Gregorio Peces-Barba Martínez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Durante mi etapa de presidente del Congreso tuve siempre una buena relación con José María Ruiz-Gallardón, el hombre de confianza de Fraga en temas de Derecho y de Justicia. Era competente y colaborador. Muchas veces nos encontrábamos a última hora de la tarde al salir del Congreso. Siempre cuando coincidíamos teníamos un agradable intercambio de palabras y a veces más que eso. Un día le dije medio en broma, medio en serio: “Con lo conservador que eres, cómo te dejas explotar por Fraga”. Me contestó eludiendo la respuesta directa: “¿Conservador yo?, tenías que conocer a mi hijo Alberto. Ese sí que es de derechas”.…  Seguir leyendo »

Los cambios de ciclo político, aunque las bases económicas, culturales y sociales del país no hayan cambiado, siempre suponen motivos de reflexión y de análisis, sobre todo cuando creemos que la política no es una simple superestructura dependiente de las realidades que derivan de la economía. La inequívoca victoria por mayoría absoluta del PP de Mariano Rajoy en las elecciones generales, y meses antes la no menos decisiva victoria en las municipales y autonómicas, es un hecho de gran relevancia y seguramente de trascendencia notable porque se acabarán desvelando los secretos de Rajoy, hasta ahora “semisecretos”, para salir de la crisis.…  Seguir leyendo »

Hay que felicitar al Partido Popular por su indiscutible victoria y por la importante mayoría absoluta que ha obtenido. Mariano Rajoy es una persona moderada, sensata e integradora que si no cede el timón de dirección pilotará con mesura la salida de la crisis, siempre que se mantenga en los contenidos de sus palabras en la noche electoral y controle a sus gentes más radicales y más integristas.

El PSOE ha tenido una indudable y severa derrota, la más amplia desde los orígenes de nuestra democracia en 1977. Hay mucho que rectificar y nuestros militantes merecen un esfuerzo de creatividad y de fortaleza para iniciar una senda de reconstrucción.…  Seguir leyendo »

Estamos ante unas elecciones generales a finales de la próxima semana y parece un buen momento para volver a pensar en nuestra querida España, sacudida desde siempre por patriotismos falsos y retóricos, lejos del auténtico patriotismo y por desprecios y calumnias de sus enemigos interiores. El respeto exterior es, por el contrario, cada vez más amplio y extendido.

El patriotismo es una virtud que debe adornar a los buenos ciudadanos, aunque conviene pensar de qué estamos hablando cuando lo reivindicamos como un rasgo indisolublemente unido a la ciudadanía. Se debe descartar el patriotismo rancio y sentimental característico del pensamiento conservador y reaccionario español y también el patriotismo selectivo de un fragmento de Estado, como el que defienden en Cataluña y en el País Vasco los nacionalistas radicales, que no aceptan la idea de una España fundidora e integradora.…  Seguir leyendo »

Desde el tranquilo observatorio de la hermana Ribadesella en Asturias, la reflexión sobre las gentes y sobre los acontecimientos de este viejo cronista ante nuestra querida España aparece con lo que se podría considerar una “distancia comprometida”. Un querido amigo y compañero, el profesor Carlos Fernández Liesa, dice siempre con la ingenua bondad que le caracteriza: “Tienes muchas cosas pero ninguna mortal”. Lo cierto es que a mi edad tengo una mala salud de hierro y que por lo que a mí respecta, pienso disfrutar todo lo que el tiempo y el destino me den.

La democracia entre los viejos y los jóvenes.…  Seguir leyendo »

El PSOE ha perdido claramente una consulta municipal y autónomica y el PP la ha ganado con toda contundencia. Las razones son claras: el PSOE como Gobierno ha tenido que cargar con todos los resultados inherentes a una seria crisis económica y con todas las medidas impopulares para salir de ella y resolverla. Han sido en verdad muy duras y han afectado en todos los ámbitos económicos, funcionariales, sociales, etcétera. Y a todos los sectores con lo que han sufrido todos ellos, a la vez, los más modestos en mayor razón por su debilidad y por su inferior capacidad de resistencia.…  Seguir leyendo »

En el siglo XXI es un signo de la cultura política y jurídica pulsar, sobre todo desde partidos de izquierdas o de centro izquierda, el proceso de secularización, cuya última meta es la laicidad, entendida como una situación pacífica y generalmente aceptada por la sociedad.

La exigencia deriva de las líneas que van identificando y señalando las perspectivas de desarrollo de la modernidad y que arrancan de la ruptura de la unidad religiosa con la aparición en el siglo XVI de los protestantismos, con la secularización de la política desde Maquiavelo y de la moral desde Pufendorf y Tomasio en el siglo XVII.…  Seguir leyendo »

Un buen enfoque de los problemas universitarios debe partir siempre del respeto al fundamento que Giner de los Ríos señaló, con acierto: “La Universidad es la conciencia ética de la vida”.

Los principios de la ética pública, los valores democráticos y la libertad deben estar en la raíz de las políticas universitarias y de los comportamientos de las autoridades académicas, y expresar el espíritu fundante de alma máter. Es necesario subrayarlo ante los pragmatismos estrechos, y ante la mediocridad axiológica enmascarada en las técnicas modernas que nos vienen, en parte de una admiración beata y acrítica al sistema norteamericano. Últimamente en estas páginas el profesor Daniel Peña ha presentado el panorama universitario desde esos moldes.…  Seguir leyendo »

Los movimientos nacionalistas empiezan en España en el siglo XIX aunque algunos de los llamados de sociedad cerrada intentan enriquecer el pedigree con invenciones ideales que incluso se extienden hasta el siglo XVII.

Podemos hablar de un modelo nacionalista español y de otro, el de las regiones o naciones que carecían y carecen de Estado en nuestro país.

Es el primero el Estado Nación, de raíz ilustrada a principios del siglo XIX, con la idea de soberanía identificada con la nueva nación española, superando al soberano absoluto de la Monarquía. Es la idea de nación con la participación de los ciudadanos, la formación de la comunidad indivisa y centralizada inspirada por el liberalismo y por el romanticismo social.…  Seguir leyendo »

El nacionalismo es un concepto no unívoco que presenta múltiples perfiles y facetas, unas más y otras menos, compatibles con los valores y las estructuras de una sociedad democrática.

En la clasificación de Tönnies entre sociedad y comunidad, la nación representa el nivel más elevado, complejo y desarrollado de comunidad, mientras que el Estado representa el nivel más elevado, complejo y desarrollado de las sociedades. La comunidad supone una conjunción de personas basada en sentimientos, afectos, costumbres, tradiciones o religión comunes. La sociedad es un tipo de organización social racional, con fines y objetivos comunes. El tipo máximo de comunidad, en el siglo XIX y XX, la nación, que genera la ideología nacionalista, tiene dos perfiles diferentes e incluso contradictorios que apuntan, en un caso, esperanza de emancipación de raíz liberal o, por el contrario, peligro para la libertad y para la paz, cuando se conforma como ideología de sociedad cerrada y marca con criterios excluyentes las líneas a seguir y los fines a alcanzar.…  Seguir leyendo »

Para el respeto al Derecho corren malos tiempos. Quizás es uno de los peores datos sobre la salud política y para el ejemplo de los ciudadanos. Ejemplos de hipocresía, de descaro y de oportunismo, con mensajes directos de altos dirigentes políticos, proliferan por doquier y marcan con mucha frecuencia comportamientos destacados en el Gobierno, en la oposición y en muchas Comunidades Autónomas, especialmente del PP. Desde nuestra Carta Magna, en su artículo 9, se establece en ese sentido una obligación jurídica general para los ciudadanos y los poderes públicos, que “están sujetos a la Constitución y al resto del Ordenamiento jurídico”.…  Seguir leyendo »

Muchas veces ha repetido Fernando de los Ríos, al contemplar los avatares de nuestra historia, que en España en muchas ocasiones, a lo largo del tiempo, ha faltado respeto. Es una constatación juiciosa y acertada que expresa un talante de nuestra condición que solo puede ser valorado negativamente.

Parece que el siniestro espíritu hobbesiano de que “el hombre es un lobo para el hombre” ha vencido y ha prosperado frente al “homo homini sacra res”, el hombre es cosa sagrada para el hombre, de Séneca y de sus continuadores.

Para nuestra convivencia en la modernidad ha sido una pesada losa que se ha utilizado con frecuencia para deteriorar, ensuciar y hundir, si era posible, a muchas personas relevantes a las que malas gentes aplicaban la dialéctica del odio y del enemigo sustancial, aquel para el que no hay conciliación posible y que debe siempre ser exterminado.…  Seguir leyendo »

Sólo es justa la violencia racionalizada que monopoliza la fuerza legítima del poder político democrático que es además proporcionada y moderada. Las demás violencias, incluido el monopolio de la fuerza en otras formas de poder político no democrático no son legítimas. Son rechazables, denunciables y condenables. Desde la opinión pública, desde los medios de comunicación, desde las instancias internacionales y desde los poderes democráticos hay que estar alerta, publicar las denuncias de las violencias y combatirlas sin descanso. Las fuentes intelectuales, y los motores de todas esas formas de violencia se impulsan desde el fanatismo, el realismo y el fatalismo. Son la expresión de mentalidades cerradas, de sociedades herméticas que sólo creen en su verdad y se consideran poseedoras de la única respuesta correcta.…  Seguir leyendo »

Nuestra joven democracia tiene que ir articulando reglas de interpretación de la Constitución y de las leyes orgánicas, y los cauces habituales y ordinarios para recoger esa práctica deben ser la jurisprudencia ordinaria y la constitucional. En ambos casos, la personalidad de los que toman las decisiones debe obedecer también a unas reglas de comportamiento que aseguren su adecuación a los valores institucionales y no produzcan distorsiones o desviaciones de la línea correcta.

Una de las posibilidades se produce con la interferencia de la conciencia religiosa en los procesos de decisión y en los criterios que se fijan. Quizás esa dimensión ideológica y religiosa que forma parte de nuestro ser más íntimo, también en los operadores que toman decisiones políticas y jurídicas, es un elemento perturbador para la objetividad y para el buen fin de las formaciones de la voluntad pública.…  Seguir leyendo »

Desde la derrota en las elecciones de 2004, y, especialmente, en la actual legislatura, se está produciendo una incesante, dura y cruel campaña contra el Gobierno de Rodríguez Zapatero por parte del Partido Popular, tanto en su vertiente más radical de Esperanza Aguirre, como en la más moderada que encabeza el propio presidente Rajoy.

En el enfrentamiento con el Gobierno y con el PSOE, es difícil encontrar diferenciación entre los dos grupos que compiten en demostrar, cada uno, la mayor beligerancia posible. No es una respuesta proporcionada, porque nunca el PSOE ni sus dirigentes han tenido un comportamiento similar cuando estaban en la oposición.…  Seguir leyendo »

Existen en la cultura política y jurídica moderna dos grandes modelos de convivencia civil y de organización de las sociedades. La de la dialéctica amigo-enemigo es una cultura bélica, de destrucción del adversario, con el que sólo cabe el exterminio desde el odio y desde la imposibilidad de reconciliación. Es el modelo totalitario del enemigo sustancial. La de las sociedades liberales, democráticas y sociales es una cultura de respeto a la dignidad humana, a la tolerancia, a los valores, principios y los derechos, al sufragio universal, a la Constitución y a la ley.

Son dos modelos enfrentados, incompatibles, desde visiones del individuo y de la sociedad contradictorias.…  Seguir leyendo »

Después del impresentable irracionalismo político del franquismo, la política en España recuperó un tono y una impronta mucho más racionales y razonables. La Constitución de 1978 fue la culminación de esa racionalidad y no deben ser consideradas algunas descalificaciones radicales de aquel esfuerzo ingente de personas, con más ambición que presencia real en aquellos tiempos, o que llegaron después sentando cátedra desde sus orígenes norteamericanos de legitimidad. Incluso algunos que descalifican a la Transición, estaban, al final del franquismo, cuando todas las ayudas eran pocas, atrincherados en un temor que les paralizaba, poco coherente con levantar hoy la voz como profetas de la libertad y la igualdad, dando lecciones a todos y especialmente a quienes con gran esfuerzo y sacrificio hicimos la Transición y la Constitución.…  Seguir leyendo »

Cuanto más se acerca la posibilidad de una sentencia del Tribunal Constitucional sobre la última reforma del Estatuto de Cataluña mayor estupor producen algunas de las reacciones que rechazan cualquier corrección, como de declaración de inconstitucionalidad o como sentencia interpretativa de preceptos que en otras interpretaciones serían inconstitucionales. Hay algunos temas que han tenido, a mi juicio, regulaciones que desbordan el marco constitucional. A título de ejemplo podrían señalarse alguna que afecta a competencias fiscales, a la imposibilidad de acción del Defensor del Pueblo en Cataluña, o la obligación de aprender y conocer la lengua catalana a la bilateralidad Estado-comunidad autónoma.…  Seguir leyendo »

En nuestra vida política hay sin duda muchos aciertos. En el Gobierno, señalaría la política social, el apoyo a los más débiles y la política internacional, con una creciente presencia de nuestro país y del presidente en el exterior. Sin duda es una obra colectiva, pero con un protagonismo especial de la política discreta y paciente del ministro Moratinos. En el Partido Popular ha sido un indudable acierto su apoyo generoso y abierto para favorecer la existencia del Gobierno constitucionalista de Patxi López. Junto a esas valoraciones positivas como ejemplo de lo bueno de la política española, hay errores y engaños que ensombrecen y debilitan las buenas actuaciones.…  Seguir leyendo »

Después de perder las elecciones europeas ante el PP, con una diferencia apreciable de votos populares y con dos parlamentarios menos, parece prudente que los socialistas realicemos un ejercicio de autocrítica, lúcido, profundo y responsable. Sería absurdo cerrar los ojos y buscar justificaciones optimistas, como el Cándido de Voltaire, pensando que seguimos estando en el mejor de los mundos posibles.

Es evidente que no se puede culpar a los candidatos que encabezaban nuestra propuesta, Juan Fernando López Aguilar y Ramón Jáuregui. Son personas representativas de nuestra ideología, competentes y desde hace años entregados al desarrollo y la lucha por el socialismo.…  Seguir leyendo »