Gabriel Tortella

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Por qué cayó Alfonso XIII

El pasado 14 de abril se conmemoró el nonagésimo aniversario de la Segunda República española. El interés que entre historiadores y políticos, nacionales y extranjeros, ha suscitado y suscita es excepcional. Si excluimos los dos años y nueve meses que resistió durante la Guerra Civil, la vida normal de la República fue de cinco años y tres meses. Las dos experiencias republicanas ocupan un lapso temporal muy breve dentro de los cinco siglos y medio de vida de la nación española. La atracción de la breve y accidentada historia de la Primera República (de febrero de 1873 a diciembre 1874) es limitado, y es la Segunda la que monopoliza esta fascinación y cuyo recuerdo ha quedado en las mentes de los españoles actuales, a menudo más como un mito que como una realidad histórica.…  Seguir leyendo »

¿Qué es hoy ser de izquierda?

Es bien sabido que la división de los partidos políticos a lo largo de un espectro, desde los más conservadores (a la derecha) hasta los más revolucionarios (a la izquierda) se remonta a la Asamblea formada en los albores de la Revolución francesa. Era tradición en Francia que en los Estados Generales los grupos de la nobleza y el clero se situaran en un lugar preferente, esto es, a la derecha de la presidencia. Los usos feudales se reprodujeron en las convenciones revolucionarias, y así los grupos más partidarios de acabar con el poder de la monarquía y la nobleza se situaron al otro extremo de la sala.…  Seguir leyendo »

El viaje de Pedro Sánchez a los Estados Unidos se ha sellado con un rotundo fracaso, si prescindimos de la impresión que en algunos/as periodistas o televidentes haya podido ejercer su buena planta física. Visitó algún estudio cinematográfico, pero no en busca de empleo, al menos de momento. El viaje, al parecer, no tenía fines políticos inmediatos; si los hubiera tenido, el fracaso hubiera sido aún mayor, porque no fue recibido ni por Biden (que ya le conoce de vista) ni por ningún miembro de su Gobierno, pero tampoco por nadie de ámbito más local, como gobernadores estatales, por ejemplo.

El fracaso ha sido rotundo en los términos en que se nos había anunciado, es decir, en el campo económico.…  Seguir leyendo »

Lo volverán a hacer

Uno de los rasgos más deprimentes de este embarazoso episodio de los indultos que el Gobierno pretende conceder a los golpistas de octubre de 2017 es la completa vacuidad, rayana en la mala fe, de los argumentos justificativos que se ofrecen. Como no hay razón confesable para indultar a un grupo de delincuentes contumaces que han cometido la felonía de rebelarse contra la legalidad que les había elevado a los puestos que ocupaban, el presidente y sus acólitos han sacado un prontuario de explicaciones mendaces esperando convencer a un nutrido contingente de almas de cántaro. «Por el bien de España»; «por la concordia»; «en la Constitución no se habla de venganza».…  Seguir leyendo »

Pocos parecen haber advertido la clara divisoria sexual que traslucen las elecciones madrileñas. De las seis candidaturas que se presentaban, tres estaban encabezadas por mujeres (Díaz Ayuso, García Gómez y Monasterio) y tres por hombres (Gabilondo, Iglesias y Bal). Las tres primeras aumentaron sustancialmente en votos y en escaños, mientras las tres segundas (salvo la de Iglesias, paradójicamente) experimentaron caídas catastróficas. La de Iglesias avanzó, pero el avance fue tan insignificante para las pretensiones de un candidato que acababa de renunciar a su cargo de vicepresidente del Gobierno con objeto de revertir la tendencia menguante de su electorado, que la victoria resultó pírrica y él anunció su abandono de la política activa.…  Seguir leyendo »

Poco después de la desaparición de la URSS, en 1991, el profesor Pedro Schwartz, paladín del liberalismo en la era postfranquista, se dirigió públicamente a Manuel Vázquez Montalbán, escritor gallego afincado en Barcelona, conspicuo defensor del comunismo ruso (y del nacionalismo catalán), animándole a admitir su error político. Vázquez Montalbán no se dio por aludido y alguno recriminó a Schwartz por su propuesta. El asunto se olvidó pronto sin que nadie, que yo sepa, de los muchos comunistas que entonces había, y hoy hay, se hayan dignado a explicar cómo casan sus convicciones con el fracaso tremendo de lo que se suponía ser modelo de una nueva sociedad.…  Seguir leyendo »

«Madrid nao ten nada!», me decía un amigo lisboeta mientras contemplábamos el cabrilleo del sol poniente en las aguas del estuario de Tajo, al que los locales llaman mar da palha, mar de paja, por los reflejos dorados del sol en el agua. Al menos, me decía condescendiente, Barcelona también tiene mar. Tuve que reconocer que en Madrid no teníamos nada como aquel bello panorama y que, en materia de agua visible, los madrileños nos contentábamos con el Manzanares, «arroyo aprendiz de río» según Quevedo. Y, sin embargo, en Madrid no ha escaseado nunca este elemento, como indica su propio nombre que, según Oliver Asín, deriva del latín arabizado, y significa «manantial»: Fons Matrix (Fuente Matriz), que luego se transformó en Mayrit y finalmente en el topónimo capitalino.…  Seguir leyendo »

Por fin habló el 'poble'

Sí, por fin habló el pueblo catalán en los comicios del 14 de febrero. ¿Qué dijo? Pocas novedades; más exactamente, tres, que corrieron a cargo, sobre todo, del sector constitucionalista. En primer lugar, hartos de promesas incumplidas, y naturalmente temerosos de contagiarse con el Covid-19, la mitad de los censados se quedó en casa, elevando el grado de absentismo a niveles nunca vistos (46%), ni siquiera en las elecciones locales catalanas, que suelen atraer a menos público. Por supuesto, los no separatistas, que siempre se retraen en este tipo de comicios, fueron los que más asiduamente siguieron el prudente consejo de «a casita, que llueve», que en aquel domingo se ajustaba perfectamente a la meteorología.…  Seguir leyendo »

Recuerdo cuando murió Bernard Shaw: noviembre de 1950. Yo entonces era alumno del Colegio Estudio y los profesores (o más bien las profesoras) organizaron con este motivo un homenaje al gran dramaturgo anglo-irlandés. Los alumnos de los cursos más avanzados investigaron sobre él y nos dieron pequeñas conferencias sobre aspectos de su biografía y de su obra. Oí muchas anécdotas divertidas, porque Shaw era ingenioso, impertinente y aficionado a sorprender y escandalizar. Gracias a tal eulogía me familiaricé con el personaje, cuyo talento y excentricidades me llamaron mucho la atención y me movieron a leer sus más famosas obras de teatro, ensayos y también alguna biografía sobre él.…  Seguir leyendo »

Con este título ya sabrá el lector que nos estamos refiriendo a la llamada Ley Celaá; porque, aunque su soporífero texto comience con un lema esperanzador, afirmando que «las sociedades actuales conceden gran importancia a la educación que reciben sus jóvenes, en la convicción de que de ella dependen tanto el bienestar individual como el colectivo», pronto queda claro que este documento oscuro concibe la educación como algo subordinado a las conveniencias políticas, incluso a las de más corto plazo, como, por ejemplo, recabar votos en las Cortes para lograr la aprobación del Presupuesto.

La Ley Celaá, también llamada LOMLOE, porque adopta la forma de reforma de la anterior ley de educación del PSOE, la muy criticada LOE de 2006 está, acaba de ser aprobada definitivamente por el Senado.…  Seguir leyendo »

Lecciones de la elección

«Desengáñate, Gabriel» –me dijo mi padre– «lo más parecido a la España de Franco era la España republicana». Yo acababa de manifestarle mi juvenil entusiasmo por la República; era lo que había oído siempre en casa. Mis padres eran los dos republicanos; se habían conocido, él barcelonés, ella madrileña, en un congreso de la FUE (Federación Universitaria Escolar, organización estudiantil republicana) en Madrid en 1930. Pero los vaivenes de la República y los horrores de la Guerra Civil, que la familia pasó en Barcelona, habían templado su fervor político. El caso es que nunca olvidé sus palabras, que en aquel momento me chocaron, pero cuya sabiduría me ha ido resultando cada vez más evidente.…  Seguir leyendo »

De vuelta al Tercer Mundo

A los años que van desde 1976, en que Adolfo Suárez ascendió a la presidencia del Gobierno, hasta 1982, en que el PSOE ganó las elecciones, se les designa comúnmente como la Transición, porque durante ese período la política española recorrió el camino desde la estructura dictatorial que había construido el franquismo a la democrática que construyeron los españoles en su conjunto, unos con su gestión política, los más con su voto. El pueblo español mostró una voluntad casi unánime de abrazar la democracia y desechar para siempre el autoritarismo. Yo diría sin embargo que, además de transitar hacia la democracia, el pueblo español transitó también del Tercer Mundo al Primero.…  Seguir leyendo »

Cuando conocí a Rodolfo Martín Villa, allá por 1957, él y yo estábamos en lados opuestos de la trinchera política. Él era un estudiante falangista, jefe provincial del SEU de Madrid (el Sindicato Español Universitario fue fundado por José Antonio Primo de Rivera en tiempos de la República), al que todos los estudiantes universitarios pertenecíamos obligatoriamente. Yo era un estudiante socialista, afiliado a la recién fundada ASU (Agrupación Socialista Universitaria, naturalmente clandestina), que, entre otras cosas, se dedicaba, junto con un pequeño grupo de falangistas de izquierdas, a democratizar el SEU desde la base. Yo llegué a ser elegido delegado de facultad en la de Derecho y otros socialistas fueron también elegidos en otras facultades y escuelas.…  Seguir leyendo »

La cabeza de Cicerón

De España se puede decir hoy lo que se decía de Turquía hace un poco más de un siglo: es el hombre enfermo de Europa. Con un Gobierno hipertrofiado, despilfarrador y bamboleante, que se apoya precariamente en un partido populista-comunista y en varios partidos separatistas; con una deuda pública que no es ciertamente la mayor de Europa en términos relativos a la renta nacional, pero que acaba ya de sobrepasar el umbral del 100% y lleva visos de seguir subiendo de modo alarmante; con una gestión desastrosa en campos como el sanitario (la pandemia se ha cebado en la población española con tasas de sobremortalidad inusitadas, y sigue haciéndolo), el educativo, el económico o el fiscal, por no hablar del territorial; con los niveles de desempleo más altos de Europa; con déficits presupuestarios crónicamente por encima de lo comprometido con la Unión Europea y con tendencia a crecer en lugar de disminuir; con gravísimos problemas de educación que tres ministros (¡nada menos!)…  Seguir leyendo »

El apotegma bíblico Nemo propheta in patria (Nadie es profeta en su tierra) se repite y se oye en todas las latitudes e idiomas como una verdad incontrovertible y lapidaria. La brevedad rotunda de la versión latina le da un marchamo de solemne certeza. Pero no es siempre cierto. Verdad es que muchos personajes (escritores, científicos, artistas) han tenido mayor y más temprano reconocimiento en el extranjero que en su propio país; pero no todos y no siempre. La nombradía, el prestigio y el reconocimiento públicos obedecen a menudo al azar. La fama es una deidad caprichosa. Pero hay también factores más constantes: hay profesiones que atraen más la atención pública que otras.…  Seguir leyendo »

Homenaje a George Orwell

A finales de este mes se cumplen 117 años del nacimiento de Orwell y en enero se cumplieron los 70 desde su muerte de tuberculosis a los 46 años. A pesar de lo prematuro de su muerte y de lo difícil de su vida, Orwell (nom de plume del británico Eric Blair) fue uno de los mejores novelistas del siglo XX y sin duda uno de los más auténticos. Hombre de izquierda, muchos dirían de extrema izquierda, fue odiado y vilipendiado por la Comintern (la Internacional Comunista) porque, seguramente sin haber leído a Antonio Machado, Orwell creía que la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero, porque se negaba a pensar con el rebaño, por progresista que éste fuera, porque en tan poco tiempo, vivió, vio y pensó mucho más que «un hombre al uso que sabe su doctrina», y porque, si viviera hoy, estaría ridiculizando diariamente el pensamiento políticamente correcto.…  Seguir leyendo »

El gobierno español ha planteado, siquiera sea dialécticamente, su estrategia contra el coronavirus como una campaña militar. En su virtud, se ha encastillado en una fortaleza simbólica y desde ella pretende dirigir, con mando único, la campaña contra el virus. Esto estaría muy bien si no fuera por un pequeño detalle que da al traste con la validez de todo el símil bélico: la tal fortaleza es un castillo de naipes, una construcción artificial que se encuentra en un equilibrio extremadamente frágil, de modo que sus eficacias defensiva y ofensiva se encuentran en entredicho. Veamos por qué.

Este Gobierno es el producto de una tortuosa negociación que se prolongó desde las elecciones del 10 de noviembre hasta la primera semana de enero, cuando Pedro Sánchez fue investido por mayoría simple en las Cortes.…  Seguir leyendo »

En primer lugar, quería hacer una aclaración sobre el intervencionismo económico, frecuentemente designado como lo público, que tantos partidarios tiene y ha tenido en nuestra historia. Esta corriente de opinión, que muchos consideran como de izquierda, ha sido desde siempre patrimonio de la derecha, y en particular de la derecha extrema. El sistema económico y comercial de nuestra época imperial era intervencionista y prohibicionista hasta tal extremo que Adam Smith, su crítico severo, lo expuso como paradigma de lo que él llamó el «sistema mercantil», que hoy abreviamos como mercantilismo (intervencionismo en comercio exterior). Smith consideraba, no sin razón, que el mercantilismo había contribuido poderosamente a la decadencia económica de España, tan pujante en el siglo XVI y tan estancada comparativamente en el XVIII.…  Seguir leyendo »

El lecho de Procusto

Vengo repitiendo machaconamente desde hace bastantes años que el socialismo en Europa, su cuna, está de capa caída. En Francia y en Italia, los otrora poderosos partidos socialistas han desaparecido; y en Alemania y Reino Unido, sus feudos originales, donde Marx residió la mayor parte de su vida, donde produjo sus libros más clásicos y llevó a cabo lo más destacable de su actividad política, los partidos herederos de su pensamiento, el socialdemócrata y el laborista, arrastran una vida lánguida con un papel secundario y un electorado menguante. Situaciones parecidas se dan en otros países de fuerte tradición socialista como Austria, Dinamarca o Suecia.…  Seguir leyendo »

Es muy trillada y repetida la frase de Marx «la religión es el opio del pueblo». Esto puede que fuera cierto en 1843, cuando salió a la luz su Crítica de la filosofía del derecho de Hegel, donde se contenía dicha frase. Pero hoy, sin duda, la afirmación se queda corta. El propio Marx estaba por entonces elaborando una teoría que más tarde se convertiría en una adormidera mental tanto o más eficaz que todas las religiones juntas. Y es que la historia contemporánea nos muestra que no hacen falta doctrinas trascendentes para anestesiar nuestra capacidad de raciocinio crítico.

En 1588, Felipe II envió a la Armada en condiciones muy adversas para tratar de poner en práctica un plan disparatado de invasión de Inglaterra.…  Seguir leyendo »