Guillermo Garabito

Este archivo solo abarca los artículos del autor incorporados a este sitio a partir del 1 de noviembre de 2006. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Tamara Falcó debería ser Premio Nobel entre tanto estúpido y tener una estatua a la templanza por habernos hecho conservar algo de fe en la posibilidad de que todavía no sea tarde para este siglo XXI.

Ella, con su dolor a cuestas y sin aspavientos. Ella, de luto y sin muerto, marquesa sin marqués, novia de blanco roto. Cada vez me he vuelto más aficionado a las verdades elementales de Tamara Falcó, que son las que no se estilan en esta sociedad ecofeminista y veganosinsal.

Estos restos de la cultura occidental donde una vicepresidenta del Gobierno te habla de la España que quiere como si España fuese un cupcake con purpurina, ni siquiera una magdalena.…  Seguir leyendo »

Quince años después de su muerte, media España que escribe quiere matar a Francisco Umbral, y la otra mitad, resucitarlo.

Umbral, padre de columnistas putativos, lengua viva después de muerto, hoguera a la que se arriman y en la que se abrasan los que andan despistados, actualidad perenne de las letras patrias. Cadáver exquisito ahora que se cumplen tres lustros de su última columna, que es como morían los columnistas de antes, los de siempre.

Un columnista no expira, pone punto final y se quita del tedio de tener que escribir sobre la actualidad de la única forma que se puede, que es dejando de estar vivo.…  Seguir leyendo »

Buxadé y Olona, con Le Pen en París. Vox

No se puede pretender que te tomen en serio en España y viajar a París para fotografiarte con Marine Le Pen. Más si pierde. ¿A qué mente lúcida se le ocurrió en Vox? En vez de idea de Kiko Méndez Monasterio parece decisión de un sábado de copas y un "no hay…", que es lo contrario al orgullo español. Se fueron Macarena Olona y Jorge Buxadé al camerino de Le Pen como adolescentes y se fotografiaron sonrientes los tres porque en Vox son fans de esta señora que es enemiga de todo español.

Primero, por antieuropea. Segundo, por votar a favor de mantener la inmunidad a Carles Puigdemont en el Parlamento Europeo.…  Seguir leyendo »

Lo difícil desde enero en Castilla y León era ver a alguien que no fuese político. Había más probabilidades de que le cayese a uno un candidato encima que de tener que marcharse a trabajar a Madrid. Si llamaban a la puerta es más probable que fuese un servidor público que el cartero, o el de Amazon, o tu madre incluso.

Durante unos meses, ha habido más políticos que ovejas. Cada español que viviese en Castilla y León tocaba a dos políticos y un cuarto por cabeza. Lechazo, nada.

El martes se fueron todos, después de la toma de posesión de Alfonso Fernández Mañueco, y nos quedamos con los justos.…  Seguir leyendo »

Hay ganas de Semana Santa en Sevilla, se nota en las iglesias abiertas de par en par, en los pasos preparados con brocados y terciopelos y en los balcones acicalados con aroma de naranjos y azahar. Suena una marcha de fondo y hay cofrades que ensayan bajo las trabajaderas sin Cristo a cuestas. Hay ganas de Semana Santa en Sevilla y como faltan siete días enteros (con sus siete noches) para el Domingo de Ramos cada uno lleva el tiempo como puede. Se ofrecen quinarios, se plancha la túnica o se elige nuevo líder en el PP que es la forma de estar entretenido mientras llega lo importante.…  Seguir leyendo »

“Para los gordos, para los flacos, para los altos, para los bajos, para los optimistas, para los pesimistas, para las familias, para los responsables, para los náufragos, para los románticos, para los que quieren mucho, para los que quieren poco…”. Para los gallegos y para el resto. Para los que tienen bigote, para los que no, para Mariano, para los vecinos que eligen al alcalde, para los europeístas, para los regionalistas (que dijo Casado en su adiós), para los conservadores, para los liberales, para los socialdemócratas. Para los mayores, para los críos (porque el PP es por lo visto también el partido de la infancia que dijo Ayuso en su intervención).…  Seguir leyendo »

Maravillosa criatura el afiliado del PP capaz de quedarse en casa con la conciencia tranquila mientras desde Moncloa subvierten todo el orden constitucional si hiciese falta, pero no sabe quedarse callado si le tocan a su Isabel. Veo lo de Génova de ayer como quien pone un documental de La 2. ¡Qué fauna! Hay gente gritándole a Pablo Casado, otros a Teodoro García Egea, a los medios y también al mundo, así en general, porque se debieron de levantar con mal pie.

Nunca entenderé que la política le exalte a nadie como para amargarle el café. Cambiar un domingo de sol por ir a rodear la sede de tu partido… Cada uno se entretiene como puede, pero cuando se recreaba así la izquierda cercando el Congreso nos echábamos las manos a la cabeza ante el atropello que suponía para la libertad.…  Seguir leyendo »

Las fiestas electorales ya no son lo que eran. El PP no bota de alegría en los balcones y el PSOE parece un velatorio repleto de plañideras. Y a nosotros, que nos hemos hecho mayores, lo de votar nos dura lo mismo que una resaca amable, dos días. Nos pasan por encima las urnas y nos dejan impedidos hasta el martes haciendo todas las cábalas posibles. Con suerte la vida después vuelve a la normalidad y uno deja de contar procuradores para contar cosas interesantes por escrito.

La resaca de Castilla y León ha sido gorda, como de tener que recomponer la noche por partes y todo porque votáis mal, que dijo Francisco Igea el lunes por la mañana.…  Seguir leyendo »

En España sólo se alquila un tipo de vivienda debido al comunismo inmobiliario al que están condenadas las clases medias: piso estándar (mejor o peor ubicado), pero decorado con los muebles de la abuela. Pisos que llenan los propietarios con todo eso que sobrevive en los trasteros después de tirar una bomba atómica (porque los manteles de hule amarilleados por el tiempo son lo único que sobrevivirá a un holocausto nuclear).

Qué daño hicieron los años 60 y 70 a la decoración. Veníamos de la gloria y del terciopelo pasamos directamente al gotelé, que es la vagancia de los constructores con prisa.…  Seguir leyendo »

Los inexistentes escrúpulos de José Zaragoza

Igual que el columnismo es un género rotundamente español, el político cantamañanas es algo muy nuestro. Tanto, que hay que quererlo como presumimos, por ejemplo, de La Alhambra. Tenemos a Cervantes y tenemos, desde que Twitter democratizó la estupidez, cantamañanas en el Congreso capaces de hundir la reputación de un país nada más levantarse. ¡Me encanta el olor de la inteligencia saltando por la ventana!

A esa larga tradición española en la que se encuentran Gabriel Rufián, Arnaldo Otegui o Pablo Iglesias viene a sumarse ahora José Zaragoza.

Es normal que el lector no sepa ni quién es porque casi nadie en España lo conocía hasta ayer.…  Seguir leyendo »

Tengo los ojos secos de tanto hablar un código morse que hemos aprendido todos de urgencia por culpa de la mascarilla. Con ella nos hemos dado cuenta de que estamos un poco más sordos y de que nos pasa en la vida como a mi abuela le ocurre con la televisión. El viernes pasado tuve una conversación de sordomudos durante varios minutos con un camarero para pedir una cerveza. Al final me envalentoné, me bajé la mascarilla y le pedí la caña a las claras, y los dos lo celebramos como si volviésemos a hablar la misma lengua.

Lo de la mascarilla, que ha sido un mal muy pequeño en comparación con el resto, nos ha venido bien a los columnistas para mirar aún más, que es el único secreto de este oficio.…  Seguir leyendo »

A partir de esta noche a las 12:00, en España volverá a regir la presunción de inocencia, los ciudadanos volverán a ser mayores de edad y empresarios y trabajadores (los que no han pasado ya del ERTE al ERE) tendrán otra vez la posibilidad de llegar a final de mes sin necesidad de mendigar al SEPE.

Y todo porque el estado de alarma, aquel mecanismo insustituible durante tantos meses según el Gobierno, aquel instrumento constitucional para restringir derechos y libertades sin el que todo sería un caos, ya no da votos. Y en España todo importa, únicamente, mientras dé votos.

Ahora que cada español se había convertido en catedrático de Derecho Constitucional para aclararse con los constantes cambios de las medidas vigentes, ahora que teníamos por fin vocación de monjes benedictinos porque lo único que permitía el toque de queda a las 22:00 era orar y laborar, y ahora que los gremios estaban resurgiendo para defender cada uno lo suyo, van y nos sacan de la Edad Media y nos devuelven al siglo XXI.…  Seguir leyendo »

Juana Rivas. Efe

No soy padre y a días tengo todas las ganas y otros las pierdo todas. No me da miedo coger a un bebé, he acunado a mis hermanos en mis brazos, me da miedo no saber qué hacer con él, no ser capaz de explicarle lo más básico de esta vida.

Darle los medios para que sea feliz, para que se sienta seguro, para que crezca, “en el buen sentido de la palabra, bueno”. Para que cuando ya no sea un crío entienda que ser buena persona cuesta trabajo. Mucho. Que nadie le dará ninguna recompensa. Uno es bueno porque sí, sin más explicaciones, porque es lo que se debe ser simple y elocuentemente, resumiendo casi toda la filosofía de una tacada.…  Seguir leyendo »