Gianni Vattimo

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir el 1 de mayo de 2007. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Pues bien, he de confesarlo: hace seis años estuve a punto de convertirme en asesino de una persona consintiente, o, por lo menos, en cómplice de un suicido asistido. A mi compañero de entonces (desde hacía más de 20 años) le descubrieron un cáncer en un pulmón, inoperable y bastante avanzado ya. Él, Sergio, había perdido a una hermana a causa de un tumor unos años antes: la había visto apagarse lentamente con creciente desesperación. Y no quería acabar sus días de la misma manera. Como ambos conocíamos ya los movimientos alentados por el Partido Radical que afrontaban el problema de la eutanasia, nos informamos sobre la forma de proceder, llegado el caso.…  Seguir leyendo »

Todos recordamos seguramente la famosa frase de Nietzsche sobre la muerte de Dios. Y también su cláusula: Dios seguirá proyectando su sombra en nuestro mundo durante mucho tiempo. ¿Qué pasaría si aplicáramos la frase de Nietzsche también, y sobre todo, a las religiones? En muchos sentidos, es verdad que, en gran parte del mundo contemporáneo, la religión como tal está muerta, pero todavía proyecta sus sombras en numerosos aspectos de nuestra vida privada y colectiva. Por cierto, dejemos claro que el Dios cuya muerte anunció Nietzsche no es necesariamente el Dios en el que muchos de nosotros seguimos creyendo; yo me considero cristiano, pero estoy seguro de que el Dios que estaba muerto en Nietzsche no era el Dios de Jesús.…  Seguir leyendo »

Los periódicos italianos comentaron mucho la ocurrencia que, al parecer, se le escapó a Zapatero en el intervalo de una transmisión televisiva durante la campaña electoral, según la cual -decía el presidente- «para mí es útil que haya tensión».

En Italia, a buena parte de los media -de derecha o de izquierda- una ocurrencia como ésta les ha parecido casi un escándalo. Es lógico si se piensa que diariamente las más altas cátedras institucionales, periodísticas e incluso religiosas amonestan a los italianos instándoles a mantener los tonos más sosegados en la campaña electoral que acaba de comenzar oficialmente a principios de marzo, si bien estaba ya ampliamente en curso desde los meses anteriores.…  Seguir leyendo »

Parece mentira -y no deja de encerrar una amarga ironía- tener que decir que la última encíclica de Benedicto XVI, dedicada precisamente a la esperanza, había suscitado una amplia expectativa: la de que no se tratase de un mero ejercicio de banalización con respecto a las expectativas éticas actuales, transmitiendo a la postre un mensaje que cabría considerar en términos de sustancial hipocresía. Esperábamos que no fuese un enésimo documento proveniente de esa especie de cátedra del conservadurismo social que, con demasiada frecuencia, estamos acostumbrados ya a reconocer en la enseñanza de la Iglesia post- y anticonciliar de nuestros días.

La encíclica, Spe salvi, se publica justo ahora, en un presente como el nuestro, cuando por todas partes parece renacer en nosotros la esperanza de que aparezca un signo de cambio capaz de devolvernos el gusto por pertenecer a la Iglesia de Cristo.…  Seguir leyendo »

Hace no mucho, tuvo lugar en mi Universidad, en la Facultad de Letras de Torino, un congreso sobre los retos del mundo actual y las ideas para cambiarlo. Entre las diversas conferencias me interesó vivamente una de un profesor estadounidense, en la que comparó, con imágenes espectaculares y cuadros estadísticos aplicados a los cuatro Evangelios, dos figuras: el Cristo de la Fe y el Jesús de Nazaret.

El Cristo de la fe era esa figura angelical rubia, blanca, idealizada, espiritual y artística que todos estamos acostumbrados a imaginar, y que pintan a menudo las estampas devotas, nimbada de luz. El histórico Jesús de Nazaret era, en cambio, moreno, barbado, tosco, sensual, pobre y bruto...…  Seguir leyendo »

En la calma relativa que viene a caracterizar la política durante el mes de agosto y los primeros días de septiembre, cuando los presidentes, ministros y parlamentarios aún están volviendo de vacaciones, emergen por lo general en los periódicos ya sea esas típicas temáticas banales -que parecerían adaptarse a rellenar las páginas sin provocar daño alguno-, ya sean cuestiones de más largo alcance y actualidad, a las cuales se puede recurrir con la seguridad de suscitar un interés considerable. De este último género parece resultar, para la mayoría de los periódicos europeos de prestigio, la insistencia mostrada en retomar la polémica sobre Chávez y los regímenes populistas latinoamericanos.…  Seguir leyendo »

Si se atiende a lo que está sucediendo últimamente en Italia, puede verse en ello una señal de alarma, que, si se vincula con la reciente elección de Sarkozy en Francia, vendría a afectar más o menos a todos los países de Europa, en diverso grado y modo, pero en términos igual de preocupantes.

Hace pocos días, el Parlamento italiano -donde la mayoría del llamado centro izquierda cuenta con numerosos representantes, sobre todo en el Senado- aprobó, por enésima vez, la política exterior del Gobierno de Prodi. Ello comporta diversas cosas a corto plazo. En primer lugar, continuar con la misión en Afganistán; en segundo, mantener la presencia de tropas italianas en el Líbano y, por último, el envío de militares a Irak, con el propósito de adiestrar a la policía local en la tarea de garantizar el orden público y asumir la defensa del terrorismo de corte religioso.…  Seguir leyendo »