Francisco Sosa Wagner

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Prohibición de partidos políticos

Existe en la República federal de Alemania una cierta experiencia histórica relacionada con la prohibición de partidos políticos cuyo ideario se muestre radicalmente contrario a los valores y principios de la Constitución en vigor.

Así ocurrió con la herencia de los nazis. En 1949, y como si no hubiera pasado nada, se creó un partido político que era continuador del nacional-socialista que pedía respetar al “soldado alemán” y abordar de nuevo la “cuestión judía” aunque con métodos menos expeditivos que los empleados por Hitler. El Gobierno de Adenauer reaccionó y solicitó al Tribunal Constitucional su ilegalización a lo que este accedió declarando que tal organización “es contraria al orden democrático, desprecia los derechos fundamentales, está edificada sobre el principio del caudillaje (Führerprinzip) y sus dirigentes se hallan estrechamente ligados a los del partido de Adolf Hitler”.…  Seguir leyendo »

Como esto de las Constituciones tiene mucho de fe, cada cual propende a musitar su propia oración. Nosotros repetimos la nuestra: intentar una reforma constitucional teniendo a un 30% de los diputados que no comparten objetivos comunes básicos, a saber la creencia en la Constitución misma (y no en inventos bolivarianos) o que simplemente abominan de la España común, es un esfuerzo valioso pero baldío. De acuerdo con las exigencias de mayorías establecidas en el artículo 167 de la Constitución (210 diputados), por supuesto que podría culminarse una de esas reformas, incluso la agravada del artículo 168. Pero sería -no lo olvidemos- una reforma impuesta, dicho en términos decimonónicos, un trágala para una fracción de la representación parlamentaria, es decir, para una parte significativa de la población española.…  Seguir leyendo »

El inicio de los trabajos en la subcomisión parlamentaria que va a ocuparse de posibles reformas territoriales es buena ocasión para reflexionar sobre ese empeño y hacerlo, al modo que nos enseñó Tácito, sine ira et studio. No es fácil porque España atraviesa una época convulsa en la que se han roto muchos pactos que sirven de base a la convivencia y, con ellos, los elementos de integración que son fundamentales para pensar en alterar esta o aquella pieza del edificio constitucional. No hay más que ver qué ha ocurrido con su composición a la que ya han renunciado a asistir tres de los siete grupos políticos.…  Seguir leyendo »

En varias ocasiones hemos oído al portavoz de Unidos Podemos realzar su propio respaldo entre los ciudadanos expresado en las urnas para, a renglón seguido, descalificar a Don Felipe VI por «no haber sido elegido». Aunque la afirmación procede de un político que a veces se manifiesta de forma tan vehemente como infundada, conviene meditar sobre el alcance de su afirmación y el apoyo que le sirve de peana.

Y que, para no perdernos, se puede formular con gran simplicidad: el único origen del poder en un sistema democrático es el voto cuyo titular es el ciudadano. Es así que el rey en una monarquía hereditaria no ha sido elegido por nadie, luego nadie puede tomarse en serio su autoridad ni su pretendida superioridad institucional.…  Seguir leyendo »

Toda campaña electoral supone un torbellino de mensajes, y a veces incluso de ideas, que tienen como objeto enriquecer la democracia. Ese es el destino de las elecciones: formar mayorías de gobierno y comprobar la salud del sistema. Alemania es un buen ejemplo de cómo, a lo largo de su historia, se han logrado entender formaciones políticas muy alejadas entre sí: cristianodemócratas con liberales, socialistas con liberales y también con cristianodemócratas y con verdes, un panorama que se puede complicar si miramos hacia los gobiernos regionales.

Ahora bien, digamos ya de entrada que esta flexibilidad, propia de un país maduro, tiene un límite, a saber, que a los partidos que constituyen una amenaza para el Estado social y democrático de derecho se les mantiene al margen de aquellos acuerdos que son sustanciales para el mantenimiento del orden constitucional.…  Seguir leyendo »

Estamos viviendo el proceso de separación de la Unión Europea de un país miembro, el Reino Unido, consecuencia del resultado de un referéndum convocado de acuerdo con leyes reconocidas por la comunidad internacional. Se han constituido, por ambas partes, sendos equipos negociadores de cuyos trabajos nos dan cuenta a diario los medios de comunicación. Cuando se acabe este proceso, se habrán delimitado los términos jurídicos y económicos de las nuevas relaciones entre los antiguos socios, más las facturas a pagar por quienes se van.

Compárese este procedimiento civilizado con el asilvestrado que han puesto en marcha los gobernantes separatistas catalanes. Sin tan siquiera conocer la opinión de los ciudadanos por medio de un procedimiento legal, se presenta un texto para regular nada menos que la secesión de España de uno de sus territorios provocando un vuelco constitucional e histórico de primera magnitud.…  Seguir leyendo »

Quienes hemos tenido la suerte de formarnos en las enseñanzas de García de Enterría siempre recordaremos que solía invocar las siguientes palabras de Maurice Hauriou: “Hay dos correctivos de la prerrogativa de la Administración que reclama el instinto popular, cuyo sentimiento respecto al poder público puede formularse en estos dos brocardos: que actúe, pero que obedezca a la ley; que actúe, pero que pague el perjuicio”.

Hablamos de la legalidad y la responsabilidad, los dos grandes desafíos ante los que el Estado de Derecho se juega lisa y llanamente su destino. Toca subrayar el segundo, la responsabilidad, que conoce diversas expresiones, la penal, la administrativa, la disciplinaria, la civil… más, la que hoy nos interesa, la contable, de actualidad en esta hora de espectaculares turbulencias en la gestión de los dineros públicos.…  Seguir leyendo »

Buen enredo ha desencadenado el PSOE en su reciente Congreso al definir el carácter plurinacional de España aunque, acaso sabedor de la dinamita que la expresión lleva dentro, se ha apresurado a aclarar que esa constatación no ha de poner en riesgo el carácter único e indivisible de la soberanía nacional. La afición a estos debates -que quieren ser heraldos de una nueva convivencia política- no es nueva y viene, si hablamos de historia reciente, de la época de la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero.

A partir de ahora, tras su comprometida decisión, las tareas se van a acumular para el PSOE.…  Seguir leyendo »

Desde hace unos pocos años se ha ido instalando entre parte de la ciudadanía la idea de la Unión Europea como una frustración política: en artículos de opinión, en tertulias televisivas, en conversaciones cotidianas se oyen voces que presagian un cataclismo inminente. El asunto no es baladí, pues ha ido creando un estado psicológico de derrotismo moral y claudicación cívica un tanto irresponsable. Salvando las distancias que imponen los tiempos históricos, la situación recuerda a la que vivió España a finales del siglo XIX.

Entonces, la pérdida de las últimas colonias sacudió al país en sus entrañas. Parte de las élites intelectuales españolas se aprestaron a buscar las causas de lo que se diagnosticó como un fracaso histórico.…  Seguir leyendo »

Leer a Fernando Savater es algo siempre provechoso y además un placer literario. Su artículo Recapitulación publicado hace unos días en el diario El País suscita, como todos los suyos, motivo para la meditación y, permítasenos, para la controversia o, si se prefiere, para formularle algunas acotaciones.

La defensa que en él se hace de la democracia como el único sistema apropiado y digno para regir la vida de las colectividades humanas es vibrante y acertada. En un momento como el actual no está de más oír una voz autorizada que nos alerta acerca de las tergiversaciones que de la democracia perpetran regímenes políticos bien cercanos, caso de la Hungría de Orbán o la Turquía de Erdogan, y no digamos más lejanos, como Venezuela.…  Seguir leyendo »

El Tratado de Roma, firmado en 1957, merece una conmemoración de gala, una fiesta que sirva para recordar a los ciudadanos -a los jóvenes y a los que ya no lo son- lo mucho y bueno que los europeos hemos conseguido en estos sesenta años. Porque sería una muestra de desagradecimiento desconocer el cambio que ha supuesto para nosotros la idea de la unidad europea.

¿Es preciso evocar cómo se desarrollaba la vida a finales de esa década de los años cincuenta del pasado siglo? Estábamos obligados a hacer largas colas para obtener nuestros pasaportes, pagábamos derechos de aduana y tasas cuando cruzábamos la frontera con nuestro vehículo (la carta verde), padecíamos lamentables infraestructuras ferroviarias y de carreteras, sólo los muy ricos podían pagarse un billete de avión, perdíamos dinero como consecuencia de los continuos cambios de monedas, el estudio en Universidades extranjeras estaba al alcance exclusivamente de familias muy acomodadas…

Hoy contamos, gracias a la legislación europea, con un eficaz despliegue de técnicas destinadas a garantizar la calidad de lo que comemos o bebemos y del aire que respiramos; las grandes obras han de respetar el entorno en el que se alojan; nos bañamos con garantía en las playas y en los ríos; celebramos la recuperación de esa iglesia de nuestro pueblo o ese palacio para fines culturales; pateamos nuestros barrios peatonales; tratamos racionalmente las basuras; protegemos la fauna y la flora; hay programas senior que permiten a personas de escasos recursos viajar por Europa y así un largo etcétera que haría interminable este artículo.…  Seguir leyendo »

La Historia nos muestra cómo la civilización que conocemos ha surcado caminos muy complejos: en ocasiones se ha avanzado mirando hacia un horizonte que era puerta de entrada en una vida cosmopolita y, en otras, los pueblos se han encerrado en su pequeñez para darse el gustazo de cultivar la soledad. Todo parece indicar que la humanidad prospera abatiendo fronteras, no creándolas. Los intercambios económicos y comerciales son pasarelas por las que luego caminarán los culturales y educativos y aun los sociales y personales, formando esos maridajes que nos hacen más sabios, pues nos ayudan a colocar en su justo lugar nuestras convicciones y pasiones despojándolas de las certezas agresivas que a menudo encierran.…  Seguir leyendo »

Saber aprender es una seña de grandeza. Por eso nos ocupamos hoy de una sentencia del Tribunal Supremo divulgada hace unos días -tiene fecha de 16 de enero y el ponente es el magistrado Peces Morate- porque es una buena muestra de cómo han de examinarse las distintas perspectivas que anidan en las desavenencias, de cómo deben valorarse los intereses en ellas implicados desechando esas visiones que reducen a dos colores, el rojo y el negro (como en la novela stendhaliana), unas situaciones plenas de irisados matices que, por su propia esencia, reclaman equilibrio.

Sobre la mesa de los jueces se hallaba un nuevo episodio de un cuento largo que alcanza ya tintes de tragedia por los muchos años transcurridos sin que se vislumbre una solución.…  Seguir leyendo »

Con la nueva legislatura dando sus primeros y tambaleantes pasos se nos vienen a la memoria los versos de Heinrich Heine cuando cantaba “con tristeza miro a lo alto/ donde hacen guiños miles de astros/ sin embargo, mi propia estrella/ no la diviso en parte alguna”.

Todo parece indicar que esa estrella llamada a iluminar esta España, siempre naciente, siempre encadenada a buscar su ser como una condena bíblica, es la reforma constitucional. De ella se han de derramar los mejores dones y ha de disipar las peores pesadillas que nos angustian.

Por ello, se amontonan las declaraciones de los primates políticos (como se decía en el siglo XIX), se anuncia la constitución de comisiones, subcomisiones y ponencias, se afilan las plumas de los expertos, se convocan decenas de foros y conferencias… Todo eso está muy bien porque contribuye a enriquecer el debate ciudadano y a discurrir en términos un poco más serios y complejos que los habituales mantenidos en las redes sociales, esas tabernas sin vino, sin tacos de jamón, sin jarana y sin gracia que la modernidad nos obliga a padecer.…  Seguir leyendo »

En alguna otra ocasión, aprovechando la amabilidad de este periódico, he abordado la cuestión que se anuncia en el título resumiendo las tesis centrales de mi libro La independencia del juez: ¿una fábula?, publicado por La Esfera de los Libros, hace unos meses. Me parece oportuno insistir porque de nuevo salta a la actualidad política el debate sobre la independencia judicial como consecuencia de los pactos que, para la investidura del presidente del Gobierno de España, trenzan en estos momentos el Partido Popular y Ciudadanos.

1. Mi idea es que articular la polémica sobre la referida independencia en la composición del Consejo General del Poder Judicial poniéndonos a discutir si la elección de sus vocales ha de atribuirse a los galgos (las asociaciones judiciales) o a los podencos (los partidos políticos representados en el Parlamento) es errar el tiro, marrar.…  Seguir leyendo »

Las diferencias de que se acusa a las instituciones europeas son, en su mayoría, incumplimientos y trapacerías de los estados nacionales, pero estos venden mejor su mercancía y saben señalar con mayor eficacia al ‘monstruo de Bruselas’. La política de inmigración es el ejemplo de manual: nadie hace caso a las propuestas de la Comisión pero, en el decir de las gentes, ‘Europa no hace sus deberes con los refugiados’. Los ejemplos podrían multiplicarse echando mano de la política energética, de transportes o de la agenda digital…

Esta realidad es inequívoca. En esta misma línea, consistente en hacer cada cual la guerra por su cuenta, se están abriendo dos nuevas vías de agua con consecuencias imprevisibles pero ya intuimos que graves: una es la proliferación de referendos aquí y acullá siendo el último la simpática iniciativa del gobierno húngaro de convocar uno sobre la citada política de inmigración.…  Seguir leyendo »

Centrar -como es frecuente- el debate de la independencia de los jueces en la composición del Consejo General del Poder Judicial, es decir, discutir si su elección ha de atribuirse a los galgos (las asociaciones judiciales) o a los podencos (los partidos políticos representados en el Parlamento) no es -a mi entender- el camino adecuado.

En primer lugar, porque este sistema de autogobierno corporativo no forma parte obligada del guión de un Estado de Derecho y la prueba es que Alemania, Estados Unidos, Gran Bretaña o los países escandinavos -entre otros- carecen de él. En segundo lugar porque desde las Cortes de Cádiz hasta hoy el intento de construir un Poder Judicial independiente y con mayúsculas es un anhelo que la Historia nunca ha recompensado y ello porque es, en términos constitucionales, imposible.…  Seguir leyendo »

Las últimas triples elecciones regionales en Alemania de marzo pergeñaron un panorama político intrincado que, sin embargo, ha sido solventado por la clase política alemana con cierta rapidez por medio de una mezcla de flexibilidad programática y responsabilidad institucional. La prensa destacó en su momento el relativo varapalo sufrido por la canciller Angela Merkel así como por los socialdemócratas. Desapercibido pasó el hecho de que el peor resultado se hallaba en la Izquierda (‘Die Linke’), el partido (pos)comunista, pues al fracaso de no sentar plaza en los dos parlamentos occidentales en liza (Renania-Palatinado y Baden-Württemberg) unieron su débil tercera posición en el Land oriental de Sajonia-Anhalt donde habían llegado a coquetear con la idea de gobernar.…  Seguir leyendo »

La situación de Europa es arriesgada porque debe hacer frente a dificultades para cuya superación necesita una habilidad superior a la empleada por Alejandro Magno a la hora de resolver el nudo gordiano. Anotemos que su fórmula “tanto monta cortar como desatar” es cabalmente la que, por tosca, debemos rechazar en los momentos presentes.

Sólo quienes desconocen la historia pueden dejarse amilanar por la existencia en el seno de la Unión de contradicciones de grueso calibre y de sueños que o no se han hecho realidad o se han convertido en pesadillas. En el fondo anidó en sus orígenes la idea de crear un Estado federal, incluso con su propio sistema defensivo, idea que hubo de ser abandonada tempranamente cuando en 1954 Francia dio un portazo a tal iniciativa.…  Seguir leyendo »

Las decisiones tomadas por los jefes de Estado y de Gobierno en el último Consejo Europeo (celebrado los días 18 y 19 de febrero) han supuesto un garrotazo a la construcción europea de consecuencias perfectamente previsibles. Como sabemos sus nombres y apellidos podemos afirmar que serán ellos quienes carguen con la responsabilidad histórica de haber borrado de nuestro horizonte la arribada al puerto de una Europa fuerte, de una Europa que cuente en la política mundial y desde luego de una Europa solidaria y socialmente sensible. Esas metas han desaparecido y ello ha ocurrido por la acción de unos gobernantes que se han avenido, con nocturnidad, a aceptar la extorsión del primer ministro del Reino Unido.…  Seguir leyendo »