Francisco Rubio Llorente

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La práctica comenzó con el veto de la CUP a Artur Mas, pero se ha ido extendiendo por el resto del país. Según la prensa de estos últimos días, Ciudadanos se muestra dispuesto a apoyar al Partido Popular si este prescinde de Mariano Rajoy y el Partido Popular no rechaza la posibilidad de una alianza con el PSOE, siempre que este deje de lado a Pedro Sánchez. No sé si hay más casos, pero como muestra bastan estos tres.

Obligado como estoy por razones editoriales a enviar este artículo antes de haber podido conocer con detalle los resultados electorales y menos aun analizarlos, es muy probable que cuando este llegue sus manos, el lector contará con datos que yo no tengo y que echarán nueva luz sobre la firmeza de estas enfáticas afirmaciones.…  Seguir leyendo »

La disputa sobre cuál sea la conceptualización más adecuada para la lucha contra el terrorismo yihadista se inició el 11 de septiembre del año 2001, cuando Bush el Joven la llamó guerra. Quienes entonces censuraban el empleo del término argüían que este designa un enfrentamiento entre estados o, en el caso de la guerra civil, entre dos partes de una misma sociedad en lucha por el poder del Estado común, no la persecución del crimen, organizado o no. Pero el fundamento de su actitud no era filológico sino político: el temor a que la situación de guerra fuese utilizada para justificar un incremento del ya gigantesco gasto militar, una limitación de las libertades y muy en especial la agresión a estados acusados de connivencia con los terroristas.…  Seguir leyendo »

Ambigüedad y sutileza

En la sesión conjunta de las dos Cámaras de las Cortes en las que se aprobó el texto definitivo de la Constitución antes de ser sometido a referéndum, el señor Monreal, hablando en nombre del Partido Nacionalista Vasco, lamentó que no se hubiese querido resolver el “problema vasco”, como todos los demás, apelando a la ambigüedad, pues, dijo, “la ambigüedad es el fundamento mismo del consenso, y la integración de la izquierda y de la Minoría Catalana en la Constitución pasa por la doble, triple o cuádruple lectura de cualquiera de sus artículos”.

La acusación es injusta porque no poca ambigüedad hay en el reconocimiento de los derechos históricos de los territorios forales y en la derogación de las leyes de 1839 y 1876.…  Seguir leyendo »

Los manuales de Derecho Constitucional solían (no sé si suelen, porque ya no los frecuento) establecer una diferencia conceptual entre plebiscito y referéndum como dos formas de solicitar la opinión de los ciudadanos, distintas por su forma, su objeto y su finalidad, aunque no todos los autores utilizaban los mismos criterios para establecer la distinción. En el uso común estos términos se utilizan generalmente como sinónimos y en el jurídico, cuando hay que hacerlo, la distinción se hace sin pretensiones de universalidad, como una categoría de derecho positivo, determinada por la denominación de estas instituciones en la Constitución respectiva, que puede no coincidir con la que le dan otras.…  Seguir leyendo »

En el nuevo sistema de partidos parece evidente que sólo una coalición entre dos o más de estos podrá asumir el Gobierno de España tras las próximas elecciones. También es razonable pensar que, pese a que en política la palabra nunca carece de sentido, es improbable que se produzca una alianza entre el Partido Popular y Podemos y más fácil una alianza entre Ciudadanos y populares que entre aquellos y los socialistas. Nacionalismos aparte, la divisoria política fundamental sigue siendo la vertical entre derecha e izquierda y no, como se ha pretendido, la basada en una absurda distinción horizontal entre casta y pueblo.…  Seguir leyendo »

La búsqueda de la felicidad

La búsqueda de la felicidad es, como se sabe, junto con la vida y la libertad, uno de los derechos naturales con los que, según la Declaración de Independencia norteamericana, han sido dotados los hombres por su creador. Una fórmula un poco más modesta que la que poco antes había incorporado el Bill of Rights de Virginia, para el que el tal derecho no sólo amparaba la búsqueda de la felicidad, sino también su consecución Los historiadores no han logrado ponerse de acuerdo sobre el origen de esta fórmula y las razones que llevaron a Jefferson a emplearla para sustituir al derecho a la propiedad, que es el que en la filosofía de la Ilustración suele acompañar a libertad e igualdad, pero sus trabajos son de poca ayuda para determinar su significado actual, tan abierto que la hacen inútil, salvo como expresión retórica, para el debate político.…  Seguir leyendo »

Cuestiones más graves sobre las que opinar hay sin duda muchas. El creciente problema de la migración del sur al norte; un problema especialmente trágico en este lado del mundo, de África a Europa. O el desenfadado descaro con el que elude el cumplimiento de las normas fiscales un sector social extendido por todo el territorio, que en los años de la transición llamábamos aquí en Madrid el de la “gente guapa”. O la sorprendente abolición populista de la vieja distinción entre izquierda y derecha, sustituida ahora por la no menos vieja de los buenos (la gente) y los malos (la casta), desligada ya a lo que parece de la economía.…  Seguir leyendo »

Sansón y los filisteos

Al afirmar enfáticamente en su célebre declaración de julio del 2012 que sólo los ignorantes podían pensar en una ruptura del euro, el señor Mario Draghi dejó en muy mal lugar a personas tan respetables como los ministros (o ministras) de Finanzas de Finlandia y Holanda, que habían dicho más de una vez que sus estados saldrían del euro si se veían obligados a utilizar el dinero de sus contribuyentes para ayudar a España, o los diversos dignatarios alemanes que habían afirmado en público tener muy por inevitable la salida de Grecia. Pese a Draghi, la posibilidad, o incluso deseabilidad, de una ruptura total o parcial de la eurozona no desapareció por completo del debate político, pero quedó en manos sobre todo de partidos que representan un nacionalismo radical y eurófobo.…  Seguir leyendo »

En la doctrina constitucional contemporánea está muy difundida la tesis de que en los estados de nuestro tiempo, ni la organización del poder político ni la determinación de sus límites dependen ya sólo, como al menos idealmente sucedía en el pasado, de la respectiva Constitución. El Legislativo y el Ejecutivo han de tener en cuenta no sólo la voluntad del pueblo soberano, sino también la del “pueblo del mercado”, que no se expresa a través de los votos, sino de los tipos de interés. Ni puede el juez constitucional definir el contenido de los derechos sin tener en cuenta “el juicio de los pares”, que en Europa expresa sobre todo el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos.…  Seguir leyendo »

Los crímenes de París son moralmente execrables, fuere cual fuere la motivación de sus autores, pero la irrelevancia moral de las motivos no excusa la necesidad de tomarlos en cuenta desde otros puntos de vista. Jurídicamente hubiera sido necesario hacerlo para graduar la intensidad de la pena si los criminales hubieran sido sometidos a juicio, y políticamente se ha hecho de inmediato como evidencia la reacción de nuestros gobiernos. Plasmada en primer lugar, como corresponde a estos tiempos de política espectáculo, en la larga fila de presidentes que, cogidos del brazo, encabezaba la gran manifestación, e inmediatamente después en la adopción de nuevas medidas para luchar contra el terrorismo yihadista.…  Seguir leyendo »

La marcha Radetzky

El día primero de enero, millones de europeos oiremos una vez más esta música marcial que pone punto final al concierto de Año Nuevo de la Filarmónica de Viena, y quienes tengan la suerte de escucharla directamente marcarán el ritmo con sus palmadas. El título de esta obra compuesta por Strauss en honor de un viejo mariscal checo tras su victoria en Colozza, y utilizada desde entonces para celebrar la gloria del imperio, es también el que Joseph Roth, que la calificaba de “Marsellesa del conservadurismo”, dio a la célebre novela que refleja su declive y lamenta su desaparición.

La novela describe sin piedad la estructura política esclerotizada y absurda de la Doble Monarquía, la Kakania de Musil, mantenida por un culto cuasi religioso a la figura del emperador y a valores trasnochados, militarista y burocratizada hasta extremos ridículos.…  Seguir leyendo »

Es cosa evidente que, en contra de lo que afirma, el señor Mas no quiere que se celebre un referéndum digno de ese nombre, pues de otro modo no habría planteado su petición en los términos en que lo ha hecho. A mi juicio, como ya sostuve (perdóneseme la inmodestia de una autocita) en un artículo publicado en El País en febrero del año pasado, no lo ha querido nunca, pero menos ha de quererlo ahora, cuando, además del temor de abrir así camino a un debate racional sobre la independencia, corre el riesgo de que ese referéndum eche sombras sobre la manifestación en urnas del pasado día 9 de noviembre.…  Seguir leyendo »

Cameron y Maduro: una sola coincidencia

En lo exterior, estos dos políticos bien podrían ser habitantes de planetas distintos. Es inconcebible que el primer ministro británico hubiera podido caer víctima de un deliquio semejante al que el presidente venezolano padeció a comienzos de su mandato, y creyese ver a la señora Thatcher posada en su hombro para gorjearle consejos políticos; e imposible imaginarlo enfundado en un chándal estampado con los colores de la bandera británica. Extremadas son también sus diferencias políticas. Cameron es un destacado paladín del capitalismo y el más ardiente defensor de la globalización (aunque sólo en lo que toca a la libertad de movimientos de capitales, porque en la de las personas, lo es poco o nada).…  Seguir leyendo »

Despropósitos son, dice el diccionario, hechos o dichos fuera de razón, principios o conveniencia. Juzguen ustedes si el término es aplicable a los sucesos de estos días.

El Govern de la Generalitat se mantiene firme en su empeño de convocar un referéndum al amparo de una ley que, según la opinión mayoritaria del Consell de Garanties Estatutàries, sólo puede ser considerada conforme con la Constitución si se entiende que ampara la convocatoria de consultas, pero no la de referéndums. En buena lógica, esta autorizada opinión obligaría al Govern catalán a admitir que estos dos términos designan realidades distintas y que, en consecuencia, no cabe atribuir a los resultados de la consulta los mismos efectos jurídicos y políticos que tendrían los del referéndum.…  Seguir leyendo »

Se suele decir que en España hemos tenido monarquía sin monárquicos y república sin republicanos. No entro en ello. Lo que parece fuera de toda duda es que los españoles conocemos mal nuestras instituciones

Comenzaré por lo más trivial: la lamentación generalizada y disparatada, por la supuesta desidia de nuestros legisladores, culpables, se dice, de no haber aprobado a tiempo, antes de que la abdicación se produjese, la ley orgánica que exige el artículo 57.5 de la Constitución. Lamentación basada en un error de lectura, pues la Constitución no prevé la existencia de una absurda ley general de Abdicaciones (o de Renuncias), sino que cada una de estas se haga efectiva mediante ley orgánica.…  Seguir leyendo »

Hace ya mucho tiempo, cuando la doctrina marxista no había caído aún en el olvido, era frecuente que quienes luchaban por ella o contra ella la sintetizasen en unas pocas frases rotundas. Entre ellas, las de que tras la revolución socialista “el gobierno de los hombres será sustituido por la administración de las cosas” y “el Estado se extinguirá e irá a parar al museo de antigüedades, junto con el hacha de piedra y la rueca de hilar”. Salidas ambas de la pluma de Engels, estas frases simplifican un pensamiento que en Marx es más complejo y, sobre todo a partir del golpe de Estado de Luis Bonaparte, más dubitativo, pero no lo traicionan.…  Seguir leyendo »

No choque de trenes, sino abismo a nuestros pies. Allá vamos, empujados por dos nacionalismos de signo contrario, pero de muy semejante naturaleza. Nacionalismos de gritos y banderas, con más sentimientos que razones, que tienen como origen y como finalidad la afirmación de una identidad edificada sobre la retórica añoranza de un pasado mítico. Esta naturaleza común se proyecta en los argumentos utilizados de una y otra parte. Quienes se niegan al desgarramiento de la piel de toro llaman a la unidad mantenida a lo largo de cuatrocientos años de historia y al derecho vigente. Quienes quieren romperla, a la tenaz negativa del Estado a restaurar la diversidad antes existente en el seno de esa vieja unidad y a la necesidad de acabar con ella para perseguir “un proyecto sugestivo de vida en común”, del que la otra parte carece.…  Seguir leyendo »

Entre los muchos sucesos, por lo general malos, que día tras día se producen fuera de nuestras fronteras o dentro de ellas, ninguno más complejo y que mejor exprese la confusión en la que vivimos que el ocurrido en la frontera misma. En puridad no es un sólo suceso, sino varios, pues varios han sido los intentos de forzar la entrada en España a través de la valla de Melilla o la de Ceuta, distinto el éxito en conseguirlo y diferentes los medios utilizados para impedirlo. Conceptualmente pueden ser tratados, sin embargo, como diversas manifestaciones de un suceso único, pues genéricamente sus protagonistas son iguales y utilizan medios análogos para conseguir el mismo objetivo.…  Seguir leyendo »

Perdone el lector que haya caído en la tentación del título llamativo pero necesitado de explicación. No utilizo la palabra tercio como designación de uno de aquellos gloriosos regimientos integrados por españoles, alemanes y valones que tan enconadamente lucharon para sujetar las Provincias Unidas al yugo de los Austrias, y cuyas hazañas inspiraron un excepcional cuadro de Velázquez y una mediocre comedia de Lope de Vega. Los contingentes españoles de esos tercios partían precisamente de Barcelona, cabe suponer que sin demasiado contento, pues aunque de momento iban a Italia, su destino final era Flandes. Final en todos los sentidos: la melancólica frase que describía su periplo era aquella de “Castilla mi natura, Italia mi ventura y Flandes mi sepultura”.…  Seguir leyendo »

El debate en torno al infortunado proyecto de ley de aborto y al malaventurado acuerdo del Parlamento de Cataluña pidiendo la transferencia de la competencia para convocar referendos, ha sacado de nuevo al primer plano de la actualidad el gran tema de la disciplina de voto. En mi opinión, la sustitución del sistema de plazos por el de indicaciones sería un grave error y la insistencia en el empeño de pedir lo que de antemano se sabe que no se obtendrá solo se explica si, como he dicho en otro lugar, lo que se quiere realmente no es el referéndum, sino la negativa a permitirlo.…  Seguir leyendo »