Ignacio García de Leániz Caprile

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Abril de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Ha querido la diosa de la Historia, Clío, que nuestro aciago 2020 coincida con el centenario de la publicación en El Sol de los primeros artículos que iban a componer España invertebrada como libro ya en 1921. Como si nos urgiera a releer la obra de Ortega para comprender la raíz de nuestros males en esta nueva crisis de la nación, que además de sanitaria y económica es también de régimen. Y ante la lucidez del ensayo comprueba uno una maldición muy nuestra: poseer excelentes diagnósticos sobre nuestras dolencias que por nuestro desdén impermeable apenas sirven para rectificar el curso de nuestra enfermedad.…  Seguir leyendo »

El duelo patológico en la pandemia

Estamos comprobando en nuestras carnes y espíritus la olvidada verdad de los ancianos versos de John Donne ante los estragos causados por la Covid-19: «Ninguna persona es una isla; / la muerte de cualquiera me empequeñece, / porque me encuentro unido a toda la humanidad. / Por eso, nunca preguntes/ por quién doblan las campanas; / doblan por ti». Como si los clásicos se anticiparan siempre a cualquier situación nuestra por inédita que nos parezca con sus sugerencias para entenderla y darle respuesta. En esta concentración de dolor generada por el legado de alrededor de 28.000 víctimas en apenas dos meses (el triple que las bajas nacionales en el Desastre de Annual que tantas cicatrices dejó en nuestra memoria), el fenómeno de este gran duelo en nosotros corrobora la afectación física y espiritual al que se refiere el empequeñecerse (diminish) del verso inglés.…  Seguir leyendo »

La ideade conócete a ti mismo del oráculo de Delfos tiene plena vigencia durante esta crisis confinados en nuestros domicilios. Para ser fieles a su imperativo surge, perentoria, la pregunta de cómo podemos mejorar nuestro autoconocimiento –personal y colectivo– y prever y gestionar así en lo posible, nuestras reacciones psíquicas venideras y sus estados de ánimo. De manera que, en la medida de lo posible, podamos cumplir el sabio consejo de Comte: «Conocer para prever, prever para poder», que tanto hemos echado en falta en nuestra política ciega ante lo que nos ha llegado.

Para ello nos será muy útil conocer el modelo que la psiquiatra suiza radicada en Estados Unidos, Elisabeth Kübler-Ross, formuló tras especializarse en la fenomenología mental y anímica de las fases del duelo humano.…  Seguir leyendo »

Vivimos desde hace unos años horas ciertamente graves, donde la amenaza de la pronta disolución del país –largamente pretendida– recuerda aquella advertencia tan severa como melancólica del florentino Guicciardini en su correspondencia con Maquiavelo: «Todos los Estados, todos los reinos son mortales (…) Pero un ciudadano que se halla ante el fin de su patria no debe dolerse tanto de la desgracia de ella cuanto de la suya propia: porque a la patria le ha sucedido lo que en cualquier caso debía sucederle, pero la desgracia es la de aquel al que le tocó nacer en el tiempo en que tal infortunio va a producirse».…  Seguir leyendo »

La derrota de la seriedad

Hace pocos años se tradujo a nuestro idioma un lúcido ensayo de un pensador inglés profesor en Oxford, J. L. H Thomas, titulado En busca de la seriedad. El libro, ciertamente valioso, muy bien traducido y conciso, indagaba sobre el valor y significado de lo serio pero apenas vendió entre nosotros unos pocos ejemplares. Y quizá este mínimo dato sea síntoma de algo que caracteriza a nuestros días –en nuestro país de manera prominente– como es la devaluación progresiva de lo serio, su pérdida de estimación y vigencia social, su paulatino desterramiento de nuestra vida pública, profesional y privada. También de la intelectual, como vemos en graves escándalos de la Universidad misma que se reputaba recinto serio.…  Seguir leyendo »

El laberinto moral del BBVA

Fue Baudelaire quien escribió que el mayor triunfo del diablo era hacernos creer que no existe. Poco antes, Goethe nos avisó de las consecuencias no previstas de pactar con él. Y todo ello parece cumplirse ante nuestra sufrida opinión pública que va conociendo, atónita, el voluminoso entramado urdido en la cúspide del BBVA con personajes como Villarejo (cuyos servicios se contratan ad hoc a través de su empresa CENYT) y Julio Corrochano (en plantilla como responsable de Seguridad de la entidad desde 2002 hasta mediados del año pasado, más de 15 años) siguiendo, presuntamente, directrices emanadas de arriba. Escándalo que puede marcar un salto cualitativo en la historia de nuestra corrupción empresarial.…  Seguir leyendo »

Los datos, ciertamente demoledores, del INE saltaron recientemente a la palestra pública: durante el primer semestre de este año nacieron en España 179.794 niños. Y murieron 226.384 personas, por lo que el crecimiento fue negativo (como lo había sido en 2017 y 2018) con un saldo de 46.590 ciudadanos menos. A este paso, se necesitarán más cementerios que paritorios en nuestros lares. Como si la muerte fuese ganando en nuestro país espacio inexorable cuantitativo -y cualitativo- a la vida, al modo que Bergman la filmó en El séptimo sello: desafiándonos como sociedad e individuos en un tablero de ajedrez cuyas reglas pareciera que hemos olvidado junto al sentido mismo de la partida.…  Seguir leyendo »

Para empezar, unos pocos datos públicos: nuestro idioma español o castellano es la segunda lengua del mundo como materna tras el chino mandarín, con 442 millones de hablantes nativos. La tercera en comunicación internacional, tras el inglés y francés, y también la tercera con más usuarios de internet, después del chino y el inglés, con 256 millones, lo que representa el 7,6 % del total. Genera el 16% de nuestro PIB y crea unos tres millones de empleos directos, lo cual no es poco en estos tiempos. Además de ser idioma oficial de 21 países. En Estados Unidos lo hablan más de 36 millones.…  Seguir leyendo »

Rescatar a Madariaga

Hace 40 años moría Salvador de Madariaga en su querida Locarno, en la Suiza de la Sociedad de Naciones que le vio laborar incansablemente. Fue el último miembro de aquella generación del 14, ciertamente incomparable. La de Ortega, Marañón, Juan Ramón, Américo Castro y Sánchez Albornoz, entre muchos otros. Tres rasgos, muy necesarios hoy, destacan en aquella constelación intelectual: laboriosidad, amor sentido a su país y dominio de la prosa. Los tres estarán bien presentes en nuestro autor, con un añadido muy suyo: un excelente sentido del humor, señal de vitalidad e inteligencia. Y sin embargo, me temo que a Madariaga le he sucedido lo que a tantas cabezas ilustres nuestras: el injusto olvido, lo que supone dejar de ser leído.…  Seguir leyendo »

Basta con leer la Tribuna aquí del pasado 23 de octubre de Rosa Díez para darse cuenta del momento nacional bien grave que atravesamos. Y que es uno de esos que supone en la historia de un país una encrucijada que decide su destino -o su desaparición- por muchos años. En este contexto de estado de alerta, la sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo sobre quién es sujeto pasivo del impuesto de AJD en las hipotecas, añade mayor zozobra poniendo en cuestión la cualificación misma de parte de nuestro tribunal superior. Justo en un momento en que su competencia, prudencia y objetividad van a ponerse a prueba con ocasión del putsch catalán, cuya vista oral no por casualidad se abre ahora.…  Seguir leyendo »

Hay un fenómeno en apariencia enigmático por paradójico que de un tiempo a esta parte cruza nuestra sociedad. Un creciente malestar que se da en el plano de la vida personal, social y política, con evidentes síntomas de disgregación. Justamente cuando el desarrollo tecnológico, la misma unificación de Europa, la extensión de la cultura y la perfección civilizatoria encarnada, en principio, en el actual Estado del Bienestar alcanzan cotas impensables pocos años antes. Aquí radica pues la grave paradoja que desafía nuestra inteligencia: un mayor progreso como el nuestro no indica una mayor satisfacción y felicidad de aquellas personas y sociedades que lo protagonizan.…  Seguir leyendo »

Hacia la obsolescencia del hombre

Tomo el título del libro, ciertamente inestimable, del pensador alemán de origen judío Günther Anders, fallecido en Viena en 1992. Marido de Hannah Arendt y alumno de Husserl, Anders publica el segundo volumen de La obsolescencia del hombre en 1980 con un subtítulo también elocuente: Sobre la destrucción de la vida en la época de la tercera revolución industrial. Y ahora que eclosiona la revolución industrial número cuatro sin apenas resistencia intelectual a la invasión de las nuevas tecnologías en todos los órdenes del vivir humano, bueno será reavivar las reflexiones de nuestro pensador. A sabiendas de que infringimos así uno de los pocos tabúes que quedan en nuestras sociedades: no cuestionarse la naturaleza misma, efectos y consecuencias de la revolución digital en curso.…  Seguir leyendo »

Para comprender en parte cómo hemos llegado a esta triste situación, me parece fundamental revisar la doctrina política que las élites españolas han sostenido desde la Transición misma en torno a Cataluña. Y creo no equivocarme al decir que dicha doctrina unánime entre los partidos nacionales y otras instituciones ha tenido como leitmotiv la actitud de conllevanza hacia la comunidad catalana, en una interpretación que estimo errónea de la idea orteguiana al respecto.

El origen de una doctrina tal -a saber, que el problema de Cataluña no se puede resolver y sólo cabe conllevarlo- nace de la cabeza de Ortega en su discurso sobre el Estatuto de Cataluña en la sesión de las Cortes el 13 de mayo de 1932.…  Seguir leyendo »

Cuando Tocqueville visita en 1833 Estados Unidos para estudiar su sistema penitenciario, trasciende su misión oficial para acabar analizando todo el régimen democrático americano. De donde nace su clásico La democracia en América, en la que hay una observación de mucha vigencia hoy. Esa en la que Tocqueville comenta que la democracia borra tanto el pasado como el porvenir: «No sólo la democracia -escribe- hace olvidar a cada uno sus propios antepasados, sino que le oculta también sus descendientes». En tanto que asamblea de votantes vivos es lógico que los que ya han sido-los muertos- no puedan votar y queden al margen de las decisiones.…  Seguir leyendo »

Manuel García Morente llega a París el 2 de octubre de 1936 con apenas 65 francos en el bolsillo. El pensador jienense y decano de la Facultad de Filosofía de Madrid huía del terror miliciano que se había enseñoreado de la capital. Poco antes, su yerno – el geógrafo Ernesto Bonelli- había sido asesinado por la FAI en Toledo, a los 29 años de edad, dejando joven viuda y dos niños apenas nacidos, sus nietos. La impresión que sufre Morente al recibir la noticia le hizo desvanecerse. Al poco, es testigo en su domicilio madrileño de sacas de milicianos en pisos contiguos.…  Seguir leyendo »

Tengo ante mí el retrato que Zuloaga le hizo a Azorín en 1941 y que colgaría en el zaguán de su casa de Zorrilla hasta su muerte tardía, hace hoy exactamente 50 años. Habían compartido pintor y escritor las penas y zozobras del exilio parisino durante la guerra. Allí escribirá Azorín, como de pasada, el mayor tratado que conozco sobre la anatomía del dolor nostálgico y la congoja del alma: Españoles en París. Y de lectura, ciertamente, indispensable para nosotros ahora que las ciencias del espíritu se apagan. Sin esa parisina conllevanza entre Zuloaga y Azorín, el retrato magnífico que nos ocupa no hubiera sido posible.…  Seguir leyendo »

Lotófagos digitales

Lo cuenta Homero en ‘La Odisea’. Extraviadas las naves, arriban a una isla donde sus habitantes se alimentaban de una planta singular -el loto, «dulce como la miel»- que hace olvidar los recuerdos. Algunos navegantes lo probaron como agasajo de aquellos lotófagos y ya no quisieron volver a su patria. Instalados en la isla de la desmemoria, no recordaban que tenían en Ítaca familia a la espera y dejaba de tener sentido la ‘odisea’ de vuelta a casa. Sólo la determinación de Ulises logra llevarles de nuevo a rastras y entre lágrimas a las cóncavas naves. La enseñanza homérica inmediata es clara: olvidar es desentenderse de nuestro linaje y nuestras fuentes aguas arriba.…  Seguir leyendo »

La Yihad y el secesionismo catalán

Que el ataque del Daesh del 13-N en París marca un antes y un después en la realidad geopolítica y militar de Europa nadie lo duda a estas alturas. El descubrimiento de que el 11-S no se agotaba en las lejanas campañas en Afganistán e Iraq y encuentra su prolongación en el escenario europeo, supone un golpe de realidad para nuestro sueño continental de una existencia apacible. Como descubrir que el «nihilismo teologizado» que Dostoievski anticipa en Los demonios y que lleva al recién fallecido Glucksmann a escribir su Dostoievski en Manhattan, ya no es un enemigo de fuera sino que anida en el corazón de nuestros suburbios.…  Seguir leyendo »

El fin de las ciencias del espíritu

Según una noticia reciente, el ministro de Educación japonés ha propuesto a las universidades niponas eliminar o reformar los estudios de Humanidades para potenciar las carreras más técnicas. Y su sugerencia ha tenido éxito ya que a fecha de hoy 26 de las 86 universidades estatales tienen previsto seguir la insinuación gubernamental, y 17 de ellas no admiten nuevos estudiantes en las carreras de corte humanístico, no sea que el gabinete que preside Shinzo Abe se enfade.

Porque, a tenor del discurso ministerial, la causa última de que Japón no salga de su prolongado estancamiento económico la tiene que haya alumnos que osen estudiar qué cosa sea lo bello y lo bueno, los ‘haikus’ y ‘jiseis’ del siglo XVII, Shakespeare y Cervantes, Fidias o Rodin, un soneto de Petrarca o la estructura de tal ‘passacaglia’ de Bach.…  Seguir leyendo »

Luces y sombras de la revolución digital

Decía Hannah Arendt que todo acontecimiento histórico -revoluciones incluidas- era incomprensible para los involucrados en el mismo. Como lo fue para el hoplita inmerso en el polvo de Gaugamela el significado histórico de dicha batalla ante los persas. Y en ese sentido somos ante la revolución digital que nos sucede como el Fabricio de Stendhal en ‘La Cartuja de Parma’: que está en Waterloo sin saber que es Waterloo, y enfangado en el fragor de la batalla no acierta a reconocer a Napoleón que pasa, brumoso, junto a él a caballo. Tal es la intensidad y profundidad de los cambios que nos asisten por mor de las TICS y que nos están llevando a la aparición de un nuevo tipo de realidad distinta de la de los objetos materiales como es la del ser digital, basada no ya en la estructura clásica de sustancia y accidentes o en la cartesiana de res cogitans y res extensa, sino en dígitos binarios 0-1.…  Seguir leyendo »