Francisco Longo

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La crisis económica y la corrupción han extendido, en España y en muchos otros países, la preocupación por la conducta ética de los gobiernos y su capacidad para adoptar decisiones adecuadas y eficaces. Para una mayoría amplia de expertos, la existencia de una burocracia pública de alta calidad, regida por el principio de mérito, es una premisa necesaria para el buen gobierno. Investigaciones como las de los californianos Peter Evans y James Rauch, entre otras, han suministrado una evidencia empírica sólida de esa relación. Sin embargo, a la hora de desvelar aquello que hace buena a una burocracia pública, chocamos con un primer obstáculo.…  Seguir leyendo »

¿Cómo somos, hablando desde un punto de vista colectivo? ¿Cómo nos vería un extraterrestre transportado a la sociedad española de este tiempo, observando los asuntos que destacan en los medios y las redes sociales como objeto de preocupación o controversia? Pensaba en ello durante el debate de hace unas semanas sobre los deberes escolares, del que nuestro imaginario visitante hubiera podido deducir, creo yo, algunas conclusiones jugosas.

Para empezar, seguramente le habría producido una cierta perplejidad nuestra propensión a irnos de lo esencial a lo periférico. Hablemos un poco de lo primero: nuestro país tiene el récord europeo en abandono precoz de la educación post-obligatoria, lo que hace normal que aparezcamos en el puesto 23 entre 24 países analizados por la OCDE en la cifra de población adulta que presenta niveles altos de cualificación.…  Seguir leyendo »

El ‘episodio Soria’ permite, más allá del estrépito mediático, algunas reflexiones de interés sobre el modelo español de relaciones entre el Gobierno, las instituciones públicas y los partidos. El nombramiento del exministro como director ejecutivo del Banco Mundial se intentó enmarcar en la rutina burocrática de la Administración Pública. Sin embargo, estamos hablando, sin el menor género de duda, de un nombramiento político que debía ser valorado -como así ha acabado ocurriendo- con criterios políticos.

El carácter político del nombramiento es coherente con la naturaleza del cargo. Aunque la denominación ‘director ejecutivo’ pueda llamar a engaño, la función no es en realidad ejecutiva.…  Seguir leyendo »

Llevo años moviéndome por el interior del sistema de las Naciones Unidas como miembro de uno de sus comités de expertos. Como otros que han vivido la experiencia, he probado la lentitud exasperante de su burocracia, el peculiar equilibrio entre la aspiración meritocrática y las cuotas territoriales o los inacabables procesos de ‘lavado’ de las resoluciones hasta alcanzar los estándares de ambigüedad que se requieren para aprobarlas. Dicho todo lo cual, sigo convencido de que, por muchas razones y con sus múltiples defectos, si la ONU no existiera no habría probablemente un desafío global mayor que inventarla.

No es mal momento para recordarlo en este primer año de vigencia de la Agenda 2030, aprobada el último septiembre.…  Seguir leyendo »

Hablamos con frecuencia del paro juvenil. Es lógico, ya que su magnitud (más del 46% de los menores de 25 años) lo convierte probablemente en nuestro mayor problema colectivo. Pero hablamos menos de algunas de sus causas. Por ejemplo, que uno de cada cuatro jóvenes (el 23,6%) abandona su educación sin completar la secundaria superior. Puede que el dato diga poco por sí mismo, pero empieza a preocupar si añadimos que es, con diferencia, la cifra de abandono escolar prematuro más abultada entre los 28 países de la Unión Europea y representa más del doble que en 21 de esos países, de los que 18 alcanzan ya el objetivo oficial de la UE de no rebasar el 10%.…  Seguir leyendo »

Mucho se ha abominado en España del bipartidismo en los últimos tiempos. Su esperada implosión -confirmada en buena medida el 20-D- auguraba, a decir de bastantes, una nueva época de pactos y consensos plurales. Los resultados electorales menos concluyentes darían paso -como es común en otros países europeos- a un período en el que los partidos se verían impelidos a negociar y alcanzar acuerdos. Sin embargo, solo ocho días después del domingo electoral uno de los barones socialistas anticipaba ya con la mayor naturalidad, como escenario más probable, unas nuevas elecciones. Muchos se han sumado después al pronóstico. Nada raro si tenemos en cuenta que desde la mañana siguiente a los comicios el discurso de casi todos, en vez de avanzar propuestas para una eventual negociación, venía consistiendo en dispararse a degüello una batería de exclusiones y líneas rojas.…  Seguir leyendo »

Aparentemente, no pasa nada. Vemos a nuestros educandos de la sociedad hiperconectada en su perpetuo soliloquio con el móvil o concentrados en alguna pantalla -¿qué mirarán?- en vez de tomar apuntes. Nos resignamos a que lo contrasten todo con fuentes –más o menos fiables- de acceso inmediato, a que pongan en cuestión lo que decimos y nos reclamen respuestas en tiempo real. Notamos su renuencia a la comunicación convencional y su seducción por los estímulos visuales, su propensión a hacer varias cosas a la vez, su facilidad para extraer de los artilugios tecnológicos utilidades que ni sospechábamos que existieran. Los vemos, pero hacemos como si todo eso no afectara a su forma de aprender.…  Seguir leyendo »

Hace pocos meses se hablaba en estas páginas de la profunda crisis del CSIC, gigantesco buque insignia (supera los 11.000 trabajadores) de la investigación científica en España. Un manifiesto de más de 100 investigadores reclamaba la reforma de sus instituciones de gobierno. Más recientemente, tres científicos renombrados, Jordi Bascompte, Carlos Duarte y Óscar Marín, explicaban su marcha de la institución e insistían en la necesidad de su transformación para evitar el éxodo del mejor talento, el decaimiento de la producción científica y, en definitiva, un grave deterioro de la ciencia española.

La agudización de esta crisis se produce justamente cuando se abre paso en el planeta una constatación: la capacidad de los Gobiernos y del sector público para asegurar una investigación científica de alto nivel es una condición sine qua non para que se produzca la innovación en las empresas y los mercados, y se acelere, consiguientemente, el desarrollo productivo de los países.…  Seguir leyendo »

Mi historia sufí favorita es aquella en la que un hombre, una noche, ve a otro agachado cerca de una farola. Al preguntarle qué le pasa, le contesta que ha perdido la llave de su casa. Se acuclilla el primero junto a él para ayudarle y, después de unos minutos de infructuosa búsqueda, inquiere al otro si está seguro de que fue en ese lugar donde perdió la llave. “No, en realidad se me cayó allí”, le contesta señalando a unos cuantos metros de distancia, “justo al lado de la puerta de mi casa, cuando fui a abrirla”. Pregunta entonces el hombre, extrañado, por qué, en tal caso, no se puso a buscarla donde la perdió.…  Seguir leyendo »

Los países son lo que son, y no lo que a veces nos da por pensar que son. La España de este tiempo es a la vez una nación y una realidad plurinacional. No somos una mera yuxtaposición de identidades colectivas diversas, pero tampoco una realidad nacional totalmente homogénea. En esto, la historia nos ha hecho diferentes de países como Francia, Alemania o Estados Unidos y nos asemeja a otros como Gran Bretaña, Canadá o Bélgica. Nada hay en ello, en principio, de bueno ni de malo. Simplemente, vuelve más compleja la tarea de vivir juntos, y exige para conseguirlo arreglos institucionales y políticos algo más sofisticados.…  Seguir leyendo »

Joseph Alois Schumpeter popularizó el concepto de destrucción creativa como un hecho consustancial a la economía capitalista: la competencia en los mercados destruye a las empresas menos eficientes en beneficio de las que son capaces de innovar y adaptarse a los cambios. Estos procesos —que destruyen y crean valor al mismo tiempo— sirven para regenerar y dotar de vitalidad al sistema económico. Por eso, el proteccionismo comercial, las subvenciones recurrentes a actividades económicas no competitivas y, en general, las intervenciones limitadoras de la competencia son contraproducentes, ya que perpetúan sistemas de producción ineficientes y bloquean la innovación y la competitividad de los países.…  Seguir leyendo »

Un reciente y difundido libro de Daron Acemoglu y James Robinson -Why Nations Fail, cuya expresión «élites extractivas» ya va camino de convertirse en un mantra multiuso- ha puesto el tema de moda. El debate, recurrente en la sociología y la ciencia política, suscita al menos tres líneas de reflexión: ¿son las élites imprescindibles?, ¿por qué no tenemos las élites que nos convienen?, y ¿cómo conseguir producirlas? Es mucho más fácil plantear estos interrogantes que responder a ellos. Por eso, el lector que, atraído por el título, busque respuestas categóricas, hará bien en dejar el artículo aquí mismo.

La dificultad sigue un orden creciente en las preguntas formuladas.…  Seguir leyendo »

La trascendencia del proceso político que se desarrolla en Cataluña ofrece, a estas alturas, pocas dudas. El hecho de que nos pueda parecer inconveniente que la reivindicación independentista cobre fuerza justamente ahora, en medio, como estamos, de una crisis económica de extrema gravedad, no contribuirá a ponerle sordina. La política debiera servirnos para evitar que el proceso tome un rumbo de colisión del que no cabría esperar sino enormes perjuicios para todos, en Cataluña y en el conjunto de España.

A poco que se medite con seriedad, una separación unilateralmente forzada impondría a la sociedad catalana un horizonte plagado de incertidumbres y riesgos.…  Seguir leyendo »

En un libro todavía reciente, Chris Pollitt y Geert Bouckaert comparan las reformas de la gestión pública en diversos países y las clasifican atendiendo a dos dimensiones: su grado de visibilidad y contundencia, y sus efectos en el tiempo. Reservan la denominación de “reformas bumerang” a aquellas que, pese a su ambición y radicalidad aparentes, desfallecen en el medio plazo, incapaces de cambiar el curso de las cosas. En España, las iniciativas conocidas hasta ahora apuntan, es de temer, en esa dirección.

Detrás del discurso y las medidas anunciadas por el Gobierno parece dibujarse un diagnóstico sobre los males de nuestro sector público que se centra en tres disfunciones sistémicas, agravantes del déficit y la crisis.…  Seguir leyendo »

Recuerda Amartya Sen, citando a John Stuart Mill, que la democracia es gobierno por discusión. De aceptarlo, cabría preguntarse hasta qué punto nuestra democracia responde al modelo. La respuesta depende de lo que entendamos por discusión. Si limitamos el concepto a la libre exhibición de antagonismos en la arena política, podríamos contestar afirmativamente. Si, por el contrario, entendemos la discusión como deliberación, la cosa ofrece dudas más que razonables. ¿Alguien recuerda una deliberación digna de tal nombre sobre el copago sanitario, los trasvases del agua o las balanzas fiscales?

En un ensayo reciente, Félix Ovejero sostiene que, en el interior de grupos que comparten moderadamente ciertas ideas, el debate se halla condicionado por sesgos de confirmación; esto es, por una disposición a recoger solamente argumentos y datos favorables a los puntos de vista previos.…  Seguir leyendo »

Karl Emil Maximilian Max Weber (1864, Erfurt, Sajonia-1920, Múnich, Alemania) es seguramente el padre de la sociología moderna. Entre las múltiples materias que abordó -protestantismo y capitalismo, sociología de las religiones, historia económica de la antigüedad y el medievo, economía política, sociología de la música, epistemología- encontramos el mejor tratado de la burocracia pública. En España, sus tesis parecen haber experimentado una vuelta del revés (umstülpung) similar a la que Marx propinó en su día a Hegel.

En Economía y sociedad (1925), Weber sostiene que los sistemas modernos (es decir, las democracias capitalistas) crean la burocracia pública como reacción al Estado patrimonialista del antiguo régimen, para garantizar la imparcialidad y neutralidad de la Administración.…  Seguir leyendo »

Vivimos épocas turbulentas. La política se ve obligada, si quiere desempeñar el papel para el cual es irreemplazable, a iniciativas que exigen gestionar serios antagonismos y discrepancias con grupos sociales diversos. De hecho, esta capacidad para afrontar el disenso y gestionarlo, consiguiendo crear valor público y reduciendo hasta donde sea posible los costes de la confrontación, es una cualidad distintiva del liderazgo político. Así como la aversión al riesgo sería incomprensible en un emprendedor, la aversión al conflicto es una enfermedad incompatible con la política de buena calidad.

Y, sin embargo, sobran entre nosotros los ejemplos de esta patología. Hace unos días, un ayuntamiento catalán en delicada situación financiera anunciaba en su web un acuerdo con sus funcionarios para saltarse frontalmente el real decreto ley de diciembre que impone la congelación salarial.…  Seguir leyendo »

Será uno de los debates centrales del 2012. No es un tema nuevo. Como recuerda Moisés Naím, la desigualdad fue escondida en algunos países (URSS y otros regímenes autoritarios), tolerada en otros (Latinoamérica) e incluso celebrada en algunos (EEUU). Ciertamente, hay una desigualdad razonable, meritocrática, la que dimana del talento, la innovación y el trabajo duro. Si hoy preocupa es por dos razones: la primera, que en las últimas décadas se ha disparado espectacularmente en la mayor parte del mundo; la segunda, que la crisis convierte esta desigualdad exagerada en insoportable y peligrosa.

Un informe del 2011 de la OCDE constata que la distancia entre ricos y pobres se ha agrandado en casi todos los países en los últimos 30 años.…  Seguir leyendo »

Los duros ajustes derivados de la lucha contra el déficit están produciendo en los servicios públicos de salud un severo agravamiento de los síntomas y un empeoramiento claro del pronóstico, especialmente a corto plazo; pero no han provocado, en realidad, la aparición de la enfermedad. El sistema estaba, en cuanto a su sostenibilidad, seriamente enfermo. Antes de los últimos recortes, el déficit corriente de la sanidad en España se estimaba entre el 10% y el 15% del presupuesto agregado de las comunidades autónomas. La deuda aflorada rondaba los 15.000 millones de euros, un punto y medio del PIB español, aproximadamente.

Diversos factores (prolongación de la esperanza de vida, envejecimiento demográfico, peso de las patologías crónicas, extensión de hábitos de vida poco saludables, aumento del coste de la innovación tecnológica, entre otros) hacen crecer inexorablemente el gasto sanitario.…  Seguir leyendo »

En uno de esos sincopados diálogos de Twitter, conversaba hace poco sobre el oscuro panorama de tantos equipamientos públicos construidos en la época de la abundancia por gobiernos que ahora se ven incapaces de hacer frente a sus gastos de mantenimiento. Me reclamaba mi interlocutora soluciones y le contesté con los tres infinitivos que componen el título de este artículo. Menos constreñido ahora por la restricción de los 140 caracteres, me gustaría explicarme un poco mejor.

Reducir. Sí. En el corto plazo, hay que reducir y hay que perder, además, el miedo a decirlo. Solo podemos mantener aquello que estamos colectivamente en condiciones de pagar, y no es moralmente aceptable cargar a las generaciones futuras con la hipoteca de nuestro edificio público de hoy.…  Seguir leyendo »