Inés Arrimadas

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

Almost 40 years ago Spain embraced democracy after a long dictatorship. Since then we have become an open country with a decentralised government in which autonomous communities enjoy the greatest degree of self-government in Europe. But all that is now at risk because of the irresponsibility of Carles Puigdemont and his separatist government in Catalonia.

By riding roughshod over those, like me, who reject his separatist agenda, Mr Puigdemont betrays true democracy. His brand of nationalism and populism is based on contempt for anyone who disagrees and the false idea that there are simple, magical solutions to complex national problems.

This ideology, which has caused so much damage elsewhere in Europe, has also made Catalonia — one of the most important economic regions in Spain — lose countless opportunities.…  Seguir leyendo »

Recientemente, la Real Academia de la Lengua Española ha anunciado que la palabra ‘posverdad’ pasará a formar parte de su diccionario a finales de este mismo año. La inclusión del término contribuirá a despejar las dudas sobre este neologismo, considerado por muchos expertos como un eufemismo para nombrar las informaciones que, en apariencia verídicas, no se basan en hechos objetivos, sino en mentiras.

En esta época de populismos y chamanes que ofrecen soluciones mágicas para problemas complejos y que ponen en riesgo las democracias occidentales, la expansión del concepto, popularizado después de la victoria de Donald Trump, es una alarma para los que creemos que, en política, lo más importante es hablar claro a los ciudadanos.…  Seguir leyendo »

Hace ya demasiado tiempo que Cataluña es noticia porque algunos políticos se saltan las leyes y las resoluciones judiciales, porque se queman ejemplares de la Constitución, porque su Gobierno impulsa manifestaciones a las puertas de los juzgados o porque el actual president, Carles Puigdemont, no asiste a la Conferencia de Presidentes autonómicos.

Pero no siempre fue así. Corría el año 1992. Yo tenía 11 años y vivía en Jerez de la Frontera, donde nací y crecí. Por aquel entonces, España tenía ante sí el reto de organizar los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Eran numerosas las conversaciones que se producían en las casas y en los bares sobre las expectativas que generaba un acontecimiento de tanto alcance.…  Seguir leyendo »

Los cuatro años de mayoría absoluta del PP y los 10 meses de Gobierno en funciones se han convertido en el escenario idóneo para el Ejecutivo catalán. Durante todo este tiempo, desde Ciudadanos hemos insistido en que no bastaba con que el Gobierno de España respondiera al desafío separatista apostándolo todo únicamente a los tribunales. Es evidente que los políticos, como todos los ciudadanos, han de acatar y respetar las normas y no deben tener privilegios; pero los que gobiernan, además de hacer cumplir las leyes, deben ser capaces de hablar, rebatir argumentos, reconocer errores y ser persistentes en la búsqueda de soluciones a cualquier problema.…  Seguir leyendo »

Mis padres nacieron en Salmoral, una pequeña localidad de la provincia de Salamanca que tiene algo más de 150 habitantes. Con los años se mudaron a Jerez de la Frontera y allí nací. Con 18 me mudé a Sevilla para estudiar en la universidad, también estudié un año en Francia y comencé a trabajar. Hace una década me contrataron en una empresa catalana y decidí ir a vivir a una ciudad que desde pequeña me había fascinado: Barcelona. Aunque soy una enamorada de mi tierra natal, no elegí el lugar en el que nací, pero sí elegí en el que vivir y formar mi propia familia: Cataluña.…  Seguir leyendo »

Que nadie puede estar por encima de las leyes democráticas y de la justicia es algo que los ciudadanos de a pie conocen muy bien porque les afecta cada día y es un principio básico que no debería ponerse en duda. Sin embargo, los que gobiernan en Cataluña han pisoteado de nuevo esta máxima. Ayer la Constitución, el Estatuto de Cataluña, el reglamento del Parlament y los informes de sus letrados se convirtieron en papel mojado cuando la Presidenta, Carme Forcadell, permitió que se votasen las conclusiones de una comisión separatista cuyo desarrollo está anulado por el Tribunal Constitucional.

Lo permitió con una burda y cobarde estrategia que consiste en intentar derivar a los diputados una responsabilidad que solo corresponde a los miembros de la Mesa del Parlament y, concretamente, a su Presidenta.…  Seguir leyendo »