Ignacio Morgado Bernal

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Octubre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

No nos dejemos engañar. Cuando alguien, aunque sea el médico, nos dice “eso que te pasa es estrés”, no nos está diciendo nada nuevo, sino sólo lo que ya sabemos, es decir, que estamos angustiados, cansados, desmemoriados, malhumorados, intolerantes y hasta es posible que enfermos. Eso es el estrés, el conjunto de alteraciones del cuerpo y la mente que resultan de una actividad intensa y sostenida de nuestros sistemas nervioso y endocrino. Es como un estado de ansiedad, o incluso de miedo, que lejos de ser pasajero por responder a una situación puntual, se instala permanentemente en nosotros haciendo que tengamos acelerado el corazón, elevada la tensión arterial, movilizadas las reservas energéticas del hígado y los músculos y activadas las glándulas endocrinas produciendo cantidades anormales de hormonas, como la adrenalina o glucocorticoides como el cortisol.…  Seguir leyendo »

Mario Bunge, profesor emérito en la prestigiosa universidad McGill de Montreal, en Canadá, cumple 100 años este sábado. Motivos para celebrarlo son su tan extensa como excelente obra profesional y científica y también, y no es menos, su elocuente y humanitaria personalidad.

Mario Bunge es autor de más de un centenar de libros y medio millar de publicaciones sobre física teórica, matemática aplicada, teoría de sistemas, fundamentos de física, de sociología y de psicología, filosofía de la ciencia, filosofía de la tecnología, semántica, epistemología, ontología, teoría del valor y ética, además de un sin número de ensayos diversos y artículos periodísticos sobre temas de la actualidad.…  Seguir leyendo »

Un hombre toma una foto de dos mujeres, en una carrera de caballos en Kentucky, el pasado 3 de mayo. Charlie Riedel AP

La experiencia común refleja importantes diferencias de género en la vida cotidiana, consideradas por algunos como adaptativas y complementarias: los hombres tienen mejores habilidades motoras y espaciales y las mujeres mejor memoria y habilidades emocionales y mejor cognición social. Esas y otras diferencias menos destacadas han constituido secularmente el caldo de cultivo de un neurosexismo de débil fundamentación. Son diferencias de grupo, es decir, entre hombres y mujeres en general, no siempre mayores ni más relevantes que las que tienen lugar intragénero, es decir, entre uno y otro hombre o entre una y otra mujer. En cualquier caso, han dado lugar al importante debate de si esas diferencias son debidas a factores biológicos, como genes u hormonas determinantes a su vez de diferencias cerebrales, o a la educación y tratamiento diferencial que hombres y mujeres han recibido también secularmente en el seno de culturas diversas.…  Seguir leyendo »

El sello distintivo de la vanidad es la preocupación por lo que los demás piensen y digan de nosotros. La persona vanidosa tiene un alto concepto de sí misma, desea parecer inteligente y muestra un afán excesivo de protagonismo y admiración. Los vanidosos son personas enamoradas de su propia imagen y preocupadas por la manera en que se muestran a los demás. Son frecuentemente ambiciosos, camaleónicos, adictos al trabajo y excesivamente competitivos. En situaciones sociales el vanidoso suele hablar mucho y escuchar poco, salvo a sí mismo. Le gusta que le pregunten por lo suyo, pero no suele preguntar o interesarse por lo de los demás.…  Seguir leyendo »

La situación política que vivimos en Cataluña desde hace años está dejando muchas secuelas de odio. En las redes sociales ese odio se manifiesta con virulencia y hasta con nombres y apellidos. A muchos catalanes nos preocupan más esas secuelas que la propia evolución de la situación política, aunque ambas estén relacionadas. ¿Qué es el odio? ¿Acaso tiene cura?

La gente retrata el odio apelando a emociones negativas e intensas como el desprecio, la rabia o el asco, causados por la creencia o el juicio de que el otro, el odiado, es un ser malvado y detestable. Es como un estado de excitación, de fijación en el odiado y de deseos de venganza.…  Seguir leyendo »

Nuestro país es de los más atrasados de la Unión Europea en el conocimiento y dominio de segundas lenguas. Ello afecta, además de a la cultura de los ciudadanos, a la economía. Una de las razones de un grupo internacional de empresarios para calificar a Barcelona como una ciudad buena para vivir pero mala para los negocios era el bajo conocimiento de inglés en las instituciones y la administración1. Además de insuficiente inversión en recursos educativos, la causa principal de esa carencia es bien conocida: las segundas lenguas no sólo se aprenden tarde, sino que además se aprenden mal.…  Seguir leyendo »