Guillermo Gortázar (Continuación)

La reciente aparición del nuevo partido de centro-derecha VOX y los primeros sondeos negativos para el PP sugieren que la larga crisis de liderazgo político personal de Rajoy, cuyo punto álgido fue el final de julio y principio de agosto de 2013, se ha trasladado al PP como consecuencia de la asunción colectiva de responsabilidades. En efecto, en dos años de Gobierno del PP se advierten dos etapas. Una primera de silencio, de adhesión; y otra, inaugurada el pasado miércoles 8 de enero, de inquietud o quizás de inicio de tierras movedizas. Una reciente encuesta, en la que se produce el aviso de pérdida de las próximas elecciones, alarma lógicamente a los responsables locales y regionales del PP.…  Seguir leyendo »

Sin duda, buena parte de la desafección detectada entre los votantes del presidente Rajoy es debida a la errática política –contraria el programa electoral del PP– del Ministerio de Asuntos Exteriores. En efecto, según el último barómetro publicado por el CIS, el 58,9 por ciento de los votantes del PP tienen poca o ninguna confianza en el Sr. Rajoy. Considerado el conjunto de la opinión pública española, esa desconfianza hacia el presidente alcanza el 85,2 por ciento. Uno de los motivos de esa desconfianza es, entre otros muchos, la nueva política del Gobierno del PP sobre Cuba.

En nuestra relación con Cuba, el actual ministro imita las iniciativas del anterior gobierno socialista y ha cambiado, sin previo aviso ni debate, la política tradicional del PP durante veintidós años defendida, tan fervientemente como olvidada, por el Sr.…  Seguir leyendo »

La reciente propuesta del PSOE de realizar primarias para la elección del secretario general y, en su día, del candidato a presidente del Gobierno, supone una reducción del poder de la cúpula dirigente socialista y un indudable incremento de la democracia interna de sus militantes. Después de treinta y cinco años de libertad y democracia garantizada por la Constitución de 1978, se advierten claros elementos en nuestro sistema político que precisan un estudio y debate sereno con el objeto de mejorar la calidad de nuestra democracia. No se trata de iniciar un nuevo periodo constituyente, pero sí de proponer reformas puntuales que mejoren el funcionamiento institucional y muchos de los cambios posibles no requieren reformas legales o constitucionales inmediatas.…  Seguir leyendo »

EL 16 de julio de 2002 el Marqués de Tamarón, a la sazón embajador de España en Londres, remitía una carta al director de la revista británica Euro-Business en la que solicitaba rectificar una información que atribuía a S. M. el Rey Don Juan Carlos I un patrimonio de 1.790 millones de euros: «La disparatada cifra de 1.790 millones de euros sólo se puede explicar por haber entendido Vds., erróneamente, que los bienes públicos propiedad de Patrimonio Nacional, del Estado español, son propiedad privada del Su Majestad el Rey, lo cual es evidentemente inexacto. Su Majestad efectúa anualmente las correspondientes declaraciones de renta y patrimonio».…  Seguir leyendo »

La Transición democrática fue un gran éxito pero, como toda obra humana, no fue perfecta y ahora observamos muchos excesos y quizás numerosos defectos, incluido algunos elementos conceptuales de la monarquía reinstaurada en 1975. Dos jóvenes historiadores, Miguel Ángel Aguilar Rancel y Óscar Hernández Guadalupe, han publicado recientemente un importante libro, Juan Carlos Rex. La Monarquía prosaica, cuya lectura es sin duda muy recomendable. Se trata de un trabajo académico riguroso, pensado y redactado en el mejor y leal servicio a la Monarquía. Este libro se propone ayudar a entender las dificultades y limitaciones que tiene la Corona española para ejercer adecuadamente sus funciones de moderación, simbólicas y representativas que son el activo principal de una monarquía al servicio de la estabilidad política y por tanto de España y de los españoles.…  Seguir leyendo »

La Corona significa estabilidad, representación e Historia. Es un capital muy valioso que los españoles cada treinta o cuarenta años parece que nos empeñamos en dilapidar, aunque al cabo de poco tiempo nos damos cuenta de que cualquier otra solución es mucho peor y, por una u otra vía, apelamos a la legítima Dinastía histórica para que ejerza de nuevo la máxima representación política.

En efecto, en España, desde la muerte de Carlos III en 1788, no se ha producido una sucesión «normal» en la Monarquía española, es decir, del Rey al Príncipe de Asturias sin interrupciones revolucionarias ni abdicaciones. Carlos IV abdicó; Fernando VII renunció obligado por Napoleón; José I fue un títere instaurado por su hermano que fue derrotado heroicamente por la nación española; Isabel II fue destronada y después abdicó; Amadeo I de Saboya se volvió a Italia al darse cuenta de que no era aceptado en España por ser ajeno a la dinastía histórica; Alfonso XII padeció el exilio hasta que fue restaurado; Alfonso XIII tuvo que abandonar España para evitar un enfrentamiento entre españoles y S.…  Seguir leyendo »