Francisco López Rupérez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Marzo de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Librería Lello, Oporto. Mate Karoly / Shutterstock

En los análisis de la educación española, y en su comparación con los resultados de los países más avanzados de la Unión Europea en esta materia, ha predominado un discurso políticamente transversal, proclive a la disculpa o a la autocomplacencia.

Se ha restado importancia a la posición retrasada de España y se ha atribuido, con frecuencia, dicha posición a su desventaja socioeconómica y a su desfase secular en cuanto al nivel de alfabetización de la población adulta.

Estos razonamientos se han combinado, asimismo, con los avances notorios experimentados por nuestro país en cuanto a escolarización desde la instauración de la democracia.…  Seguir leyendo »

Corren malos tiempos para el futuro del sistema educativo español. A la ruptura del pacto educativo, cuya fase preparatoria nació acompañada de elevadas expectativas sociales, le ha seguido poco después el rechazo por todos los partidos de la cámara -salvo PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias- de una proposición no de ley de Ciudadanos destinada a poner en marcha la normativa reguladora del llamado «MIR educativo».

Hace ya catorce meses que fui convocado a comparecer ante la correspondiente subcomisión parlamentaria para exponer lo relativo a las políticas centradas en el profesorado desde un enfoque integrado. Y he de confesar que, a tenor del clima que allí percibí, tuve la impresión -completamente errónea por mi parte, claro está- de que el conjunto de políticas que, de conformidad con el consenso básico de los organismos internacionales, permitiría fortalecer en España la profesión docente podría constituirse en uno de los pocos elementos de ese difícil acuerdo político requerido por la sociedad española.…  Seguir leyendo »

INTRODUCCIÓN

La Educación, en tanto que institución social secular, está francamente comprometida -por su propia naturaleza- con la preparación del futuro de las nuevas generaciones y, por ende, del conjunto de la sociedad. Incide de un modo rotundo sobre el medio y largo plazo, y deja sentir sus efectos en los ámbitos personal, social y económico. Los profundos y rápidos cambios del contexto -en la escala propia del tiempo histórico- que están protagonizando particularmente los países desarrollados afectan a los fundamentos que, en la segunda mitad del siglo XX, dotaron de una relativa estabilidad a sus sociedades y socavan algunos de los consensos sociales y políticos en los que dicha estabilidad ha venido reposando.…  Seguir leyendo »