Igor Sosa Mayor

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Al Gobierno de Rajoy se le vuelve a plantear el problema recurrente de los últimos meses: es incapaz de vender a la opinión pública europea un relato que propague las virtudes democráticas de su quehacer en el asunto catalán. Si nos fijamos en la prensa alemana, su tratamiento no ha sido diferente a la de otros países. La simpatía inicial por el movimiento secesionista en aquel lejano septiembre se sustentaba en esa creencia de mesa camilla que atisba en cada esquina europea un bondadoso pueblo oprimido y una identidad marchitada por el sol inclemente del centralismo. El trascurrir de los meses fue dando paso a una mezcla de hartazgo y suspicacia, a medida que iban saliendo a la luz los aspectos más tabernarios del ultranacionalismo catalán y sus apoyos entre las variadas ultraderechas europeas.…  Seguir leyendo »

Toda campaña electoral supone un torbellino de mensajes, y a veces incluso de ideas, que tienen como objeto enriquecer la democracia. Ese es el destino de las elecciones: formar mayorías de gobierno y comprobar la salud del sistema. Alemania es un buen ejemplo de cómo, a lo largo de su historia, se han logrado entender formaciones políticas muy alejadas entre sí: cristianodemócratas con liberales, socialistas con liberales y también con cristianodemócratas y con verdes, un panorama que se puede complicar si miramos hacia los gobiernos regionales.

Ahora bien, digamos ya de entrada que esta flexibilidad, propia de un país maduro, tiene un límite, a saber, que a los partidos que constituyen una amenaza para el Estado social y democrático de derecho se les mantiene al margen de aquellos acuerdos que son sustanciales para el mantenimiento del orden constitucional.…  Seguir leyendo »

Desde hace unos pocos años se ha ido instalando entre parte de la ciudadanía la idea de la Unión Europea como una frustración política: en artículos de opinión, en tertulias televisivas, en conversaciones cotidianas se oyen voces que presagian un cataclismo inminente. El asunto no es baladí, pues ha ido creando un estado psicológico de derrotismo moral y claudicación cívica un tanto irresponsable. Salvando las distancias que imponen los tiempos históricos, la situación recuerda a la que vivió España a finales del siglo XIX.

Entonces, la pérdida de las últimas colonias sacudió al país en sus entrañas. Parte de las élites intelectuales españolas se aprestaron a buscar las causas de lo que se diagnosticó como un fracaso histórico.…  Seguir leyendo »

Las últimas triples elecciones regionales en Alemania de marzo pergeñaron un panorama político intrincado que, sin embargo, ha sido solventado por la clase política alemana con cierta rapidez por medio de una mezcla de flexibilidad programática y responsabilidad institucional. La prensa destacó en su momento el relativo varapalo sufrido por la canciller Angela Merkel así como por los socialdemócratas. Desapercibido pasó el hecho de que el peor resultado se hallaba en la Izquierda (‘Die Linke’), el partido (pos)comunista, pues al fracaso de no sentar plaza en los dos parlamentos occidentales en liza (Renania-Palatinado y Baden-Württemberg) unieron su débil tercera posición en el Land oriental de Sajonia-Anhalt donde habían llegado a coquetear con la idea de gobernar.…  Seguir leyendo »

Las cercanas elecciones generales auguran una situación de pactos que, si bien no sería inédita, sí puede estar preñada de cambios en nuestro panorama político. Un vistazo a aquellos países que atesoran años de prácticas similares puede ayudarnos a afrontar estos trances con la serenidad necesaria. Aunque existen otros casos en Europa, fijaremos aquí la atención en Alemania. Dos aspectos resultan de interés en el país germano: la enorme cantidad de gobiernos de coalición y la extrema diligencia a la hora de detallar los acuerdos en unos llamados “contratos de coalición” altamente vinculantes para las partes.

En cuanto al primer asunto, los gobiernos de coalición son de hecho el modo de gobierno habitual en Alemania en todos los niveles políticos.…  Seguir leyendo »

Las últimas elecciones andaluzas han pergeñado una situación política poco habitual en los parlamentos autonómicos, pues las combinaciones de pactos y coaliciones se han multiplicado. Las consecuencias son variadas pero, entre ellas, se debaten las posibilidades y peligros de los nuevos partidos a la hora de llegar a acuerdos con los tradicionales. La fuerte, y altamente estéril, dicotomización del discurso político español en izquierda y derecha lleva indefectiblemente a un alto grado de gárrulo sectarismo. Medios de comunicación, votantes y muchos partidos operan al unísono con un código binario que a todas luces es un tanto tosco para dibujar nuestras plurales sociedades modernas.…  Seguir leyendo »

Se escucha desde hace unas semanas en el debate político español el ronroneo de una gran coalición como posible remedio a los males habidos en nuestra maltrecha res publica. Ora se trate de planes bienintencionados, ora de añagazas sin mayores perspectivas, conviene levantar nuestra vista más allá de los Pirineos, no fuera a ser que el bálsamo de Fierabrás acabe teniendo efectos deletéreos para nuestra democracia. Más concretamente, la experiencia con esta fórmula de gobierno en los países de habla germánica nos puede hacer entrever virtudes y vicios de este tipo de empresas políticas. Alemania es, en este sentido, el modelo más invocado en estos lances, si bien, como veremos, el verdadero paraíso de la gran coalición es Austria.…  Seguir leyendo »

Cataluña: creacionismo en la política

No hay mañana en que los españoles no desayunemos con una nueva declaración, iniciativa o propuesta del llamado proceso catalán. El hiperactivo Consejo de Transición Nacional es, en este sentido, un hontanar interminable de imaginación productiva. Así, en los últimos días los ciudadanos hemos podido enterarnos de que la independencia de Cataluña no será más que el pórtico hacia una nueva era de concordia ibérica. Con desembarazo, los representantes de tal organismo han ideado la creación de un llamado Consejo Ibérico en el que estarían representados España, Portugal, Cataluña y Andorra y cuyo objetivo sería la defensa de los intereses de la península y el aumento de la cooperación entre sus integrantes.…  Seguir leyendo »