Hugh Thomas

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Durante la década de 1950, un grupo de estadistas cristianos ideó un nuevo plan de colaboración internacional en el continente europeo. El iniciador fue Jean Monnet, de una familia que se dedicaba, muy apropiadamente, al comercio de cognac en Burdeos, y al que pronto siguieron Robert Schumann, francés de la región de Alsacia, Alcide de Gasperi, procedente de la zona germanoparlante de Italia, y Konrad Adenauer, portavoz de la revitalizada Alemania. Idearon la Comunidad Europea del Carbón y del Acero. Esperaban asegurarse de que, instaurando el hábito de la colaboración, nunca volviesen a repetirse las guerras que durante tanto tiempo habían desfigurado Europa.…  Seguir leyendo »

El voto británico a favor de salir de la Unión Europea representa una derrota para muchas de las cosas que yo esperaba con ansiedad de la política. Y esto también es válido para la gente de mi generación. Empecé a interesarme por Europa en 1952, cuando me pidieron que guiase a Robert Schumann, el autor del plan de la Comunidad Europea del Carbón y el Acero, durante una visita a Cambridge. Él quería hablar de religión; yo, de política. Por entonces, yo era conservador. En Cambridge, como otros dirigentes estudiantiles (yo lo era), me enorgullecía de organizar debates sobre la cuestión europea.…  Seguir leyendo »

El referéndum británico

Gran Bretaña atraviesa actualmente uno de los peores momentos de su larga historia. En primer lugar, se debe a que el Gobierno ha propuesto un referéndum para decidir si el país permanece o no en la Unión Europea (UE). Ya se celebraron antes dos referéndums importantes, y uno de ellos, en 1975, también fue sobre Europa. El Partido Laborista salió gravemente perjudicado. El otro, sobre la futura relación de Escocia con Reino Unido, se celebró el año pasado, pero solo la gente que vivía en Escocia podía votar en esta última consulta; los escoceses que vivían en Inglaterra o en otros lugares fueron excluidos.…  Seguir leyendo »

Todo el mundo en Gran Bretaña parecía aburrido de la campaña electoral, y a la mayoría de la gente solo le interesaba el resultado. En apariencia, la campaña se centraba en el Servicio Nacional de Salud (SNS), y, si bien nuestro servicio es importante para casi todos, hay quien piensa que su salud no es el único tema interesante. Es bien sabido que la reforma del SNS constituye una tarea fundamental.

Tomemos a un grupo de personas reunidas en Londres. Probablemente habrá algunas que preferirán hablar más de sus problemas en las piernas que sobre el poeta Byron, mientras que otras seguirán disfrutando de una conversación sobre el gran sir Walter Scott.…  Seguir leyendo »

Para mí, la Segunda Guerra Mundial empezó en un cómodo hotel rural del oeste de Devonshire. A los padres de mi escuela primaria privada hubo que decirles que las clases iban a continuar en Devon «mientras durase la guerra». El edificio elegido como nueva sede de la escuela se consideraba lo bastante alejado del riesgo que representaban las bombas y la invasión alemanas. Por norma, a los estudiantes de siete años –la edad que yo tenía entonces– no se nos permitía escuchar las noticias en la radio ni leerlas en los periódicos, por considerarlas demasiado alarmantes. Pero el 3 de septiembre, no solo se nos permitió escuchar música marcial, sino también un discurso de Neville Chamberlain, el primer ministro, cuya voz llegaba hasta nosotros alta y clara a través de la BBC.…  Seguir leyendo »

¡Wethringsett! La propia palabra en inglés tiene un provincianismo inmortal como si un pueblo con ese nombre hubiese tenido que fundarse al principio de los tiempos. El lugar hace honor a esa reputación. Los postes indicadores que nos llevan hasta él desde la carretera principal nos cuentan con detalle que se encuentra primero a 3,5 millas, luego a cuatro millas, luego a 1,25 millas, y finalmente, a 1,5 millas. Afortunadamente, no hay que esperar ninguna lógica en la campiña inglesa. En teoría, nosotros los británicos hemos convertido al sistema métrico nuestras medidas, pero está claro que en el campo no funcionan.…  Seguir leyendo »

Margaret Thatcher fue una figura innovadora y excepcional. Cuando la veías tenías la sensación de que podías empezar cualquier idea nueva con ella. Era sorprendente porque en muchos sentidos ella era convencional, pero le gustaban las ideas y las palabras. Recuerdo que le propuse un texto y que eso nos condujo a una larga conversación sobre la diferencia entre las palabras «supino» y «prono».

A sus ministros les parecía excesiva su preocupación por encontrar siempre la frase o la palabra adecuadas. «Ese discurso de Melbourne –me dijo una vez Peter Carrington en Blackpool– es excelente. Pero era excelente hace una semana.…  Seguir leyendo »

«EL pasado es un país extranjero: allí hacen las cosas de otra manera». Rara vez estas famosas palabras escritas por la novelista del siglo XX Leslie Hartley al principio de su novela El mensajero han resultado más apropiadas que durante un viaje a los pueblos medievales «sajones» de Transilvania, ahora en Rumanía aunque formó parte de Hungría durante mucho tiempo y en su día aspiró al autogobierno. Porque se trata de un viaje al pasado.

Estos dos centenares de pueblos fueron construidos en el siglo XII por los alemanes, que acudieron invitados por el rey Geza II de Hungría para que le ayudaran a defenderse contra los tártaros y los mongoles que, en aquella época, siempre estaban irrumpiendo en las zonas pobladas de Europa Oriental y marchándose de ellas.…  Seguir leyendo »

Carlos Fuentes pertenecía al grupo de mexicanos brillantes con los que trabé amistad cuando empecé a escribir mi historia sobre la conquista de su país en 1999, después de trabajar varios años para Margaret Thatcher. Entre ellos estaba Octavio Paz, que en su juventud había sido gran amigo de Carlos. Por motivos que nunca he alcanzado a comprender, su relación se había deteriorado. Sin embargo, al final de su vida oí a Octavio lamentarse en una reunión celebrada en el convento de Sor Juana de no haber publicado más artículos de Carlos en su revista Vuelta.

Carlos y Silvia, su hermosa y encantadora mujer, tenían por costumbre pasar parte del año en Londres, así que nos resultaba fácil conservar nuestra amistad.…  Seguir leyendo »

Conversando con miembros de la Real Academia de la Historia a lo largo de varios años, tuve conocimiento del plan de publicar un diccionario biográfico español. Estaba entusiasmado, ya que, aunque hay muchas pequeñas biografías en la gran Enciclopedia Espasa, hay muchas personas de interés e importancia que no figuran en ella. Por fin, el plan se ha hecho realidad. Ya se han publicado los primeros 25 volúmenes, que incluyen los apellidos hasta Hernández. Pronto se distribuirán otros cinco volúmenes, y los veinte restantes los seguirán a finales de año. El equivalente francés avanza pesada y lentamente por la letra L, y las nuevas versiones italiana y alemana también van a la zaga.…  Seguir leyendo »

La Reina de Inglaterra, Isabel II, cumple hoy 60 años en el trono. Ha dominado mi imaginación como ha dominado la de millones de personas más. Recuerdo que estaba almorzando en 1952 con mi madre y unos primos cuando oímos la noticia de la muerte del Rey Jorge, su padre. Tuve un buen asiento cerca de la Abadía de Westminster para la coronación de 1953, gracias al puesto de mi padre en el comité legislativo de la entonces colonia de la Costa de Oro, que pronto se convertiría en Ghana. Recuerdo que la conocí en un banquete de Estado celebrado en Windsor en 1987 en honor al Rey Juan Carlos y la Reina Sofía.…  Seguir leyendo »

A muchos les parece que la Monarquía británica es una superviviente de otra generación, un recuerdo de la época dorada de la expansión imperial y las hazañas navales. De los «60 gloriosos años» de la Reina Victoria, como lo expresó la actriz de los años cuarenta Anna Neagle. De la vieja canción The Vicar of Bray, que conmemora inmortalmente al Rey Jorge «a la hora del postre». En cierto sentido, esa interpretación es cierta. Porque el pasado fue un pasado monárquico en casi todos los sentidos.

Pero hay un error fundamental en esa imagen. En los primeros años del siglo XX, la fuerza de Gran Bretaña parecía reflejada en su sistema parlamentario, sus responsabilidades imperiales y coloniales, sus logros literarios y científicos, así como en su estabilidad constitucional garantizada por el Rey y la Reina en el Parlamento.…  Seguir leyendo »

La primera vez que vi a Don Juan Carlos fue en enero de 1975. Él todavía era Príncipe y Franco seguía vivo tras haberse recuperado, según todas las apariencias, de una grave enfermedad que había padecido el año anterior, cuando había transferido temporalmente el poder al Príncipe. Programé una entrevista en La Zarzuela y salí hacia las cuatro para asistir a la cita, prevista para las cinco. Al cabo de media hora el taxista me había llevado al teatro de la Zarzuela de la calle Jovellanos, en el casco antiguo de Madrid, y no al palacio situado a las afueras. Me contuve y, con la ayuda de un mapa, dirigí el trayecto a lo largo de la carretera de La Coruña, donde vi que había una buena entrada a la auténtica Zarzuela.…  Seguir leyendo »

Todo inglés tiene una historia de espías que contar. Yo tengo dos. Ambas guardan relación con el comunismo y ambas tienen una conexión española, una distante, otra directa.

Mi primera historia tiene que ver con el agente literario que, en 1957, insinuó que podría interesarme escribir una historia sobre la Guerra Civil española. Más tarde confesó que, como comunista, en los años cuarenta había pasado a los rusos información que había recibido en el Departamento de Guerra o procedente de la Junta de Jefes del Estado Mayor, como la fecha del día D. Parece ser que su nombre en clave era Milord y que le concedieron la Orden de Lenin por sus denuedos.…  Seguir leyendo »

La historia familiar es una obsesión cada vez mayor en los países anglosajones. En la Biblioteca del Congreso, por ejemplo, la sección de historia familiar está abierta todos los días hasta después de las nueve de la noche (la sección de manuscritos cierra a las cinco de la tarde). Los historiadores familiares trabajan en la Oficina del Registro Público de Kew, en Londres, con el mismo ímpetu que tenían los soldados cuyos expedientes suelen buscar. Una vez me senté cerca de la sección de historia familiar de la antigua sala de lectura del Museo Británico, y recuerdo haber visto los ansiosos dedos de los esperanzados investigadores moviéndose rápidamente por los volúmenes encuadernados de The Ancestor.…  Seguir leyendo »