Germán Cano

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de junio de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Mucho se habla estos días de guerra en Ucrania del fiasco de Francis Fukuyama sobre el “fin de la historia”. Pero se olvida que el politólogo estadounidense también sostenía justo hace 30 años que tras la caída del Muro viviríamos una situación donde la negatividad ofensiva de los grandes relatos dejaría paso a un nuevo escenario marcado por luchas “defensivas” por el reconocimiento, los regresos espectrales del soberanismo y un nuevo resentimiento nacional difuso de retórica culturalista. Aunque algunas lecturas sugieren que el caso de Fukuyama muestra hasta qué punto los errores de diagnóstico pueden ser más productivos que los análisis veraces, ¿no deberíamos plantear otro enfoque?…  Seguir leyendo »

¿No estamos viviendo un momento político aún demasiado marcado por nuestras inercias históricas? ¿Cómo si, a falta del peso del presente, los regresos al pasado revelaran incapacidad para pensar nuestro futuro? Encuentro bastantes signos a derecha e izquierda del tablero político, pero fue muy simbólico el protagonismo de Pablo Iglesias en la fiesta del PCE hace unas semanas. Una “vuelta a casa” previsible, respetable, pero que también limita un posible relato del ciclo 2011-2021 al relato de los hechos consumados, como si la astucia de la razón histórica hubiera aprovechado las bisoñas pasiones de la “nueva política” para regresar al hogar.…  Seguir leyendo »

El líder de Vox, Santiago Abascal, en un mitin en Navalcarnero el pasado abril.Alejandro Martínez Vélez / Europa Press

“El peaje político es haber hablado de la casta y ahora ser tú la casta”. El Hormiguero, poco antes de las elecciones de 2019. Esta réplica de Pablo Motos a Pablo Iglesias acerca del chalet de Galapagar se hace viral en el ecosistema mediático. Aunque el líder de Podemos intenta justificarse argumentando que la casta son “los políticos que roban y los que acaban en despachos de grandes multinacionales”, ese descreimiento habitual en el “entretenimiento” de gran audiencia ocupa toda la escena. Pendular, el malestar cambia de bando bajo una nueva “casta”.

Para quienes tenían elevadas expectativas del ciclo, es plausible aceptar el diagnóstico de que Iglesias estaba pagando ante Trancas y Barrancas el precio político de un éxito que, tras el acelerado blitzkrieg ante la ventana de oportunidad de la crisis española, corría el riesgo de ser más mediático y eficaz a corto plazo que culturalmente permeable.…  Seguir leyendo »

Todos los recursos se movilizaron pero no hubo sorpresa: el penalti entró. Por ello urge plantear qué lecciones extraer de un ciclo político, el 2011-2021, marcado por lo ocurrido hace diez años en el 15-M y, en 2014, en su cristalización institucional. Mucho se ha hablado del auge y decadencia de la “nueva política”, pero cabría preguntarse si el plebiscito madrileño, con los diferentes resultados de PSOE, Podemos y Más Madrid, permiten un diagnóstico calibrado de cara a un futuro próximo.

Encuentro en el ensayo de Santiago Alba, España (Lengua de Trapo, 2021), una oportuna lectura: somos una nación tardía que, por desgracia, ha tendido a construirse demasiadas veces desde imaginarios idealizados del pasado a costa de los españoles concretos.…  Seguir leyendo »

Simpatizantes de Trump, durante el asalto al Capitolio del 6 de enero.JIM LO SCALZO / EFE

“Tienes el coraje de decirle a las masas lo que ningún político les dijo: sois inferiores y todas las mejoras en vuestras condiciones que simplemente dais por sentadas se deben al esfuerzo de hombres que son mejores que vosotros. Si esto es arrogancia, como algunos de sus críticos observaron, sigue siendo la verdad que había que decir en la era del Estado de Bienestar”. Leemos aquí una carta de 1958 del economista Ludwig von Mises a Ayn Rand tras publicar La rebelión de Atlas. En el trato íntimo los neoliberales no dudan de aparecer como desacomplejados “realistas” expresando su indignación por una mala costumbre: el sueño de las clases populares por escapar de sus determinaciones.…  Seguir leyendo »

“Debemos ser humildes ante la fuerza de la naturaleza”, declaró hace días un Boris Johnson manifiestamente incómodo ante la necesidad de implementar duras recomendaciones sanitarias a pesar de las presiones de la City. “Humildes ante la naturaleza”, ¿por qué? ¿No se percibe en esta resignación el reconocimiento de una pérdida? ¿Cuándo desapareció el orgullo antropológico prometeico de enfrentarnos, con recursos técnicos y científicos, al dolor causado por una naturaleza injusta? Es llamativo que el tono de un primer ministro humillado por la urgencia de frenar el flujo económico coincida con el relato new age, tan recurrente, de que las catástrofes de todo tipo son producto de la hybris humana, esa soberbia e insolente desmesura que nos lleva a ignorar nuestra dependencia de la madre naturaleza.…  Seguir leyendo »

"Un hecho solo es un cordero frente a los lobos". Es tentador usar esta poderosa imagen de Bruno Latour para describir en nuestro tiempo pandémico la desvalida impotencia del discurso científico a la hora de legitimar normas de acción. Lejos de representar la autoridad, ¿no se experimenta hoy ante el lenguaje del científico una creciente indiferencia? Aunque muchos no abriguemos duda de que solo saldremos de esta crisis con la ciencia, no podemos negar una cierta desconfianza o, al menos, un cierto escepticismo creciente respecto a su autoridad. En este sentido nuestro mundo parece haberse saltado la pantalla de lo que Habermas en los setenta denunciaba como uso ideológico de la ciencia y la técnica, esto es, que, en las democracias occidentales, el sentido racional de la democracia como deliberación pública estaba siendo secuestrado por tecnócratas con lenguaje de madera.…  Seguir leyendo »

Los nuevos rebrotes muestran algo terrible para los más débiles: ciertos abusos de la libertad. Antes que seres dispuestos dócilmente a la servidumbre voluntaria —la gran queja de muchos analistas tanto de la derecha como de la izquierda estos meses de confinamiento—, ¿no aparecemos ahora justo como lo contrario? Si pudiéramos hablar de un “dispositivo de poder”, este parece haber entrenado más nuestra búsqueda inmediata de desescalada y nuestro deseo de libertad como no injerencia que un supuesto “espíritu de rebaño”. Si la pandemia mostrase alguna patología social parcial, esta no tendría tanto que ver con el bovino gregarismo como con cierta incomodidad por la limitación de una libertad responsable; no tanto con el miedo, que existe, como con las inercias sociales.…  Seguir leyendo »

¿Tenemos un relato sobre la covid que nos permita contar una experiencia común o múltiples historias asincrónicas? “Después de una pandemia es difícil recordar qué pasó, porque para la mayoría no pasó nada aunque todo cambió. No hay una historia que contar”. Lo señalaba hace días el politólogo Ivan Krastev.

Evidentemente, esta situación tiene consecuencias para cualquier lección de la crisis. Sobre todo teniendo en cuenta que la crisis de la covid, a modo de un juego de cajas chinas, se inserta y conjuga con crisis previas (representación, civilizatoria-ecológica, soberanía nacional, futuro, etcétera), generando, más que en otras ocasiones, una llamativa ausencia de sincronía.…  Seguir leyendo »

La nueva inmunidad

¿Extraerá la nueva normalidad la lección de anteponer lo profiláctico sobre lo productivo? Peter Sloterdijk comentaba en este diario que la “inmunidad” iba a ser el gran tópico filosófico y político tras la pandemia. Una oportunidad histórica: la vieja idea de humanidad, proclamada abstractamente en el XVIII, estaría encontrando bajo dos experiencias recientes una autoconciencia concreta. Si la crisis climática habría revelado nuestro ecosistema común, ¿no estaría el inesperado shock de la covid-19 mostrando la profunda interdependencia inmunitaria de nuestro cuerpo global?

Aunque nuestra situación contemporánea nos haya vuelto escépticos respecto a emprender procesos formativos colectivos —¿no ha quedado bloqueada nuestra capacidad de aprender de la tradición?—…  Seguir leyendo »

¿Recuerdan la convocatoria Marcha por la Ciencia (en un principio llamada Scientists’ March on Washington), que transcurrió el 22 de abril de 2017 en Washington DC y más de 500 ciudades en todo el mundo? Aunque, de acuerdo con sus organizadores, la iniciativa buscaba reivindicar, sin ánimo partidista, la función de la ciencia en la vida pública, no pudo ocultar su alarma por el preocupante cambio de agenda de la Administración de Trump. Un sintomático ejemplo del momento defensivo de la sensibilidad ilustrada en la era de la posverdad. Sin embargo, como recuerda William Davies en su sugerente Estados nerviosos(Sexto Piso, 2019), la marcha también terminó planteando una decisiva pregunta: ¿hasta qué punto la paulatina deslegitimación sociocultural de la autoridad científica en nuestras sociedades debía combatirse con una estrategia políticamente partidaria?…  Seguir leyendo »

"Sí se puede”. La consigna escuchada estos días tras la histórica investidura y los nombramientos del Consejo de Ministros, con carteras a la izquierda del PSOE, resume un cierto fin de ciclo. Me refiero al que arrancó en mayo de 2011 en uno de los momentos más significativos de la crisis que azotaba a nuestro país. Aparecerán, desde luego, “aguafiestas” que cuestionen el astuto oportunismo de quien consiguió la confianza del palacio de la Moncloa cabalgando a lomos de la indignación de las plazas, pero lo cierto es que la intensa marcha por las instituciones iniciada en 2014 ha conseguido una resonancia social a tener en cuenta.…  Seguir leyendo »

Asesinato en el Consejo Ciudadano

"¿Te has enterado de la cochinada de Manolo?”. En su epílogo a la edición de 1997 de Asesinato en el Comité Central, Gerardo Iglesias comenta cómo la novela cayó como una bomba entre la militancia del PCE. Allí se retrataba a un partido “completamente en cueros, con sus dosis de resistencialismo, con un concepto de la disciplina militante que ya no tenía cabida en los años ochenta, [...]un partido con más triunfalismo que visión política para medir sus posibilidades de influencia con un abultado culto a la personalidad del secretario general”.

Recordemos el contexto. En 1981 se celebraba el V Congreso del PSUC, cuando la crisis era ya insalvable y Manuel Vázquez Montalbán planteaba una crudísima alegoría de un aparato enrocado en su cultura militante.…  Seguir leyendo »

Desplegar las velas: un Podemos para gobernar es el título del documento político propuesto por Iñigo Errejón de cara a la asamblea de Vistalegre. Una metáfora pertinente. Hace tres años, por estas fechas, la embarcación iniciaba singladura en el Teatro del Barrio de Madrid extrayendo lecciones del naufragio de la izquierda y ensayando una diferente hoja de ruta. Era precisa una nueva carta de navegación que aprendiera de los retrocesos sufridos frente a las transformaciones capitalistas desarrolladas por la gobernanza neoliberal desde los años setenta y, en lo nacional, de la emergencia de un pueblo sociológica y culturalmente inédito tras el corrimiento de tierras del 15M.…  Seguir leyendo »

Parece un diagnóstico unámime que la noche del 26J cerró un ciclo para Podemos. Aunque faltan datos para hacer la radiografía completa de las razones por las que un millón de votos escaparon por el probable sumidero de la abstención, las reacciones inmediatas oscilaron entre la necesidad de la autocrítica y el orgullo. No son excluyentes, pero sí plantean una distinta lectura de lo ocurrido desde la pregunta de qué tipo de expectativas habían fracasado.

Si el 15M mostró al Régimen del 78 como un incumplimiento de contrato, el 26J, con la victoria del PP, lo reveló como una suerte de adicción al pasado, donde la amenaza difuminó los matices ideológicos en un duro plebiscito sobre lo viejo o lo nuevo.…  Seguir leyendo »

Podemos tras el (segundo) desencanto

Cronista sentimental de la Transición, Manuel Vázquez Montalbán dejó para la posteridad dos mantras punzantes por su exactitud y cierta lucidez melancólica; que el proceso iniciado en el año 1978 constituía una “correlación de debilidades” y que “contra Franco vivíamos mejor”. La segunda frase aludía al llamado “desencanto” de la resistencia antifranquista. El relato que esta construía del pasado reciente, cultural, intelectual y políticamente cohesionado por la terrible coerción del dictador, se revelaba tras su muerte, en los primeros años de la Transición, como un discurso sin fuelle. Una situación de profunda desorientación manifestada en fenómenos puntuales como la desaparición de la emblemática revista Triunfo o la inhibición en la que cayó parte de la intelectualidad más combativa, gran parte de ella acostumbrada a su trabajo de infiltración social desde la cartografía marxista clásica.…  Seguir leyendo »

Un nuevo fantasma recorre la actualidad española: el llamado “populismo”. Con la entrada en escena de Podemos han saltado todas las alarmas entre las élites políticas y económicas: no solo se ha visibilizado electoralmente la apertura del cerrojo del régimen del 78, fielmente custodiado por el “turnismo” bipartidista; la consecución de 1.200.000 votos, recolectados desde una composición social transversal y heterogénea, ha causado tanto perplejidad entre los comentaristas acreditados como una significativa proliferación discursiva plagada de clichés y lugares comunes desde las plantillas ideológicas al uso. En la medida en que la nueva composición sociológica desnudada por el 15-M y su ciclo de movilizaciones han permanecido ninguneados, por no decir caricaturizados muy por debajo del radar político y mediático del establishment,el fenómeno Podemos solo puede ser simplificado como una irrupción salvaje e inquietante desde un supuesto “afuera” del sistema.…  Seguir leyendo »

Resulta una obviedad afirmar que el desprecio de los políticos sirve de termómetro privilegiado para medir la temperatura de nuestra crisis. Aunque en los últimos sondeos del CIS, tras el paro y los problemas económicos, la clase política aparece como la tercera mayor preocupación de los españoles, el malestar por su actuación está batiendo récords históricos, sumando 17 meses consecutivos como gran problema nacional.

Probablemente, no merezca la pena insistir en las causas inmediatas y genuinamente españolas de esta desafección, pero sí, más allá del ruido mediático, analizar de dónde procede este desprecio que, partiendo de una supuesta corrupción extendida, raya en un peligroso resentimiento hacia la política en general.…  Seguir leyendo »

El veredicto se ha pronunciado: el 15-M necesita mejorar, no progresa adecuadamente. Insuficientemente socialdemócrata, insuficientemente revolucionario, insuficientemente liberal, el movimiento parece ser un niño siempre en falta. Esta impaciencia es compartida tanto por la derecha como por parte de la izquierda, aunque por diferentes razones. Allí donde el evangelio neoliberal, asentado en el supuesto fin de la historia, observa una mera protesta afectiva, una suerte de grito impotente frente a una realidad estructuralmente correcta, el discurso supuestamente revolucionario se impacienta por unos ensayos que se demoran en un experimentalismo estéril sin conducir a ninguna meta. En el fondo, para ambas posiciones críticas, el 15-M se definiría por ser una negatividad condenada a la frustración al ser incapaz de articularse en guion histórico alguno: una indignación sin gramática, mero contenido sin forma, un acontecimiento simplemente emocional, que diría Zygmunt Bauman.…  Seguir leyendo »

A pesar de las recurrentes jeremiadas actuales sobre la ausencia de una "educación en valores", no parece que todos estén en crisis. Es más, a medida que se tilda de utópica toda reconstrucción keynesiana del Estado y los mercados dan la bienvenida al fin de la historia, uno de ellos se afirma como último catalizador de distinción: el deporte. Ya Max Weber había señalado agudamente que allí donde el afán de lucro había experimentado "su mayor liberación", en Estados Unidos, este impulso, despojado de su sentido metafísico, tendía a asociarse a una "pasión agonal" que le confería un carácter deportivo.

No deja de haber algo de justicia poética en el hecho de que el Museo de Cera madrileño haya trasladado la estatua de Iñaki Urdangarin a la sala deportiva.…  Seguir leyendo »