Gabriel Tortella

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Nuestro talón de Aquiles

Las paradojas de la política española son a veces difíciles de entender para nuestros vecinos europeos, especialmente en lo que se refiere al gran problema que se arrastra desde la Transición: el separatismo. En primer lugar, es arduo comprender que este lapso de unos 40 años en el que España ha cosechado una serie de éxitos sin precedentes (transición casi incruenta de la dictadura a la democracia, ingreso en la Unión Europea y en otros organismos internacionales, crecimiento económico y desarrollo social también inéditos, niveles de bienestar que nos colocan a la vanguardia del mundo, niveles de distribución de la renta más que aceptables -sí, pese al deterioro que conllevó la crisis-, etcétera), éxitos que podríamos caracterizar globalmente como la realización de lo que Ortega y Gasset llamó “un proyecto sugestivo de vida en común”, haya ido acompañado por un crecimiento en extensión e intensidad de los sentimientos separatistas.…  Seguir leyendo »

El pasado 2 de diciembre se produjo un pequeño terremoto en el panorama político español: en Andalucía la izquierda perdió el monopolio que ostentaba desde la transición a la democracia y un partido extraparlamentario al que se venía tachando insistentemente de fascista, anticonstitucional y otras lindezas al uso, entraba con una sustancial representación en el Parlamento regional. En este país nuestro, muchos piensan que quien cumple la ley es un tonto, y que quien reclama que la ley se cumpla es un fascista. Curiosamente, los que sustentan tales opiniones se consideran demócratas de progreso y pontifican a diario en los medios más leídos y escuchados.…  Seguir leyendo »

Nacionalismo en el siglo XXI

No hace falta ser un lince para advertir que el nacionalismo es el principal problema de España al menos desde la Transición (si no antes) y que es muy difícil imaginar su final. El nacionalismo vasco, con su vil acompañamiento de terror y extorsión, protagonizó las últimas décadas del siglo pasado. La derrota de las prácticas más execrables del nacionalismo vasco dio lugar a una especie de apaciguamiento transitorio; pero el nacionalismo catalán, con métodos de presión, extorsión y exclusión más solapados pero no menos viles, ha tomado el relevo en la actividad de zapa y derribo. Esta situación plantea múltiples problemas intelectuales, uno de los cuales, de lo más apasionante, es el de cuál sea la naturaleza del nacionalismo.…  Seguir leyendo »

Razones para desconfiar

¿Por qué los gobiernos españoles, desde la Transición, han cedido continuamente ante las pretensiones de los que primero se llamaron catalanistas, luego nacionalistas, luego soberanistas y, por fin, separatistas? Uno de los graves problemas de la democracia es el corto horizonte temporal que impone a los políticos. El elector medio sólo se preocupa por el presente y el futuro muy inmediato. Los políticos miopes son los que ganan elecciones. Los políticos con visión grande (Roosevelt, Churchill, De Gaulle, Adenauer) triunfan sólo en las grandes crisis: en el transcurso normal de la vida política, los visionarios se quedan en la cuneta y gobiernan los que simplemente aspiran a salir del paso.…  Seguir leyendo »

Vieja y nueva política

El desarrollo del drama parlamentario que presenciamos a fines del pasado mayo me ha traído a la memoria insistentemente el título de la famosa conferencia de Ortega con que osadamente encabezo estas líneas. Aunque las circunstancias actuales son diferentes de las del tiempo en que Ortega pronunció su exposición (24 mayo 1914), existen, por desgracia, paralelos entre ambas épocas. El filósofo hablaba en nombre de la recién creada Liga de Educación Política Española, con objeto de darla a conocer y de iniciar su labor de curación de un sistema político y de un cuerpo social que en España estaban “enfermos”. No podía saber el gran pensador cuán crucial era el momento escogido para su discurso: pocos meses más tarde estallaría la Primera Guerra Mundial, que marcaría una gran divisoria en la historia contemporánea y cuyas consecuencias de todo orden harían olvidar sus propósitos de educación política, aunque no ciertamente la conferencia en sí.…  Seguir leyendo »

Después de mí, el diluvio

Esta citadísima frase -“Après moi le déluge“- se atribuye a Luis XV, penúltimo rey francés antes de la Revolución, sobrino por cierto de Felipe V de España. Luis XV, que tuvo un larguísimo reinado, es más conocido por sus numerosas amantes (las más célebres, la marquesa de Pompadour y la condesa Du Barry) que por sus aciertos como gobernante. Su acción política y financiera fue tan contradictoria e incompetente que, al parecer, pronunció la frase, significando, acertadamente, que iba a dejar una herencia imposible a su sucesor.

Uno se pregunta si el actual Gobierno tendrá este dicho como divisa, porque su comportamiento le infunde al observador la sospecha de que Pedro Sánchez y sus ministras esperan provocar un diluvio no de agua, sino de deuda, durante la corta e inestable legislatura que ellas esperan alargar todo lo posible.…  Seguir leyendo »

El 5 de mayo se conmemora el bicentenario del nacimiento de Karl Marx, filósofo, economista, historiador, sociólogo, periodista, político y profeta del comunismo, bajo cuya advocación se hicieron las revoluciones rusa y china, amén de otras tampoco despreciables. Hace ya más de un cuarto de siglo que el comunismo se derrumbó con estruendo en Rusia y Europa oriental. En los países donde subsiste, unos (China, Vietnam) han restaurado la economía de mercado con éxito asombroso; otros (Cuba, Venezuela) se han aferrado a la economía colectivista, y viven en crisis y depresión crónicas. ¿Está justificado, por tanto, celebrar esta efeméride? ¿No sería mejor echar siete llaves al sepulcro de Marx?…  Seguir leyendo »

El final de la escapada

El pasado verano, nada más aprobar el Parlament aquellas leyes ilegales (obligado oxímoron) de “referéndum”, “desconexión” y “transitoriedad”, Victoria Prego comparaba el sistema judicial con un paquidermo que, cuando se pone en marcha, no hay quien lo pare. Y anunciaba que, lenta pero segura, la marcha del paquidermo terminaría arrollando a los alegres e inconscientes legisladores separatistas. Todo lo que anunció la periodista se ha ido cumpliendo punto por punto y el pasado domingo 25 de marzo el elefante judicial dio un paso decisivo al poner al fugitivo ex president Puigdemont en manos de la Justicia alemana, marcando así el punto final de la rocambolesca escapada del nuevo Fantomas separatista.…  Seguir leyendo »

Izquierdas o siniestras

Hace aproximadamente un siglo que la izquierda democrática alcanzó el poder en Europa: participó en gobiernos, tuvo amplia representación parlamentaria, y sus opiniones fueron escuchadas con atención. Grandes economistas, como Keynes o Schumpeter, contribuyeron a dar prestigio intelectual a las políticas socialdemocráticas. Aparte de profundas razones de fondo, el acceso de la izquierda al poder se debió a factores que podríamos llamar coyunturales, como la Primera Guerra Mundial, que impulsó a los gobiernos de ambos bandos a buscar el apoyo de las clases trabajadoras, y la Revolución rusa, que hizo apreciar las virtudes del socialismo no violento. Se inició así una revolución no por pacífica menos radical, que a lo largo de las décadas siguientes transformó las sociedades avanzadas, hasta entonces adeptas al modelo liberal, en socialdemocráticas.…  Seguir leyendo »

Cuándo se jodió España

La tragicomedia de los independentistas catalanes ha despertado de un largo letargo a la opinión pública española; esto es evidente para cualquier observador mínimamente informado y perspicaz. No han sido sólo los acontecimientos en Cataluña: las manifestaciones masivas contra la declaración de independencia, la exhibición de banderas españolas, y, sobre todo, la victoria inapelable de Ciutadans en las últimas elecciones catalanas, demostrando una vez más que la mayoría de los votantes no apoya la independencia. Están también las manifestaciones en otras capitales, en especial Madrid, la profusión de banderas españolas en los balcones de todo el país, y la subida de Ciudadanos/Ciutadans en todas las encuestas nacionales.…  Seguir leyendo »

Es bien sabido que Karl Marx, el profeta de la revolución proletaria, gran creyente en las leyes y las etapas históricas, concebía esa revolución como la culminación de un proceso de desarrollo económico que produciría una creciente polarización social entre una minoría de riquísimos burgueses y una mayoría de proletarios empobrecidos. Sólo entonces, cuando un proletariado numeroso y avezado, al que se han incorporado muchos “intelectuales burgueses que, analizando teóricamente el curso de la historia, han logrado ver claro en sus derroteros”, y cuando “los progresos de la industria traen a las filas proletarias a toda una serie de elementos de la clase gobernante”, es cuando tiene lugar la revolución que acaba con el capitalismo e instaura el socialismo.…  Seguir leyendo »

Es un conocido dicho de Marx que la Historia se repite: la primera vez, como drama, la segunda vez como farsa. Esto es lo que contemplamos el viernes 27 de octubre por la tarde: medio Parlament pretendiendo que sus diputados volvían a encarnar el 11 de septiembre de 1714 (heroica resistencia ante el invasor Borbón) y, en realidad, representando una ópera bufa en la que ni los mismos actores creían. Porque si hubieran creído en lo que hacían, no hubieran empezado tratando de ocultarse de la autoridad -contra la que fingían rebelarse- recurriendo al voto secreto. Era evidente que no creían que la independencia fuera a ser real.…  Seguir leyendo »

¿Hasta cuándo, Puigdemont, abusarás de nuestra paciencia? En estos mismos términos increpaba Cicerón a Catilina, el conspirador que quería subvertir la República romana en el año 63 a. de C. Cicerón amenazaba a Catilina con la muerte. Hoy el Gobierno español no amenaza al conspirador Puigdemont, que quiere trocear España, con nada. Al contrario, le suplica que deponga su actitud y le promete diálogo y dádivas. Puigdemont, por supuesto, no se aviene; al contrario, acusa al Gobierno de “totalitario”, “antidemocrático”, “autoritario y represivo”, de cometer una “agresión”, y demás lindezas. No quiere negociar porque la debilidad del Gobierno le hace ver que, haya o no referéndum el 1 de octubre, él va ganando.…  Seguir leyendo »

Se contaba en tiempos de Franco que un periodista norteamericano preguntó al dictador si no resultaba difícil gobernar España, un país cuya historia reciente era tan turbulenta. El Caudillo contestó: “No, qué va. Es muy sencillo. En mi mesa tengo dos bandejas, una titulada Asuntos que el tiempo resolverá, la otra titulada Asuntos que el tiempo ha resuelto. Yo me limito, simplemente, a pasar los expedientes de la primera a la segunda”. Quizá este sistema de gobierno obedezca a una idiosincrasia galaica, porque nuestro actual presidente parece seguir al pie de la letra las prescripciones gubernativas de su predecesor ferrolano. Y el caso es que a ninguno de los dos parece haberles dado mal resultado este conservadurismo taimado y reservón: Franco murió en la cama y Rajoy parece tener cuerda para rato.…  Seguir leyendo »

La reciente oleada de elecciones en Europa parece corroborar la opinión de que el socialismo está en franca decadencia, quizá con la única excepción del Reino Unido, caso que más tarde comentaré. Sin embargo, esto no tiene que ser así necesariamente, por una razón muy clara: se requiere un partido de centro-izquierda para hacer el papel de oposición y alternativa de Gobierno al centroderecha. En el sistema político europeo, y en todas las democracias parlamentarias del mundo, existe un hueco a la izquierda del centro; si el socialismo no lo ocupa, otros lo harán. Muchos pueden pensar que el socialismo está llamado a desaparecer porque hace ya tiempo que alcanzó sus fines y debe ser sustituido en la izquierda por otras formaciones con distintos orígenes.…  Seguir leyendo »

En enero de 2016 se cumplieron los 80 años de la muerte de Ramón del Valle-Inclán, el segundo gran manco de la literatura española. Con este motivo se han republicado colecciones parciales o completas de sus obras y se ha reavivado un justificado interés en su vida y su trabajo.

Desde una tarde en que descubrí en los altos de la biblioteca de mis padres el Romance de Lobos, soy admirador incondicional de este autor. Allí encontré grandes clásicos de la literatura, pero para el adolescente que yo era, la combinación de maldad, eros, violencia, y muerte, en un ambiente feudal y rural, expresado todo en ese idioma inigualable, modernista y arcaico, descarnado, preciso y humorístico, que encontré en la comedia bárbara, resultaba irresistible.…  Seguir leyendo »

Después de los sustos que nos dieron los británicos con el Brexit y de la elección de Trump, muchos empezamos a temer que el mundo -y en especial Europa- se encontrara retrotraído en más de medio siglo a la situación de la segunda posguerra mundial, no en términos de desolación y pobreza, pero sí de fragmentación y desconcierto. La Gran Recesión y la mediocridad de los políticos han fomentado el crecimiento del populismo y la apatía en amplias capas del electorado europeo. La difusión del sentimiento antisistema amenazaba con rematar a la UE después de la profunda herida que le infligió el portazo británico.…  Seguir leyendo »

Recientemente, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, presidente y vicepresidente del Gobierno catalán, publicaron un artículo en un periódico acerca del sempiterno referéndum sobre la independencia de Cataluña y sobre la pretendida negativa del Gobierno español a dialogar sobre el tema. Es difícil reunir en tan poco espacio una colección de falsedades y medias verdades como las que contenía su opúsculo.

Así, daban por supuesto, sin mencionarlo, que el Ejecutivo puede dialogar tranquilamente, de igual a igual, con un Gobierno autonómico sobre el modo en que éste pueda llevar a cabo una transgresión flagrante de la Constitución, insinuando que el simple hecho de que Moncloa se niegue a dialogar sobre tamaña transgresión de la Carta Magna constituye un “rechazo frontal”.…  Seguir leyendo »

El Brexit, la elección de Trump, el auge de los populismos, los nacionalismos y los partidos antisistema, junto con las regresiones antidemocráticas en Rusia, Venezuela, Bolivia, Filipinas y varios otros países han hecho que numerosos pensadores pongan en tela de juicio el futuro de la democracia en el mundo.

La Historia tiene algunas enseñanzas al respecto, pero no muchas, porque la historia de la democracia moderna es corta. Si bien su gestación se prolongó algo más dos siglos (puede decirse que comenzó con la Revolución inglesa del siglo XVII), la democracia plena tiene apenas un siglo de existencia. Se estableció precisamente en torno a la Primera Guerra Mundial (1914-18), si bien algunos pioneros, como Nueva Zelanda y Australia, la implantaron un poco antes.…  Seguir leyendo »

Sin duda es pronto para hacer vaticinios sobre la ejecutoria de Donald Trump en su mandato, pero los primeros signos son ominosos. Es cierto que sus palabras tras la proclamación de su victoria electoral fueron cautas y conciliadoras. Pero de eso hace ya tres meses y sus actos desde entonces permiten suponer que aquello fue una finta más; casi sorprendido en un primer momento por su inesperada victoria, apeló instintivamente al sentido común y trató de aparecer como un centrista sereno y pragmático. Sin embargo, parece indudable que su extremismo resurgió pronto, espoleado por sus asesores más radicales y por su naturaleza provocadora, seguramente pensando que eran esa provocación y ese extremismo simplista los que le habían llevado a la Casa Blanca y los que debían inexorablemente constituir la base de su programa de gobierno, que hasta entonces había permanecido en el terreno de la estridencia y la indefinición.…  Seguir leyendo »