Imma Sust

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de Abril de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

‘Neus Català: Retorn a Ravensbrück’. Así se llama el documental que dirigí el 17 de abril del 2005 para conmemorar los 60 años de la liberación del campo de concentración de Ravensbrück. Uno de los peores campos de exterminio que hubo en Alemania y el único ideado expresamente para mujeres. Fui con otras personas a acompañar a Neus Català, la única superviviente española viva. Tiene 102 años y reside en su pueblo natal: Els Guiamets. La mayor parte de su vida la ha pasado exiliada en Francia. Republicana combatiente, fue denunciada por un falso maqui y después de pasar por la cárcel de Limoges (Francia), en 1944 fue deportada al campo de concentración de Ravensbrück, situado a 90 kilómetros de Berlín.…  Seguir leyendo »

Hoy, sin que sirva de precedente, voy a hablar sobre prensa rosa. Todos hemos visto alguna vez un programa de cotilleo o hemos leído una revista del corazón en la peluquería. Por superficial que nos parezca, hay un imperio montado detrás del mundo del corazón y mueve mucho dinero. Vemos por la tele a esos famosos encantados de haberse conocido perseguidos por los paparazzi y no nos dan ninguna pena, al contrario. Si viven de esto, pues que se fastidien.

Eso pensaba yo hasta que le ha tocado el gordo a mi amiga Ares Teixidó. Para los que no la conozcan les diré que Ares, es una leridana de 30 años que conocí hace más de diez trabajando en el Canal Català.…  Seguir leyendo »

Volvemos a los 80. ¿Se acuerdan de los radiocasetes con pilas que algunos llevaban a la playa y que molestaban tanto? Era un signo claro de mala educación y solo lo hacían los ‘quillos’. Más tarde aparecieron los benditos ‘walkmans’ y se acabó la pesadilla. Mucho se ha evolucionado tecnológicamente desde entonces, las pilas han pasado a la historia, el teléfono se ha convertido en una extensión de nuestro cuerpo, nos da música infinita y somos libres de escuchar lo que queramos completamente aislados. Pero nuestro sentido del oído está más atacado que nunca.

Hubo un periodo corto de la historia en que hablar por el móvil en voz alta nos daba mucha vergüenza, era muy ridículo y quedabas como un auténtico fantasma.…  Seguir leyendo »

Llevo mucho tiempo enfadándome e intentando entender esta manía del Ayuntamiento de Barcelona de maltratar nuestras terrazas con una normativa que no atiende al sentido común. Incluso colaboré en un libro del Gremio de Restauración de Barcelona donde diferentes personajes públicos apoyaban estos espacios tan característicos de nuestra ciudad.  Estaban Julia Otero, Manel Fuentes, Maruja Torres, Isabel Coixet, Josep Maria Pou o Lluís Llongueras, entre muchas otras personalidades públicas que aman Barcelona y entienden que nuestras terrazas son una bendición que hay que cuidar y proteger.

Primero fue el Cafè Pagès en la calle Torrent de l’Olla. Me quitaron mi mesa favorita.…  Seguir leyendo »

Ayer me pasó algo aterrador. Iba conduciendo por una calle estrecha de Barcelona con mi coche y en un cruce se me puso una bici delante. El recorrido que normalmente hago en cinco minutos, duró quince. No hace falta comentar que a dos calles había un carril bici o que viendo que estábamos solos, el tipo se podría haber apartado y dejarme pasar. ¿Para qué? Algunos ciclistas funcionan así. Van haciendo eses delante tuyo muy lentamente como diciendo: «¡Fastídiate! Eres un coche que contamina y te mereces lo peor». Muy bien, pongo una canción de Sabina para relajarme y me armo de paciencia.…  Seguir leyendo »

Un martes lluvioso. Estoy en la cola de la pescadería y me doy cuenta de que la cosa va para largo. Cojo el móvil y mando un mensaje a mi amigo que me está esperando fuera con mi perra. Automáticamente, una señora que forma parte de la cola y a la que no conozco de nada, me mira y dice en voz alta para que todo el mundo lo oiga: «¡Malditos móviles! No podemos vivir sin ellos, ¿no? ¡Qué desgracia!» La miro y le explico: «Ninguna desgracia, señora. Mi amigo está fuera mojándose con mi perra y he podido avisarle para que no me espere.…  Seguir leyendo »

Existen aplicaciones para controlar el sueño, para bailar, para hacer deporte, para ponerse a dieta, para viajar, para ahorrar, para cantar, para encontrar pareja, metales, calles o restaurantes cercanos de comida vietnamita. En el siglo XXI podemos comprar billetes de avión, entradas de teatro o pedir que nos traigan un vibrador en menos de una hora a la puerta de nuestra casa. Y todo con nuestro teléfono móvil. Aplicaciones como Glovo o Amazon nos llevan donde sea lo que queramos, y si no nos sirve o no funciona lo podemos devolver sin pelearnos con nadie. Mucho me temo que las tiendas físicas van a desaparecer, incluso El Corte Inglés tarde o temprano dejará de existir.…  Seguir leyendo »

Susan Sarandon, una actriz americana a la que admiro mucho, no solo por lo buena intérprete que es sino por lo comprometida que está siempre a favor del ecologismo y los derechos humanos, soltó una frase unos días antes de las elecciones americanas que me dejó un poco atormentada. «No voto con mi vagina», dijo refiriéndose al hecho de que no apoyaría a Hillary Clinton. De entrada me indigné al oír eso. Por supuesto que tenemos que votar con la vagina. Con la vagina, con los ovarios y con todo lo que haga falta para que no se convierta en presidente del mundo un demonio misógino y racista como Donald Trump.…  Seguir leyendo »

Siempre he pensado que cada vez que alguien entra dentro de un grupo cerrado, excluye al mundo entero. No me gustan los guetos. No me gusta tener que ir a bares gais cuando quedo con mis amigos gais, a bares de lesbianas cuando quedo con mis amigas lesbianas ni a bares heteros cuando quedo con mis amigos heteros. ¿Por qué no hacemos con el ocio lo mismo que hacemos, por ejemplo, con el cine, los paseos o los restaurantes? Tengo un amigo con el que me gusta ir a la playa, otra amiga a la que le gusta ir de compras y mi amigo tranquilo con el que me gusta pasear.…  Seguir leyendo »

Que un presidente del Gobierno en funciones diga públicamente y sin ningún pudor ni vergüenza alguna, que a nadie le apetecen los debates, me parece un auténtico escándalo. Sí, eso le dijo el Sr. Rajoy a Pepa Bueno en la cadena SER hace unos días. Y se quedó tan ancho. Como si yo digo que me da pereza escribir este artículo o a la pescadera de mi barrio un día le da por no cortarme el bacalao. Sr. Mariano, ¡es su trabajo! Y lo hace porque le da la gana. Podría seguir en el Partido Popular sin ser el candidato a las elecciones.…  Seguir leyendo »