María Reina, Pompeia y algunas oenegés. No como otros, que regalan una máquina de coser a una guatemalteca indígena a lo Evita Duarte de Perón. En segundo lugar, el tropezón de la Roja en el primer partido del Mundial pone en duda que el fervor futbolístico y nacionalista permita pasar el verano a base de los métodos del aquí caigo y allí me levanto o mañana será otro día.…  Seguir leyendo »

Todo lo que ha ocurrido con el banco de negocios Goldman Sachs (GS), el más poderoso del mundo, ya lo denunció Matt Taibbi en la revista Rolling Stone en julio del 2009. En páginas escritas en agosto, mi libro Els plats trencats también se refería a ello, indicando que GS es un instrumento de manipulación de los mercados con una infinita capacidad de destruir las economías familiares, a base de situarse en una burbuja especulativa y vender unas inversiones que son una simple porquería. De hecho, desde 1920 ya hemos sufrido cinco burbujas de este tipo que, según J.K. Galbraith, son un ejemplo de locura aplicada a la inversión basada en endeudamiento.…  Seguir leyendo »

En mi nuevo libro Els plats trencats figura una selección de artículos, entre ellos el que escribí en enero del 2009 con el título Deu anys d’euro i futur incert. En aquel momento mencionaba la satisfacción por habernos integrado en la unión monetaria, que nos ponía a cubierto de las tensiones de los tipos de cambio de los años 90 con una moneda que en el 2006 ya superaba el número de billetes de dólar en circulación y que ya representaba el 27% del total de las reservas mundiales. Pero también advertía del futuro incierto que se perfilaba para la moneda única debido a la creciente disparidad entre las economías más sólidas (léase Alemania, la locomotora de Europa) y los PIGS (Portugal, Italia-Irlanda, Grecia y España), que ya entonces sufrían un diferencial de costes muy considerable a la hora de colocar su deuda pública en relación con el coste de los bonos alemanes.…  Seguir leyendo »

La joven dirigente socialista Leire Pajín se equivocó en su pronóstico cuando anunció un feliz acontecimiento de alcance planetario. Se refería a la conjunción astral que debía beneficiar a toda la humanidad y que consistía en hacer coincidir los liderazgos de Barack Obama en Estados Unidos y de José Luis Rodríguez Zapatero en la presidencia rotatoria, semestral y tercera entrando a mano izquierda de la Unión Europea. Pero las cosas han evolucionado de otro modo y, transcurrida ya una tercera parte del mandato, los hechos no se ajustan en absoluto al paseo triunfal previsto y más bien indican un vía crucis y una tragedia griega.…  Seguir leyendo »

Con motivo de la publicación de mi libro Els plats trencats (La Magrana), dedicado a los culpables y a las víctimas de la crisis económica, la Associació Catalana de Comptabilitat i Direcció me pidió un artículo para su revista gremial. Pero al darme cuenta de mis escasos conocimientos en la materia, me referí principalmente a la transparencia y muy poco a la contabilidad. Me quedé, pues, un poco insatisfecho, y por eso pedí ayuda a mi querido y admirado amigo, compañero y partner, Josep Font Vilalta, abogado, economista, actuario y profesor de la UB. Y, tal como era lógico y previsible, me abrió nuevas perspectivas sobre el tema que son las que intentaré condensar en este momento.…  Seguir leyendo »

El cierre del ejercicio parece un momento adecuado para hacer recuento de bajas y destrozos y, sobre todo, para analizar los errores y pecados cometidos a fin de evitar que se vuelvan a repetir. Efectivamente, sería inadmisible que los culpables pudieran ser reincidentes y nos volvieran a colocar tan cerca del caos y del pánico, especialmente tras haber sido identificados. El gran financiero y filántropo Warren Buffet ha definido muy bien el momento actual con la frase: «Cuando baja la marea, se descubre quién se bañaba desnudo». Y a fe de Dios que han quedado perfectamente retratados muchos personajes arrogantes y guiados solo por la codicia que, en el momento del rescate, iban en pelota viva.…  Seguir leyendo »

A la capital del Reino y su Brunete mediática no les ha gustado nada el editorial que los 12 periódicos catalanes de todas las tendencias dedicaron a la dignidad de Catalunya. La reacción fue furibunda y, sin ponerse de acuerdo en una redacción única, han coincidido absolutamente y por unanimidad en reclamar responsabilidades penales por amenazas al Tribunal Constitucional, avisar de que el Ejército tiene la última palabra (ya se ve que ellos no amenazan) y predicar la santa alianza PP-PSOE, a la vasca, «para neutralizar para siempre jamás a todos los nacionalistas», que ha propuesto el ínclito Vidal-Quadras. Confío en que no lo dijera pensando en los campos de exterminio que se derivan de ese lenguaje castrense y, por supuesto, sin referirse a neutralizar a los nacionalistas españolistas que, a pesar de lo que digan los negacionistas, protagonizaron todo el genocidio de la represión franquista después de la guerra civil y que partiendo de su arenga tuviesen tentaciones de volver a la carga.…  Seguir leyendo »

Aquí, lo que ha ocurrido es que se ha roto el gran pacto sobre cuál debe ser el rol del Estado. Habíamos quedado, en efecto, en que la sociedad encomendaba al poder público la preservación de determinadas actividades económicas aunque no fueran rentables y que la función de los gobiernos era impedir que el 1% de la población controlara el 95% de la riqueza e invertir en carreteras (no concesiones de peajes a empresas privadas), escuelas, bomberos, sanidad, etcétera. Pero en los últimos 10 años se ha hecho exactamente lo contrario. Una serie de individuos sin escrúpulos y portadores de un solo valor en forma de ánimo de lucro, junto con los banqueros, cajeros, aseguradores y fondos de inversión de alto riesgo, han privatizado el Estado y lo han puesto a sus pies y en el comedero.…  Seguir leyendo »

Una de las mejores descripciones de la crisis económica actual la realizó, según mi opinión, Ben Funnell, un gestor de activos de GLG en un comentario publicado en el Financial Times. Decía que los excesos crediticios habían sido el único modo de mantener el nivel de vida de la población, mientras la riqueza se concentraba en manos de la minoría dominante. Son los más ricos los que se enriquecen más aún en unos mercados financieros muy poco regulados, mientras que el común de los mortales no para de perder poder adquisitivo. La familia Walton (propietaria de la cadena de hipermercados Wal-Mart), por ejemplo, acumula ella sola más riqueza que todo el tercio de la población de renta más baja del país, o sea, 100 millones de habitantes.…  Seguir leyendo »

Durante el periodo 2007-2009, la crisis financiera nos ha permitido asistir atónitos a toda una serie de episodios sorprendentes sobre los que se guarda silencio. Por ejemplo, las cátedras de Ética y Empresa de las escuelas de negocios ni han dicho nada ni han sido suprimidas a la vista de cómo callan mientras la economía se hunde bajo nuestros pies. Los hay que siguen predicando la coartada y el pretexto de la responsabilidad social corporativa o de la obra social de los financieros pretendidamente benéficos como si aquí la codicia de los ejecutivos del sistema crediticio no hubiera contribuido de forma destacada y decisiva a la mayor catástrofe de los últimos 80 años.…  Seguir leyendo »

En plena crisis económica y financiera, los políticos se han sentido obligados a gesticular de cara a la galería y a mostrarse enérgicos en el anuncio de estrictas y severas medidas contra los paraísos fiscales. Incapaces de encontrar soluciones a la recesión más importante desde la gran depresión del 29, los líderes del G-20 consideraron conveniente la amenaza y el ataque más furibundos dirigidos a un chivo expiatorio que, de pronto, asumía las culpas de una catástrofe causada por otros. Se ha desencadenado, pues, una auténtica ofensiva de cruzada o de guerra santa contra los paraísos fiscales que, en realidad, es una manifestación evidente de hipocresía y cinismo.…  Seguir leyendo »

No recuerdo exactamente dónde ni cuándo leí una lista de cuatro cosas que nunca vuelven ni tienen marcha atrás. Eran las palabras pronunciadas, la flecha lanzada, el tiempo pasado y las oportunidades perdidas. Y fue este último apartado el que me hizo pensar en la conveniencia de aprovechar la gravedad de la presente crisis económica para plantar cara a los peligros de la versión nociva del populismo para readaptar los sindicatos obreros y adecuarlos a las nuevas circunstancias. Uno de los factores desencadenantes de la furiosa reacción contra los financieros ha sido, sin duda, el hecho de que en las entidades rescatadas con dinero de los contribuyentes hayan pagado paracaídas de oro en forma de bonificaciones, blindajes y sobresueldos estratosféricos precisamente a los directivos que han arruinado a los bancos, las aseguradoras o las empresas recapitalizadas.…  Seguir leyendo »

Entre los años 1960 y 1962 viví en EEUU como becario Fulbright y, después, como profesor adjunto de Economía del Trabajo en la Cornell University de Nueva York. En el verano de 1961 participé en un seminario en la Universidad de Berkeley de California y allí me recomendaron la lectura o reading assignment de un libro de Seymour Martin Lipset: Political Man. Tengo grabado el recuerdo de la obra y que me impresionó mucho el capítulo quinto, que relacionaba el nacimiento de los movimientos extremistas o fascistas con la reacción de las clases medias contra el maltrato sistemático que, en tiempos difíciles, se les aplica por parte de los poderes constituidos.…  Seguir leyendo »

Durante muchos años, los monetaristas de la escuela de Chicago, con Milton Friedman a la cabeza, fueron la bandera de los neoliberales y conservadores que querían arrasar el keynesianismo. Ambos planteamientos se presentaban como radicalmente incompatibles y contradictorios, y, de hecho, algunos se remontaban a las discrepancias entre Keynes y Hayek, el padre del liberalismo económico, y las exageraban para llevar el agua a su molino. Se las presentaba como un dilema entre La riqueza de las naciones de Adam Smith (el mercado) y El Capital de Karl Marx (el Estado). Pero, en realidad, cuando Friedrich August van Hayek escribió en plena segunda guerra mundial Camino de servidumbre, con un ataque feroz al exceso de planificación económica, Keynes le escribió para compartir algunos de sus puntos de vista, diciendo que la gran cuestión era encontrar el punto de equilibrio de una planificación moderada que funcionara bajo el control de unos gobernantes orientados por los valores morales y con voluntad de servir a Dios y no al diablo.…  Seguir leyendo »

Antes de que estallara la presente crisis económica ya se decía que el auténtico poder económico de Estados Unidos y, por lo tanto, del mundo entero era Goldman Sachs. Dos años después, esa opinión se convirtió en una certeza demostrada. Mira por dónde –qué casualidad– el secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, que anteriormente era el presidente de Goldman, hizo aprobar un plan de compra estatal de hipotecas por valor de 700.000 millones de dólares titulizados. Es curioso que, de repente, se tomara la opción de salvar bancos de inversión tras haber dejado caer algunos como presuntos culpables de causar la crisis financiera.…  Seguir leyendo »