Ibsen Martínez

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Uno de los motivos del osado gambito de Juan Guaidó que aún pone en riesgo su integridad y su libertad personales fue dramatizar la estrategia que, con ejemplar perseverancia, viene proponiendo a sus compatriotas con su consabida jaculatoria civilista : “cese a la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”.

Con todo y la virtud de ser compartidas por millones de venezolanos dentro y fuera del país, y del apoyo internacional que ha concitado la presidencia interina, esas sencillas y bien cinceladas consignas han comenzado a espejear, a los ojos de muchos, como metas huidizas, quizá inalcanzables.

Tal como ha ocurrido en otros difíciles lances opositores, la impaciencia por ver resultados inmediatos ha llevado a muchos a desesperar del joven presidente y a poner en entredicho no solo su entrega, su valor personal y su entereza, sino también su cordura y honestidad.…  Seguir leyendo »

El petroestado y el Chacal

Poco antes de la Navidad de 1975, Illich Ramírez Sánchez, (a) Carlos, (a) El Chacal, condujo un ataque terrorista contra la sede de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Carlos irrumpió a sangre y fuego en la conferencia semestral de ministros petroleros causando la muerte a tres personas y capturando más de 60 rehenes. Exigió entonces al Gobierno austriaco la publicación de un manifiesto en apoyo a la independencia palestina. Sin embargo, su verdadera misión era secuestrar y asesinar al jeque Ahmed Zaki Yamani y al doctor Jashid Amouzegar, ministros de Arabia Saudí e Irán, respectivamente.

El Frente Popular para la Liberación de Palestina, en cuyo nombre obraba Carlos, buscaba castigar a ambos países por considerarlos traidores a la causa árabe.…  Seguir leyendo »

Venezuela trapicheo y ‘modus vivendi’

Hace tan solo 15 meses nadie habría dado un níquel por el futuro de Nicolás Maduro como dictador de Venezuela. Hoy puede decirse que nunca antes, desde que fue ungido sucesor de Hugo Chávez en diciembre de 2012, había contado Maduro con mejores bazas para perpetuarse.

Los partidos de oposición, al contrario, vienen de vivir una infernal temporada en la que llegaron a vislumbrar una salida (mil veces descrita por sus voceros como “electoral, pacífica y constitucional”) a la interminable crisis política venezolana. La ocasión pareció estar a su alcance, pero escapó de sus manos en cosa de semanas merced a una increíble cadena de tropiezos y errores.…  Seguir leyendo »

Bienvenido el vocablo “anglocondescendencia”. Acuñado hace poco por José Ignacio Torreblanca en un breve, estremecedor y justiciero artículo, este “palabro”, como él lo llama, es sonoro y poderoso. Polisémica y comprehensiva, la voz “anglocondescendencia” nombra no solo ese “insufrible sentimiento de superioridad anglosajón” que han suscitado en la prensa británica ( y en la estadounidense) los sucesos de Cataluña, sino también la familia de tópicos de “politología en el pub” que aquella difunde desde hace tiempo a propósito de España.

Designa, además, el inocultable regocijo que muchos analistas anglosajones experimentan ante el difícil trance que atraviesa la unidad española. Se deja ver también, por cierto, cuando en otros contextos se habla de nosotros, los que en un tiempo fuimos españoles de América.…  Seguir leyendo »

La doctrina Cabello y la difamación

El capitán Diosdado Cabello, hombre fuerte del régimen de Nicolás Maduro, y notorio por hallarse en la lista de los capos del narcotráfico global más buscados por la DEA, ha demandado al diario Wall Street Journal por difamación. Declararse difamado en su honor ante obsecuentes jueces penales venezolanos ha permitido a Cabello acorralar a numerosos medios de prensa, condenar a arresto domiciliario indefinido al editor Teodoro Petkoff, director del diario Tal Cual, enviar al destierro a Miguel Henrique Otero, editor del matutino El Nacional, y someter a juicio penal a periodistas y directivos de estos y otros medios del país.…  Seguir leyendo »

Pinches ideas

Para irnos entendiendo traeré una anécdota del cantautor de salsa panameño Rubén Blades.

Es México, DF, son los años noventa y Blades canta en un gran anfiteatro. El auditorio se divide, a partes iguales y mutuamente excluyentes, en “güelfos ideológicos” y “gibelinos bailadores”.

Quienes bailan al son montuno de Buscando guayaba no están para las consignas antiimperialistas de, por ejemplo, Tiburón (“Si lo ven que viene, ¡palo al Tiburón! / Pa’ que no se coma a nuestra hermana El Salvador”). Y viceversa.

De pronto, cesa el baile y se escuchan los compases iniciales de El padre Antonio y su monaguillo, Andrés, auténtica elegía a la muerte de Monseñor Óscar Arnulfo Romero, abaleado por sicarios en San Salvador, en 1980.…  Seguir leyendo »

Trópico de béisbol

Muchos en la cuenca del Caribe y en Europa y el sur de nuestro continente dan por sentado que el béisbol llegó a nuestros países como resultado de las innumerables intervenciones militares estadounidenses en la región, a comienzos del siglo XX. Es un hecho, sin embargo, que no fue el cuerpo de marines yanqui el que nos trajo el juego.

El hombre que llevó a Cuba el primer bate y la primera pelota se llamó Nemesio Guilló. Hablamos ¡de 1864!: la Guerra de Secesión americana no terminaba aún y los cubanos todavía eran súbditos de la Corona española.

Nemesio fue uno de los tres “niños bitongos” enviados por sus acaudalados padres a estudiar en una universidad (el Springville College) de Mobile, Alabama, en 1858.…  Seguir leyendo »

In cruelly polarized Venezuela, mired in a disastrous economy and swept by criminal violence, baseball culture has been a haven of joyful civility, togetherness and tolerance. Now even that bridge over the sectarian abyss seems to be collapsing.

Only weeks ago, the Seattle Mariners announced that they were moving their summer league baseball academy to the Dominican Republic. Venezuela’s four remaining academies — those of the Philadelphia Phillies, the Detroit Tigers, the Tampa Bay Rays and the Chicago Cubs — are expected to follow suit early next year. For Venezuelan baseball fans, this is a national disaster.

A baseball game in Venezuela is not a relaxing outing at the park.…  Seguir leyendo »

Del blanco al verde oliva

Una visita a YouTube permite ver a Nicolás Maduro tal como lo vimos aquella tarde de Cuaresma, hace dos años, vistiendo guayabera blanca, prenda de mangas largas que las cumbres iberoamericanas han hecho de rigor entre los jefes de Estado del Caribe.

Lo flanquean una mujer y tres hombres. Hay muchos militares haciendo telón de fondo. La mujer es Cilia Flores, su pareja y a quien ya la parla chavista llama untuosamente Primera Combatiente. A la guayabera de Maduro literalmente le crecerán jinetas militares en los hombreras. La prenda irá pasando paulatinamente del blanco al verde oliva, pero eso está todavía en el porvenir de aquel 5 de marzo de 2013.…  Seguir leyendo »

No puede pasar aquí

Qué hay, verdaderamente, de Hugo Chávez en Podemos? ¿Es posible concebir a Pablo Iglesias como un “topo” a sueldo, regido desde ultratumba por Hugo Chávez a través de Nicolás Maduro, su cada día más patético e impecune vicario en la tierra? De ese amasijo doctrinal hecho de teología bolivariana, máximas redistributivas, de un marxismo que Eric Hobsbawm despacharía como “vulgar”, de soeces fulminaciones contra sus adversarios, de ditirambos a Fidel Castro y exhortaciones a la unidad latinoamericana que Chávez predicó durante más de tres lustros mientras deliberadamente llevaba a la ruina a un país petrolero y conculcaba todas sus libertades, ¿qué reclama Podemos como préstamo — o legado— que resulte viable en la España de hoy?…  Seguir leyendo »

La “denominación de origen” de un barril de petróleo evoca un bar bien provisto de imaginarios whiskys o improbables vinos, procedentes todos de diversas comarcas petrolíferas del mundo.

Considérese: McCullough, Vasconia, Albian Premium, Louisiana Sweet, Canadian Par, Tempa Rossa, Volve, Peregrino, Griffin, Bonny Light, Ural, Forties Blend, Palanca, San Joaquin Valley, Cañadón Seco, White Rose, Tapis, Forcados, Loreto, Port Hudson, Sidra.

Durante muchas décadas, las “cepas” venezolanas fueron sumamente cotizadas por su escasa viscosidad, atributo decisivo en la obtención de gasolina y otros derivados. Quizá el crudo venezolano más exitoso y afamado haya sido el Tía Juana Light que, durante más de medio siglo, surtió nuestras grandes refinerías en Paraguaná.…  Seguir leyendo »

Hace más de un siglo, en diciembre de 1902, Inglaterra, Alemania e Italia impusieron un bloqueo naval a los puertos de Venezuela para forzar el pago inmediato (“al brinco rabioso”, decimos aquí) de una considerable deuda externa.

El bloqueo también acompañó reclamaciones de ciudadanos europeos que habían visto afectados sus negocios y bienes por las endémicas guerras civiles del siglo anterior. Hubo cañoneo, desembarco de tropas, pedreas contra las legaciones extranjeras, saqueos, zarandeo de comerciantes alemanes exportadores de café, vidrios rotos, bajas muy desigualmente repartidas y, desde luego, discursos patrióticos.

“¡La planta insolente del extranjero ha profanado el sagrado suelo de la patria!”, denunció en una proclama nuestro tirano de turno, un pendenciero y juerguista caudillo de montoneras, un sujeto con antecedentes penales premonitoriamente apellidado Castro, como los hermanos que hoy disponen de Nicolás Maduro.…  Seguir leyendo »

Una tarde de marzo de 1908, el doctor Rosendo Gómez Peraza, jefe de la medicatura del puerto de La Guaira, comentó, en el café de la estación del ferrocarril, un diagnóstico hecho por él aquella misma tarde: un caso clarísimo de peste bubónica.

El cónsul de Estados Unidos, presente en la tertulia, pagó su cuenta, se fue derecho a la oficina del telégrafo y envió un cable a su embajador en Caracas. La noticia desató la ira de nuestro dictador de entonces, el canijo, rijoso e irascible general Cipriano Castro, quien ordenó encarcelar a Gómez Peraza por propalar un alarmante infundio dirigido, obviamente, a dañar el ya menguado comercio exterior de la disfuncional república de Costaguana que todavía somos, y desacreditar, de paso, a su Gobierno.…  Seguir leyendo »

La bajamar de las violentas protestas callejeras venezolanas que comenzaron en febrero pasado se fundió en las distracciones del Mundial de fútbol y las vacaciones escolares, sin que estén a la vista ni justicia para las decenas de muertes registradas ni provecho político para la oposición.

No es exagerado afirmar que Nicolás Maduro ha capeado con éxito lo que el hoy encarcelado líder opositor venezolano Leopoldo López, sus aliados políticos y sus seguidores esperaban que fuese una insurreccional crisis de gobernabilidad capaz de forzar la renuncia del actual presidente.

El siguiente episodio de nuestra interminable discordia nacional no será, pues, la salida de la acogotante crisis económica y política del más empobrecido de los petro-Estados conocidos, ardorosamente propugnada por López, la diputada María Corina Machado y el dirigente opositor Antonio Ledezma, desde comienzos de año, sino el III Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela, partido mayoritario de la coalición que apoya al Gobierno chavista.…  Seguir leyendo »

En el fandango de locos que es nuestra América prosperó, hasta hace poco, la excéntrica costumbre de invitar al dictador cubano, Fidel Castro, a la toma de posesión de presidentes electos democráticamente. Si ya hemos dejado de hacerlo es solo porque el provecto y protervo comandante no está ya para esos trotes.

En Venezuela aún recordamos cómo la toma de posesión de Carlos Andrés Pérez, para su segundo y malhadado período constitucional (1988-1993), revistió la apariencia de una coronación monárquica. De todos los invitados a aquella apoteosis, Fidel Castro fue la estelar figura por quien se desmoñaron las damas del Country Club en su afán de estrechar la mano del Comandante durante un sarao muy mentado en aquel tiempo.…  Seguir leyendo »

Petkoff no le tiene miedo al tiempo

Cuando Teodoro Petkoff escribió el primer editorial del matutino Tal Cual, a comienzos de 2000, no vaciló en titularlo: ¡Hola, Hugo!

No era el saludo de un editor simpatizante, logrero y adulador, sino el juguetón anuncio de que una de las voces más autorizadas y valientes de la oposición venezolana volvía a la brecha.

Pocos meses atrás, Hugo Chávez, entonces en la primavera de su largo y vociferante mandato, pudo ufanarse de haber acallado una de las voces más autorizadas de la prensa de oposición. Teodoro Petkoff se había estrenado, apenas el año anterior, como director de El Mundo, una de las “marcas” de la Cadena Capriles, el más poderoso grupo editorial venezolano, hoy propiedad de empresarios afectos al régimen chavista.…  Seguir leyendo »

As a writer in Caracas in these chaotic times, I live in two different worlds. By day I write scripts for a telenovela, or soap opera, a Mexican-Venezuelan coproduction for Telemundo. By night I write political commentary, mostly for Tal Cual, one of the few opposition newspapers left in Venezuela.

It took me 30 years to realize that telenovelas are merely a dramatized metaphor for Latin American populism. These shows deal not as much with unrequited love as with social redemption myths as undying as those of Evita Perón’s.

The most frequent theme prescribes redistribution of wealth among the poor with little consideration of how that wealth is created, which in some ways explains much of the recent history of Venezuela and its peculiar brand of socialism known as Chavismo.…  Seguir leyendo »

Guarimba es voz mestiza venezolana que, en rigor, equivale al burladero de la fiesta brava.

Proviene de un juego infantil, variante del juego del gato y el ratón. El periodista venezolano Sergio Dahbar ha escrito para EL PAÍS un estupendo artículo sobre la significación que esa palabra de antaño ha cobrado en la Venezuela de la era de Chávez.

Discrepo de Dahbar, sin embargo, solo en un punto: la guarimba no fue un mote de sentido bélico que Chávez endilgó a la modalidad de protesta que un grupo de inermes vecinos protagonizan a las puertas de sus casas.

La puso de nuevo en boga, hacia 2002, la minúscula, recalcitrante y siempre activa facción de la oposición venezolana que expresa lo peor de la antipolítica: la idea de que es posible desafiar con éxito la violencia de Estado sin para ello acumular fuerzas y hacer valer, por mayoría o por consenso, una incruenta salida a la crisis que sea a la vez democrática y para todos.…  Seguir leyendo »

¿Quién es el otro candidato en las elecciones venezolanas?

La respuesta corta la da Chávez: “Henrique Capriles Radonski es el candidato de la burguesía, de los yanquis y la derecha”. Opino que hará mal quien se conforme con esa parvedad. Hay respuestas más largas.

Al discurrir sobre nuestra América, a muchos analistas extranjeros les da por pensar que si el hombre es “carismático” —aunque sólo sea un espadón vociferante, tiránico e inepto—, habla “en nombre de los pobres” y llena de dicterios al imperialismo yanqui, entonces el tipo es de izquierdas y, sin más, el bueno de la película. A Capriles Radonski le pasa lo que a José Carreras en el chiste de Jerry Seinfeld sobre los tres tenores: es el otro tipo.…  Seguir leyendo »

Durante un cóctel en la Embajada británica en Caracas, hace pocos meses, presencié un torneo entre varios diplomáticos latinoamericanos. Cada cual pujaba por vindicar el puesto superlativo que su país habría alcanzado en una imaginaria y deshonrosa tabla de grados de violencia criminal: «Me perdona, pero mi país es muchísimo más violento que el suyo». Se equivocaban todos.

Con 28 millones de habitantes, en Venezuela registramos durante 2009 más de 16.000 homicidios. Aportamos a la estadística anual unos 140 asesinatos por cada 100.000 habitantes, esto según el muy acreditado Observatorio Venezolano de la Violencia. Una cifra que se compara abrumadoramente con los magros 32 por cada 100.000 de la vecina Colombia.…  Seguir leyendo »