Isabel Coixet

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de mayo de 2009. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

En pijama

Últimamente me siento como Bartleby el escribiente, el personaje de Melville, cuando en las quinientas entrevistas que me han hecho en estos días, llega invariablemente el momento en el que preguntan qué pienso del movimiento #metoo y las denuncias por acoso: preferiría no hacerlo. Pienso honestamente que es imposible opinar en dos titulares sobre cada uno de esos temas y está claro que lo que los entrevistadores quieren es que te mojes, que te muestres indignada, solidaria, iracunda, reivindicativa. Nadie parece seriamente interesado en saber cual es la realidad mas allá del acoso sexual que aguarda a las directoras, actrices, productoras, fotógrafas o guionistas.…  Seguir leyendo »

El 24 de julio de este año, Rosa María salió de su casa y miró al cielo. Eran las once de la mañana de un día de una claridad inusual en Barcelona. El día anterior una lluvia intempestiva había limpiado el aire, pero no había rebajado la temperatura ni un solo grado. Pensó, como solía hacer desde hacía un tiempo, que el clima sí era un tema por el que merecía la pena luchar y desgañitarse: un tema relevante que afectaba a la vida humana y al planeta y que se veía desplazado a una mera anécdota por la marejada política que inundaba el país en el que le había tocado vivir.…  Seguir leyendo »

Escribo esto con la cara encendida. No de vergüenza, sino de rabia. Dos individuos con banderas esteladas atadas al cuello me han increpado gritándome en la puerta de mi casa llamándome “fascista”…”¡debería darte vergüenza!”. Yo bajaba a pasear al perro y a reciclar plásticos y al principio, como era temprano y estaba medio dormida porque no he pegado ojo en toda la noche, no creí que hablaban conmigo y he seguido mi camino. Seguían gritándome y me he vuelto con una tranquilidad que aún ahora dos horas después me asombra y les he dicho: “¿Pero no os da a vosotros vergüenza decirme esto a mí sin conocerme?”.…  Seguir leyendo »

Hay palabras que nunca se deberían traducir: “Empowering”, o sea, “empoderamiento”, es una de ellas. Cada vez que la escucho o la leo, no puedo evitar un involuntario estremecimiento de repulsión. Suena rematadamente mal. Suena como si a una manada de ocas con cabezas de mujer se les —nos— suministrara, a través de un embudo, una mescolanza de consignas de autoayuda, fanfarria y falsedad. Uno de los grandes misterios del éxito de la película Wonder Woman es la unanimidad con que se le ha calificado de obra maestra “empoderante”. Conste que me parece una película esplendorosamente dirigida y producida, y es estupendo que haya obtenido ese dineral en la taquilla y que por fin una película dirigida por una mujer, Patti Jenkins (la directora de Monster), le pase la mano por delante a los blockbustersdel insufrible Zach Snyder.…  Seguir leyendo »

Ya digo de entrada que este texto me parece prescindible porque lo escribo con el ánimo del que construye una cometa y la intenta hacer volar una tarde de domingo en la que no sopla ni una gota de aire.

La situación que vivimos en Cataluña en estos últimos tiempos posee particularidades que a mí, y sospecho que a mucha más gente, me parecen especialmente dañinas. Aquí enumero algunas; siéntanse libres de tachar las que quieran y añadir las suyas.

Desde hace mucho tiempo se promueve y fomenta continuamente el desprecio hacia los otros territorios del Estado español. Esto es una especie de cansina vuelta al patio del colegio: ese es tonto; el de más allá, un vagazo.…  Seguir leyendo »

Me siento delante del ordenador en una cafetería de mi barrio. He cogido la costumbre de cada vez que tengo que leer un nuevo guión, me siento en una mesa al fondo de este local, donde no suele haber nadie: el grueso de la clientela, formado por mujeres dando de mamar a sus bebés, jóvenes actores de la escuela de interpretación de al lado y jubilados leyendo el periódico, ocupa invariablemente las mesas de delante y la terraza. Aquí al fondo, se está tranquilo. Pido un café ristretto y me lo tomo de un trago. Abro el pdf que me acaba de llegar.…  Seguir leyendo »

Siempre me había gustado el título de esa película de Alfredo Landa y pensé súbitamente en él en el pasado Festival de Cannes. Mientras las estrellas más rutilantes del cine mundial efectuaban ese curioso paseíllo a caballo entre parada de los monstruos y desfile de moda que sucede sobre una alfombra roja, escuché a Catherine Deneuve -la última estrella europea, con permiso de Jeanne Moreau- murmurar entre dientes que se dibujaban a través de sus labios teñidos de granate intenso, mientras miraba con una cierta conmiseración a los fans que la aclamaban apostados a la entrada del Palais: “Supongo que estos serán los que también vendrán a mi funeral, así que voy a bailar para ellos”.…  Seguir leyendo »