Gene Frieda

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Los inversores en bonos son de Marte y los banqueros centrales son de Venus -o al menos eso sugiere la reacción negativa del mercado de bonos a las señales de que la excepcional acomodación de la política monetaria de la última década está perdiendo fuerza-. Los mercados de activos riesgosos, en cambio, están ignorando las banderas rojas que están agitando los mercados de bonos. ¿Tienen razón?

Hoy, la inflación se mantiene baja en gran parte del mundo desarrollado. Pero los bancos centrales anteriormente conciliadores en países como Estados Unidos y el Reino Unido ahora están impacientes por desmantelar las políticas monetarias acomodaticias que han implementado desde el estallido de la crisis financiera global de 2008.…  Seguir leyendo »

Tras años de crecimiento impresionante, las perspectivas económicas de Brasil se ven cada vez más inciertas. Desde julio, cuando terminó el Mundial, la actividad económica se desplomó, las presiones inflacionarias se intensificaron, y la confianza de consumidores y empresas se derrumbó. Esto llevó a muchos economistas a recortar sus previsiones de crecimiento para este año. La pregunta es ¿qué tan grave es la situación económica de Brasil y cómo puede afectar al resultado de la elección presidencial de octubre?

A primera vista, la falta de crecimiento en Brasil parece pasajera, y la presidenta Dilma Rousseff debería estar bien posicionada para ganar un segundo mandato.…  Seguir leyendo »

Desde su primer discurso como presidente de China el año pasado, Xi Jinping ha fomentado el “Sueño Chino” de rejuvenecimiento nacional y autosuperación individual. Pero la necesidad de hacer frente a los niveles de deuda sin precedentes que China ha acumulado en los últimos años está poniendo a prueba su determinación, y su gobierno está titubeando.

La poca claridad sobre la capacidad (o voluntad) del gobierno chino para poner freno al endeudamiento se puede apreciar en su contradictorio compromiso con la implementación de reformas estructurales de peso y mantener simultáneamente un crecimiento anual del PIB del 7,5%. Puesto que China debe tanto de su crecimiento actual a las inversiones financiadas por deuda (a menudo destinada a proyectos de infraestructura y vivienda para apuntalar el Sueño Chino), es probable que cualquier iniciativa para limitar el aumento del crédito acabe siendo un aterrizaje forzoso, y esta perspectiva ya está haciendo que las autoridades posterguen reformas esenciales.…  Seguir leyendo »

Aunque la Reserva Federal de los Estados Unidos se hace de la vista gorda sobre los efectos indirectos de su política monetaria, al resto del mundo le preocupan las repercusiones que la inversión de los flujos de capital tendrá sobre las economías emergentes. ¿Serán suficientes las reservas de divisas que estos países han reunido en años recientes para proteger sus sistemas financieros a medida que la liquidez fluye de regreso a las economías desarrolladas?

En una palabra, la respuesta es no, porque a fin de cuentas el exceso de autoseguro hace más mal que bien. A fin de romper el ciclo desestabilizador de flujos de capital y acumulación excesiva de reservas a corto plazo, el Fondo Monetario Internacional, con amplio apoyo del G-20, debe diseñar nuevas reglas en cuanto a los efectos indirectos de política monetaria.…  Seguir leyendo »

En el transcurso de la década pasada, la política monetaria expansionista de Estados Unidos y el rápido crecimiento de China fueron los dos impulsores esenciales de los flujos financieros globales. Ahora, ambas dinámicas se están revirtiendo, lo que genera nuevos riesgos para la economía global -particularmente para los países emergentes-. Que ellos puedan o no hacer frente a estos cambios dependerá de si se han asegurado lo suficiente contra los riesgos que corresponde.

Luego de la crisis financiera asiática de fines de los años 1990, las economías emergentes comenzaron a acumular robustas reservas de divisas extranjeras para protegerse de los riesgos de un sobreendeudamiento externo.…  Seguir leyendo »

La crisis financiera europea está pasando de aguda a crónica, y la disputa sobre a quién le corresponde pagar los costos de resolverla está alentando la aparición de una nueva generación de movimientos políticos. En la denominada periferia, los nuevos surgimientos políticos prometen a los ciudadanos una alternativa a la austeridad. En los países del “núcleo” de la eurozona, ofrecen proteger a los contribuyentes de las demandas incesantes de ayuda a los países deudores. De cómo respondan los líderes europeos al reto planteado por estos nuevos contendientes dependerá que la unión monetaria se estabilice o se fracture.

En general, la élite política europea siempre fue decididamente integracionista.…  Seguir leyendo »

The good news for Europe is that it will not reenact the dramatic collapse of Lehman Brothers. The European Central Bank’s unlimited ability to provide liquidity ensures that. But European leaders have yet to recognize that old bank business models are obsolete, and that reliance on private-sector leverage for balance-sheet repair of both sovereigns and banks is doomed to failure.

Two years into the crisis, the authorities have correctly identified four crucial problems – sovereign debt, bank capital, the risk of a Greek default, and deficient growth. But they have yet to agree on cause and effect. Understanding the obsolescence of most European banks’ business models is absolutely crucial to sorting that out.…  Seguir leyendo »

With the crisis of the eurozone’s periphery having mutated into a crisis of its core, the prescriptions for recovery must change. Fortunately, it is not too late, but an effective response must be immediate, overwhelming, and free of the ideological rivalries that have enfeebled the eurozone since the common currency was launched. The European Central Bank is the only institution that can generate such a response.

The eurozone now faces a classic currency crisis. Inevitably, this crisis – manifested, under a fixed exchange-rate system, through bond spreads – threatens to take down debtors indiscriminately, be they governments, banks, or households.

In attempting to save governments through fiscal austerity, banks are threatened with balance-sheet losses and a sudden collapse in confidence, while households suffer much higher unemployment.…  Seguir leyendo »