Jacques Bughin

Nota: Este archivo abarca los artículos publicados por el autor desde el 1 de diciembre de 2008. Para fechas anteriores realice una búsqueda entrecomillando su nombre.

La primavera de IA que se aproxima

La inteligencia artificial (IA) está en todas partes, generando entusiasmo sobre cómo podría aumentar la prosperidad y transformar nuestras vidas de múltiples maneras. Pero la tecnología también tiene efectos disruptivos. Por ello, las autoridades y las empresas deben tratar de aprovechar todo el valor que la IA tiene que ofrecer, al tiempo que evitan los riesgos de sus desventajas.

Durante más de medio siglo ha estado presente la idea de la IA: ya hemos vivido periodos de entusiasmo, seguidos de largas rachas de desilusión (“los inviernos de IA”), cuando la tecnología no estuvo a la altura de las expectativas. Sin embargo, los últimos avances en las técnicas y algoritmos de IA, combinados con un enorme aumento de la potencia informática y una explosión en la cantidad de datos disponibles, han generado avances significativos y tangibles que prometen generar valor para las personas, las empresas y la sociedad en su conjunto.…  Seguir leyendo »

El debate público sobre los efectos de la automatización y la inteligencia artificial (IA) se suele centrar en los beneficios de productividad para las compañías y la economía, por una parte, y los potenciales aspectos negativos para los trabajadores, por otra. Sin embargo, existe una tercera y crucial dimensión que no se debiera soslayar: el impacto de las nuevas tecnologías sobre el bienestar humano.

Históricamente, la innovación tecnológica ha tenido efectos positivos sobre el bienestar, yendo mucho más allá de lo que reflejan los indicadores económicos estándar, como el PIB. Las vacunas, los nuevos medicamentos y las innovaciones médicas como los rayos X y las IRM han mejorado enormemente la salud humana y elevado su longevidad.…  Seguir leyendo »

Desde que los trabajadores textiles de principios del siglo XIX destruyeron los telares mecánicos que amenazaban su sustento, los debates sobre la automatización han conjurado escenarios pesimistas sobre el futuro del trabajo. Ahora que estamos frente a otra era de automatización, ¿cuán nerviosos deberíamos estar sobre el futuro de nuestra propia subsistencia?

Un informe reciente del McKinsey Global Institute estima que, dependiendo del nivel de desarrollo de un país, los avances en la automatización exigirán que 3-14% de los trabajadores en todo el mundo cambien de ocupación o mejoren sus capacidades para el año 2030. Aproximadamente el 10% de todos los empleos en Europa ya han desaparecido desde 1990 durante la primera ola de cambio tecnológico basado en rutinas.…  Seguir leyendo »

En las economías avanzadas ya no es la norma trabajar a tiempo completo para un solo empleador. En lugar de ello, millones de “trabajadores independientes” (autoempleados, autónomos o temporarios) venden su trabajo, servicios y productos a través de plataformas digitales para numerosos empleadores o clientes.

La creciente proporción del trabajo independiente, que suele implicar horas flexibles, promete aportar importante ganancias económicas acumuladas, al elevar las tasas de participación en la fuerza laboral, aumentar la cantidad general de horas trabajadas y reducir el desempleo. Pero la economía de los trabajos temporales también crea nuevos y complejos retos de políticas tributarias, normativas y acceso a beneficios y protecciones sociales que tradicionalmente las relaciones entre empleadores y empleados habían provisto hasta ahora.…  Seguir leyendo »