Iñaki Anasagasti

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de abril de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En la Universidad de Deusto, junto al sociólogo Javier Elzo, presentaba María Antonia Iglesias su libro ‘Memoria de Euzkadi’. Finalizaba el acto cuando un asistente le preguntó a la autora si creía de verdad que el PNV había hecho todo lo que había estado en su mano para erradicar a ETA. «Siempre se puede hacer más de lo que uno hace -contestó María Antonia- pero, si ahora, con el PNV en la oposición y Patxi López en el Gobierno, hay un atentado mortal, la culpa ¿volverá a ser del PNV, de Ibarretxe, del nacionalismo institucional? ¿No le parece a usted esa reflexión muy injusta cuando usted sabe que ETA a quien más odia políticamente es al PNV?».…  Seguir leyendo »

En la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado compareció a mediados de junio la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, para informar sobre las líneas de trabajo de la entidad que preside. Previamente la habíamos ido a visitar a la nueva sede del Instituto, en la calle de Alcalá, donde nos atendió con amabilidad y nos enseñó cómo habían adaptado el antiguo Banco Español del Río de la Plata, el de las cariátides, para convertirlo en la sede central del Instituto donde trabajan trescientas personas y donde controlan e impulsan el trabajo de otras dos mil repartidas por todo el mundo.…  Seguir leyendo »

Acaba de fallecer en Santiago de Chile Pedro de Aretxabala. Tenía cien años. Manuel de Irujo en 1941 lo designó delegado del Consejo Nacional Vasco con sede en Londres durante la ausencia del lehendakari Aguirre en su fuga vía Berlín. Aretxabala era un vasco chileno influyente y muy conocido en la colectividad de un país como Chile donde lo vasco tiene mucha importancia. No en vano Miguel de Unamuno escribió que las dos únicas cosas que habían hecho en serio los vascos en su historia habían sido la Compañía de Jesús y la República de Chile.

Aparecido Aguirre en Brasil, después de su novelesca peripecia, lo confirmó en su puesto y en 1956 representó a los vascos chilenos en el congreso mundial organizado en París por el Gobierno vasco en el exilio, con presencia de consejeros socialistas que tuvieron mucho protagonismo en aquellas sesiones coordinadas por el ex diputado alavés del PNV Javier de Landaburu.…  Seguir leyendo »

Ocurrió el 14 de marzo de 2004. Sorpresivamente el Partido Socialista ganó las elecciones legislativas de aquel año. Tres días antes, el 11 de marzo, en Madrid, había ocurrido un terrible atentado y ante semejante tragedia el Gobierno de Aznar no había sabido encarar aquella crisis con adecuados criterios políticos y perdió por poco aquellas elecciones. Esa misma noche, en la sede del PSOE en la calle Ferraz de Madrid, un satisfecho José Luis Rodríguez Zapatero escuchaba a los suyos que le pedían no cambiara nunca, y él se comprometió a no hacerlo. Hoy, aquel Zapatero, para mí, que le conozco desde 1986, es un político totalmente irreconocible.…  Seguir leyendo »

Quizás con otras reglas del juego, tan democráticas como las actuales, la controversia política que domina en la actualidad el debate vasco no se produciría. Con este comentario me refiero tan sólo a dos cuestiones. Al principio democrático por excelencia, que se resume en ‘un hombre/mujer, un voto’; y aquél para que, en municipios, diputaciones, parlamentos y ejecutivo, gobierne siempre la lista más votada. La democracia es el gobierno de las mayorías, con respeto hacia las minorías y, en nuestra actualidad vasca, vemos que pactos posteriores deforman la voluntad del ciudadano, a lo que se une un sistema confederal como el que tenemos, que penaliza siempre a la lista más votada.…  Seguir leyendo »

Para los franceses en 1812, también para los alemanes en 1941, e incluso para muchos otros, Napoleón y Hitler fueron vencidos por el ‘general invierno’, un mito que de tanto repetirlo se ha convertido en una verdad, pero a medias solamente, porque esas potencias occidentales ‘invencibles’ fueron humilladas por ‘inferiores’ soldados rusos que supieron cómo pelear esas guerras.

Las fuerzas principales de Napoleón comprendían no menos de 378.000 hombres que quedaron disminuidas a la mitad durante las primeras ocho semanas de invasión, antes de que ocurriera la primera batalla de importancia. La reducción de fuerzas se debió especialmente a la necesidad de proteger los centros de suministros con tropas que iban quedando a retaguardia, también por enfermedades, por deserciones y por varios miles de bajas causadas por escaramuzas y enfrentamientos poco importantes.…  Seguir leyendo »